FA­LLE­CE A LOS 83 AÑOS EL PRÍN­CI­PE ENRIQUE DE DI­NA­MAR­CA

El ma­ri­do de la Rei­na Mar­ga­ri­ta, ale­ja­do de la vi­da pú­bli­ca por una de­men­cia, fa­lle­ció ro­dea­do de su fa­mi­lia a los 83 años en el cas­ti­llo de Fre­dens­borg

ABC (1ª Edición) - - ABC 2 - ROSALÍA SÁN­CHEZ CO­RRES­PON­SAL EN BER­LÍN

«La Rei­na me to­ma por ton­to. Si ella quie­re que me se­pul­ten a su la­do, tie­ne que nom­brar­me rey con­sor­te, eso es todo» «Mi es­po­sa de­ci­dió que que­ría ser Rei­na; pe­ro de­be sa­ber que si un hom­bre y una mu­jer es­tán ca­sa­dos, en­ton­ces son igua­les» «He si­do el nú­me­ro dos en Di­na­mar­ca y des­pués de tan­tos años, no quie­ro ver­me re­le­ga­do al ter­cer ran­go, yo soy el pri­mer hom­bre, no mi hi­jo» «Me gus­ta co­mer car­ne de pe­rro. Es co­mo el co­ne­jo o la ter­ne­ra, pe­ro más seco»

El Prín­ci­pe Enrique, ma­ri­do de la Rei­na Mar­ga­ri­ta de Di­na­mar­ca, no ten­drá unas exe­quias de Es­ta­do, sino que se­rá in­ci­ne­ra­do y su fa­mi­lia se des­pe­di­rá de él con un fu­ne­ral ín­ti­mo en Co­pen­ha­gue. Esos fue­ron sus de­seos ex­pre­sa­dos en vi­da, se­gún in­for­mó ayer un por­ta­voz de la Ca­sa Real da­ne­sa. El año pa­sa­do, él mis­mo anun­ció que no que­ría ser en­te­rra­do jun­to a su mu­jer en la ca­te­dral de Ros­kil­de, pues pre­fe­ría un se­pe­lio con po­cos in­vi­ta­dos en la igle­sia del pa­la­cio de Ch­ris­tians­borg. Ayer se con­fir­mó que una par­te de sus ce­ni­zas se­rá arro­ja­da al mar, mien­tras que el res­to irá a pa­rar a una ur­na que se de­po­si­ta­rá en el jar­dín del pa­la­cio de Fre­dens­borg, al nor­te de la ca­pi­tal da­ne­sa, allí don­de tan­tas ho­ras fe­li­ces pa­só jun­to a su es­po­sa e hi­jos –el Prín­ci­pe He­re­de­ro Fe­de­ri­co y el Prín­ci­pe Joa­quín–, y don­de se des­pi­die­ron de él la no­che del pa­sa­do mar­tes tras días de ago­nía. Enrique de La­bor­de de Mon­pe­zat te­nía 83 años y ha­bía si­do hos­pi­ta­li­za­do a fi­na­les de enero en la ca­pi­tal da­ne­sa tras pa­sar unas va­ca­cio­nes en Egip­to. Le ha­bían de­tec­ta­do un tu­mor be­nigno en un pul­món y una in­fec­ción. Ha­ce me­ses, le diag­nos­ti­ca­ron de­men­cia se­nil.

Los da­ne­ses po­drán ren­dir­le ho­me­na­je du­ran­te tres días –de sá­ba­do a lu­nes–, en los que su cuer­po se­rá ve­la­do en la igle­sia del pa­la­cio.

In­quie­tu­des in­te­lec­tua­les

Cuan­do Mar­ga­ri­ta y Enrique se co­no­cie­ron, en 1965, el Prín­ci­pe tra­ba­ja­ba co­mo diplomático en Lon­dres. Él te­nía una pro­me­te­do­ra ca­rre­ra que aban­do­na­ría pa­ra ca­sar­se y ella era una es­tu­dian­te in­te­lec­tual­men­te muy in­quie­ta e in­tere­sa­da por las van­guar­dias. En sus me­mo­rias, Enrique de Di­na­mar­ca des­ve­ló que sin­tió por Mar­ga­ri­ta una enor­me atrac­ción y que le en­can­ta­ba su flui­da con­ver­sa­ción. Vol­vie­ron a ver­se el año si­guien­te, du­ran­te una bo­da en Es­co­cia, y pos­te­rior­men­te la in­vi­tó a una ce­na pri­va­da. La Rei­na con­fe­sa­ría más tar­de que en­se­gui­da se dio cuen­ta de «cuán lo­ca­men­te lo ama­ba», re­co­no­cien­do que apre­cia­ba su «buen as­pec­to» y que la to­ma­ra muy en se­rio.

El Prín­ci­pe Enrique ha­bía pa­sa­do su in­fan­cia en Ha­noi (Viet­nam), don­de su fa­mi­lia fran­ce­sa, los con­des de Mont­pe­zat, te­nía in­tere­ses em­pre­sa­ria­les. Es­tu­dió De­re­cho y Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Sor­bo­na y com­ple­tó su for­ma­ción en Hong Kong y Sai­gón. En cum­pli­mien­to del ser­vi­cio mi­li­tar, for­mó par­te de la Ar­ma­da fran­ce­sa du­ran­te la Guerra de Ar­ge­lia en­tre 1959 y 1962, an­tes de in­gre­sar en el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, don­de fue des­ti­na­do a la se­cre­ta­ría de la Em­ba­ja­da en Lon­dres. Mar­ga­ri­ta que­dó pren­da­da de aquel hom­bre de mun­do y el amor de la pa­re­ja se man­tu­vo in­có­lu­me has­ta el fi­nal. «Sue­ño con ju­bi­lar­me con la Rei­na y sen­tar­nos ba­jo una higuera en Fran­cia y go­zar del sol», di­jo en una de sus úl­ti­mas en­tre­vis­tas.

Pa­sión por la lí­ri­ca

Ca­sa­do con la en­ton­ces Prin­ce­sa He­re­de­ra el 10 de ju­nio de 1967, su­pu­so siem­pre «un gran apo­yo» en la res­pon­sa­bi­li­dad de la Co­ro­na, se­gún ha re­co­no­ci­do reite­ra­da­men­te la Rei­na, y un cóm­pli­ce in­te­lec­tual de ex­qui­si­ta sen­si­bi­li­dad ha­cia la poe­sía, una fa­ce­ta que tam­bién com­par­tió con su es­po­sa. En 2000 pu­bli­ca­ron jun­tos «Can­ta­bi­le», un li­bro de poe­mas de amor es­cri­tos por Enrique y acom­pa­ña­dos con ilus­tra­cio­nes muy per­so­na­les rea­li­za­das por la Rei­na Mar­ga­ri­ta, obra que se su­ma a otras cua­tro más. Jun­tos fir­ma­ron la tra­duc­ción al da­nés de «To­dos los hom­bres mor­ta­les», de Si­mon de Beau­voir. Es­te en­ten­di­mien­to, sin em­bar­go, se vio en oca­sio­nes eclip­sa­do por la reivin­di­ca­ción que Enrique man­tu­vo du­ran­te dé­ca­das: la de ser co­ro­na­do Rey.

Du­ran­te su ma­tri­mo­nio, Enrique ba­ta­lló reite­ra­da­men­te con los lí­mi­tes de su tí­tu­lo, de­fi­ni­do por la ley da­ne­sa co­mo es­po­so de la Rei­na y no co­mo mo­nar­ca de pleno de­re­cho. «Hoy a la mu­jer se le da el tí­tu­lo de Rei­na, pe­ro el ma­ri­do de una rei­na no se con­vier­te en rey, por lo que la re­la­ción de pa­re­ja que­da des­equi­li­bra­da a ojos de la opi­nión pú­bli­ca y eso es trau­má­ti­co», se que­jó en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a es­pal­das de la Ca­sa Real y en la que re­pro­chó a la «igua­li­ta­ria» so­cie­dad da­ne­sa que se man­tu­vie­ra ha­cia su per­so­na una dis­cri­mi­na­ción por el he­cho de ser va­rón. Re­co­no­ció sen­tir­se «inú­til» y «re­le­ga­do», y co­men­zó a pro­ta­go­ni­zar una se­rie de ex­tra­va­gan­cias, co­mo dar la es­pan­ta­da en ac­tos pro­to­co­la­rios pa­ra ir­se de va­ca­cio­nes. Sus la­men­tos y di­ver­sos epi­so­dios de­pre­si­vos le va­lie­ron el tí­tu­lo de «el prín­ci­pe llo­rón». Di­cen que la Rei­na Mar­ga­ri­ta ha­bría desea­do com­pla­cer­le, pe­ro a la pos­tre tu­vo que ma­ne­jar­se en el di­fí­cil equi­li­brio en­tre su ma­tri­mo­nio y su de­ber co­mo mo­nar­ca.

La Rei­na Mar­ga­ri­ta y el Prín­ci­pe Enrique, en Groen­lan­dia en ju­lio de 2015

El Prín­ci­pe, jun­to a una es­cul­tu­ra ex­pues­ta en Mallorca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.