GRAN­DE­ZA Y SER­VI­DUM­BRE DE LA TRAN­SI­CIÓN

«Que los ma­les que es­ta­mos su­frien­do se de­ben a los erro­res co­me­ti­dos en la Tran­si­ción no ca­be la me­nor du­da. Co­mo de que esos erro­res son me­no­res que los be­ne­fi­cios que nos ha re­por­ta­do. Lo que con­vie­ne, por tan­to, es lo­ca­li­zar­los, eli­mi­nar­los y pro­cu­rar

ABC (1ª Edición) - - LA TERCERA - POR JO­SÉ MA­RÍA CARRASCAL

EN oc­tu­bre de 1975, mien­tras Fran­co ago­ni­za­ba len­ta­men­te en La Paz, pa­só por Nue­va York un des­ta­ca­do em­pre­sa­rio es­pa­ñol que te­nía, y aún tie­ne, la po­lí­ti­ca co­mo hobby, y nos reunió a los co­rres­pon­sa­les es­pa­ño­les, co­mo so­lía ha­cer ha­bi­tual­men­te. Aun­que es­ta vez las cir­cuns­tan­cias eran es­pe­cia­lí­si­mas. Nos es­tá­ba­mos ju­gan­do el fu­tu­ro del país y el nues­tro. Del ca­mino que to­ma­ra iba a de­pen­der que pu­dié­ra­mos in­cor­po­rar­nos al mun­do que per­te­ne­cía­mos geo­grá­fi­ca e his­tó­ri­ca­men­te, eso que lla­ma­mos «Oc­ci­den­te», o se­guía­mos ex­clui­dos de él, con el ries­go de vol­ver a la con­fron­ta­ción ci­vil, in­ci­vil de he­cho. Nues­tros co­le­gas nor­te­ame­ri­ca­nos nos pe­dían da­tos so­bre Ma­drid y Bar­ce­lo­na, dis­pues­tos a ve­nir en cuan­to so­na­ran los pri­me­ros dis­pa­ros y emu­lar a He­ming­way. No era só­lo el pa­sa­do tem­pes­tuo­so de nues­tro país en el úl­ti­mo si­glo y me­dio lo que ge­ne­ra­ba ta­les pre­vi­sio­nes, era tam­bién una reali­dad po­lí­ti­ca: has­ta en­ton­ces no se ha­bía pro­du­ci­do el pa­so de un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio a una de­mo­cra­cia sin más o me­nos de­rra­ma­mien­to de san­gre.

De ahí las dos pre­gun­tas que nos hi­zo el ci­ta­do em­pre­sa­rio: ¿Cuán­to creéis que du­ra­rá Don Juan Car­los en el Trono? y ¿qué ré­gi­men desea­ríais pa­ra España tras Fran­co? De­bo con­fe­sar que nues­tras pre­vi­sio­nes no mos­tra­ban mu­cho ol­fa­to, no sé si por la le­ja­nía de la si­tua­ción es­pa­ño­la o por es­tar de­ma­sia­do in­fluen­cia­dos por la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na. En la pri­me­ra pre­gun­ta to­dos des­ba­rra­mos. Hu­bo quien le da­ba a Don Juan Car­los me­ses en el Trono y hu­bo quien le da­ba años, pe­ro nin­guno se apro­xi­mó a los 39 que reinó. En la se­gun­da, hu­bo op­cio­nes pa­ra to­dos los gus­tos: mo­nar­quía, re­pú­bli­ca, in­clu­so al­guien aven­tu­ró «una re­gen­cia mien­tras se pro­ce­día a una tran­si­ción or­de­na­da pa­ra evi­tar da­ños ma­yo­res». Cuan­do me to­có el turno, mi res­pues­ta fue: «La for­ma de go­bierno del Es­ta­do me da lo mis­mo. Lo que me in­tere­sa es que ha­ya se­pa­ra­ción de po­de­res, so­bre todo del ju­di­cial, y li­ber­tad de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción».

Por for­tu­na, nos equi­vo­ca­mos y, an­te el asom­bro del mun­do y ali­vio nues­tro, España cam­bió de ré­gi­men sin con­vul­sio­nes, es­ta­ble­cien­do un pre­ce­den­te en la his­to­ria po­lí­ti­ca: se po­día pa­sar de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia sin de­rra­ma­mien­to de san­gre. Bas­tan­tes nos si­guie­ron, con más o me­nos suer­te, e in­clu­so la Pe­res­troi­ka de Gor­ba­chov fue un re­me­do del in­ten­to. Frus­tra­do, por des­gra­cia. El ca­so es que la Tran­si­ción es­pa­ño­la se reali­zó con sua­vi­dad «de la ley a la ley», y se abrió un nue­vo ca­pí­tu­lo en la his­to­ria de nues­tro país.

¿Mi­la­gro, pre­vi­sión, cir­cuns­tan­cias fa­vo­ra­bles in­ter­nas y ex­ter­nas, los hom­bres in­di­ca­dos en el mo­men­to opor­tuno? Pue­de que hu­bie­ra de todo, pe­ro no voy a me­ter­me en ello al no te­ner es­pa­cio y, ade­más, no nos pon­dría­mos de acuer­do. El ca­so es que se pro­du­jo, pa­ra nues­tra suer­te, y los es­pa­ño­les pu­di­mos go­zar del pe­rio­do más am­plio de paz y pros­pe­ri­dad que re­cor­dá­ba­mos, con el aña­di­do na­da des­pre­cia­ble de que nos in­cor­po­rá­ba­mos al de­ve­nir eu­ro­peo, del que vi­vía­mos dis­tan­cia­dos.

Úl­ti­ma­men­te, sin em­bar­go, la Tran­si­ción ha en­tra­do en cri­sis e in­clu­so hay quien, con el ex­tre­mis­mo que nos ca­rac­te­ri­za, quie­re apar­tar­la de un ma­no­ta­zo y em­pe­zar de nue­vo de ce­ro. ¿Pa­ra co­me­ter los mis­mos erro­res? Po­si­ble­men­te, ya que lo que en reali­dad se per­si­gue es el vie­jo «quí­ta­te tú pa­ra po­ner­me yo». Que los ma­les que es­ta­mos su­frien­do se de­ben a los erro­res co­me­ti­dos en la Tran­si­ción no ca­be la me­nor du­da. Co­mo de que esos erro­res son me­no­res que los be­ne­fi­cios que nos ha re­por­ta­do. Lo que con­vie­ne, por tan­to, es lo­ca­li­zar­los, eli­mi­nar­los y pro­cu­rar no re­pe­tir­los. ¿Cuá­les fue­ron esos erro­res? Voy a ha­cer una so­me­ra ex­po­si­ción de ellos.

En pri­mer lu­gar, la po­ca, por no de­cir nu­la, ex­pe­rien­cia del pue­blo es­pa­ñol en de­mo­cra­cia, que no con­sis­te só­lo en una se­rie de nor­mas e ins­ti­tu­cio­nes, cons­ti­tu­ción, par­ti­dos, elec­cio­nes, cá­ma­ras, etc., sino fun­da­men­tal­men­te en Res­pon­sa­bi­li­dad, con ma­yús­cu­la, in­di­vi­dual y co­lec­ti­va. To­dos y ca­da uno so­mos res­pon­sa­bles de lo que ha­ce­mos sin que sir­van amis­ta­des, ata­jos, fi­lia­cio­nes o cual­quier otro víncu­lo pa­ra me­drar. En una de­mo­cra­cia, al re­vés que en una dic­ta­du­ra, los ciu­da­da­nos son ma­yo­res de edad con de­re­chos, pe­ro tam­bién de­be­res, que de­ben cum­plir. Pe­ro el de­por­te fa­vo­ri­to de los es­pa­ño­les ha ve­ni­do sien­do in­cum­plir la ley. A la Cons­ti­tu­ción del 1978 le ha ocu­rri­do lo que a la de 1812: ex­ce­len­te en sus prin­ci­pios, pe­ro sin la ciu­da­da­nía co­rres­pon­dien­te. Y los pri­me­ros en no cum­plir­la han si­do los par­ti­dos po­lí­ti­cos, au­tén­ti­cos «con­se­gui­do­res» de pri­vi­le­gios. Re­sul­ta­do: más que una de­mo­cra­cia he­mos te­ni­do una par­ti­to­cra­cia. Pe­ro cui­da­do: los he­mos ele­gi­do no­so­tros.

El se­gun­do gran fa­llo fue sor­tear los gran­des pro­ble­mas na­cio­na­les con la se­mán­ti­ca en vez de co­ger­los por los cuer­nos. Creer que con un con­cep­to equí­vo­co co­mo «na­cio­na­li­dad» se so­lu­cio­na­ban los na­cio­na­lis­mos, o que ca­ta­la­nes, vas­cos y ga­lle­gos iban a con­ten­tar­se dán­do­les el ran­go de «co­mu­ni­dad his­tó­ri­ca» eran ga­nas de en­ga­ñar­se. El na­cio­na­lis­ta quie­re una na­ción y la na­ción quie­re un Es­ta­do. Es más, co­mo en España lo que so­bra es his­to­ria, lo que ocu­rrió fue el dis­pa­rar­se de los na­cio­na­lis­mos por to­das par­tes e in­clu­so el con­ver­tir­se al­gu­nos de ellos en so­be­ra­nis­mos. Es la si­tua­ción en la que nos en­con­tra­mos. De­bió afron­tar­se el pro­ble­ma de raíz, de­jan­do es­ta­ble­ci­do des­de el prin­ci­pio que to­dos los es­pa­ño­les so­mos igua­les y que no hay di­fe­ren­cias en­tre sus te­rri­to­rios, aca­ban­do con todo ti­po de pri­vi­le­gios que se re­mon­tan a la Edad Me­dia en al­gu­nos ca­sos. En­ton­ces po­día ha­cer­se, por el re­cuer­do de la Guerra Ci­vil y el afán de de­mo­cra­cia en la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción. Hoy es mu­cho más di­fí­cil, de­bi­do al des­gas­te de la de­mo­cra­cia y al au­men­to del sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta im­pul­sa­do por ha­ber de­ja­do la edu­ca­ción en ma­nos de los po­lí­ti­cos lo­ca­les, que fal­si­fi­can­do la his­to­ria y ape­lan­do a los sen­ti­mien­tos más pri­mi­ti­vos de los elec­to­res, han crea­do iden­ti­da­des ima­gi­na­rias. «La Co­mu­ni­dad de Ma­drid en la Prehis­to­ria», es el tí­tu­lo de un li­bro de tex­to de su hi­jo que me mues­tra in­dig­na­do un ve­cino. Co­mo si la Co­mu­ni­dad de Ma­drid exis­tie­ra en la Prehis­to­ria. Erro­res de es­te ca­li­bre son los que nos han lle­va­do a la si­tua­ción ac­tual y só­lo pue­den su­pe­rar­se es­ta­ble­cien­do la res­pon­sa­bi­li­dad co­mo nor­ma de con­duc­ta y la igual­dad ab­so­lu­ta de to­dos los es­pa­ño­les. No se tra­ta de «re­cen­tra­li­zar» sino de de­mo­cra­ti­zar. Aca­ba­mos de ver que la in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les se sien­ten co­mo ta­les, lo que re­cha­zan es la dis­cri­mi­na­ción so­cial o eco­nó­mi­ca. Una Se­gun­da Tran­si­ción só­lo pue­de asen­tar­se co­rri­gien­do los erro­res de la pri­me­ra. ¿Se­re­mos ca­pa­ces? De eso ya no es­toy tan se­gu­ro, vis­to que re­apa­re­cen los vie­jos de­fec­tos, la in­so­li­da­ri­dad en ca­be­za. De ahí que se me ocu­rra ape­lar al re­me­dio que anun­cia­ba Or­te­ga en la con­fe­ren­cia que dio en la So­cie­dad «El Si­tio», de Bil­bao, el 12 de enero de 1910. «España es el pro­ble­ma; Eu­ro­pa, la so­lu­ción». Eu­ro­pa está dis­pues­ta a ayu­dar­nos. Ya lo está ha­cien­do.

JO­SÉ MA­RÍA CARRASCAL ES PE­RIO­DIS­TA

NIETO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.