La manita y la cre­mi­ta que se las pa­guen ellos

ABC (1ª Edición) - - ENFOQUE - JAIME GON­ZÁ­LEZ

Bien por­que la cultura post­mo­der­na ha de­ge­ne­ra­do en la bús­que­da cons­tan­te del pla­cer in­me­dia­to, bien por­que el re­la­ti­vis­mo se ha con­ver­ti­do en la nue­va re­li­gión, bien por­que tie­nen un ros­tro de ce­men­to, los ayun­ta­mien­tos go­ber­na­dos por la iz­quier­da pa­re­cen de­ci­di­dos a im­pul­sar la fe­li­ci­dad ar­ti­fi­cial del pue­blo por la vía de la es­ti­mu­la­ción quí­mi­ca (en Zaragoza se sub­ven­cio­nan fo­lle­tos que en­se­ñan a con­su­mir dro­gas) o ma­nual (en To­rre­mo­li­nos se im­par­ten ta­lle­res de mas­tur­ba­ción fe­me­ni­na y de ma­sa­jes eró­ti­cos en­tre hom­bres).

El pro­yec­to de in­ge­nie­ría so­cial de la iz­quier­da no se pier­de en dis­qui­si­cio­nes y va di­rec­to al grano: a las mu­je­res se les re­co­mien­da el «au­to­co­ño­ci­mien­to», lo que vie­ne a ser el sír­va­se us­ted mis­ma de to­da la vi­da, o el «Afro­di­ta y su manita», se­gún los car­te­les anun­cia­do­res. Pa­ra las re­la­cio­nes en­tre hom­bres, la re­co­men­da­ción res­pon­de al mis­mo pa­trón: «Tú me das cre­mi­ta, yo te doy…», re­za el car­tel. Ter­mi­na con tres pun­tos sus­pen­si­vos que de­jan al cri­te­rio par­ti­cu­lar de ca­da cual ima­gi­nar lo que ocu­rre des­pués de la cre­mi­ta, aun­que, tal co­mo está re­dac­ta­do el enun­cia­do, el «yo te doy» no de­ja lu­gar a mu­chas du­das. Los ta­lle­res los or­ga­ni­za la ONG Apo­yo+, que no des­car­ta em­pren­der ac­cio­nes le­ga­les con­tra los au­to­res de al­gu­nos co­men­ta­rios ho­mó­fo­bos en las re­des. No es mi in­ten­ción me­ter­me en nin­gún jar­dín pri­va­do, pe­ro si los ta­lle­res de «Afro­di­ta y su manita» y «Tú me das cre­mi­ta» han si­do sub­ven­cio­na­dos con di­ne­ro pú­bli­co, su­pon­go que po­drá cues­tio­nar­se –des­de el má­xi­mo res­pe­to a la orien­ta­ción de ellas y de ellos– la na­tu­ra­le­za y fi­nes de un pro­gra­ma que, ba­jo el pre­tex­to de la con­me­mo­ra­ción del Día Eu­ro­peo de la Sa­lud Se­xual, de­fien­de un con­cep­to de se­xua­li­dad ins­pi­ra­do en esa ideo­lo­gía de gé­ne­ro que la iz­quier­da pre­ten­de con­ver­tir en dog­ma.

A los ta­lle­res de mas­tur­ba­ción fe­me­ni­na y de ma­sa­jes eró­ti­cos en­tre hom­bres de To­rre­mo­li­nos les so­bra gra­sa y cre­ma y les fal­ta al­tu­ra pa­ra com­pren­der que hay ma­ne­ras dis­tin­tas de en­ten­der y vi­vir la se­xua­li­dad que las que ellos pro­mue­ven. Con el di­ne­ro de to­dos, la iz­quier­da pre­ten­de im­po­ner­nos su par­ti­cu­lar con­cep­ción del se­xo y el gé­ne­ro, lo que, ade­más de un ata­que a la li­ber­tad de pen­sa­mien­to, quie­bra el prin­ci­pio de neu­tra­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, que no pue­de ha­cer su­yas ban­de­ras de de­ter­mi­na­das ideo­lo­gías. Lo más gra­ve de todo es que la es­tra­te­gia de quie­nes pi­den res­pe­to res­pon­de a esa a vi­sión to­ta­li­ta­ria que arre­me­te con­tra quie­nes no es­ta­mos de acuer­do con que des­de los ayun­ta­mien­tos se sub­ven­cio­nen cam­pa­ñas y ta­lle­res de «au­to­co­ño­ci­mien­to» y un­güen­tos. Si «Afro­di­ta y su manita» y «Tú me das cre­mi­ta» son los le­mas de la cam­pa­ña de Sa­lud Se­xual de la iz­quier­da, la manita y la cre­mi­ta que se las pa­guen con su di­ne­ro. Por cier­to, pa­ra la pró­xi­ma no es­ta­ría de más un ta­ller con­jun­to ellas-ellos. Al fin y al ca­bo, no se­rá post­mo­derno, pe­ro si­gue es­tan­do de ra­bio­sa ac­tua­li­dad. [SO­CIE­DAD]

En To­rre­mo­li­nos, don­de el PSOE go­bier­na con el apo­yo de Po­de­mos y Ciu­da­da­nos, la Jun­ta de An­da­lu­cía sub­ven­cio­na ta­lle­res se­xua­les de «au­to­co­ño­ci­mien­to» y de ma­sa­jes eró­ti­cos en­tre hom­bres, que se im­par­ten en un bar de co­pas de am­bien­te gay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.