EL PRÍN­CI­PE FE­MI­NIS­TA

El con­sor­te da­nés, un es­tram­bo­te en un país sin com­ple­jos

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - MAY­TE AL­CA­RAZ

ME caía bien Enrique de La­bor­de Mon­pe­zat. Con­tra todo pro­nós­ti­co, el con­sor­te de la Rei­na Mar­ga­ri­ta de Di­na­mar­ca, que mu­rió ayer ochen­tón y tris­te, se re­be­ló con­tra su pa­pel de flo­re­ro en una de las Cor­tes más an­ti­guas del mun­do. Pro­nun­ció una fra­se tí­pi­ca­men­te fe­mi­nis­ta, aun­que traí­da a su molino: «Hoy la mu­jer de un Rey re­ci­be el tí­tu­lo de Rei­na, pe­ro el ma­ri­do de una Rei­na, no se con­vier­te en Rey al ca­sar­se. Así la pa­re­ja que­da des­equi­li­bra­da a ojos de la opi­nión pú­bli­ca. Es­to es trau­má­ti­co». Te­nía ra­zón: se ne­gó a ser prín­ci­pe flo­re­ro ha­cien­do su­yo el dis­cur­so reivin­di­ca­ti­vo fe­me­nino mien­tras ani­ma­ba a sus igua­les, el prín­ci­pe de Edim­bur­go y Klaus de Ho­lan­da, a li­ti­gar con­tra la «dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral» de un prín­ci­pe. A pun­to es­tu­vie­ron de fun­dar un sin­di­ca­to con­tra la bre­cha sa­la­rial con las Rei­nas con­sor­tes. Era im­po­si­ble no em­pa­ti­zar con él. Mien­tras otras Mo­nar­quías eran mi­ra­das con lu­pa, el ad­mi­ra­do con­sor­te huía a su fa­bu­lo­so cas­ti­llo de Caix, en el sur de Fran­cia, a cul­ti­var sus cal­dos; y por si fue­ra po­co pa­ra un país ren­di­do a la de­fen­sa de los ani­ma­les, se ufa­na­ba de co­mer car­ne de pe­rro mien­tras pu­bli­ca­ba un poe­ma­rio de­di­ca­do a su pe­rra sal­chi­cha Evi­ta.

So­lo un Es­ta­do que se quie­re co­mo Di­na­mar­ca se po­día per­mi­tir un es­tram­bó­ti­co es­po­so real co­mo Enrique. Su mu­jer, des­cen­dien­te de los pri­me­ros re­yes vi­kin­gos, for­ma par­te de una promoción de Re­yes, en­tre los que se cuen­ta Juan Car­los I, Bea­triz de los Paí­ses Ba­jos o Ha­rald de No­rue­ga, ya ju­bi­la­dos o en vías de ser­lo, que ju­ga­ron un pa­pel fun­da­men­tal en la vie­ja Eu­ro­pa que que­dó tras la se­gun­da guerra mun­dial. To­dos son hi­jos de la ba­ja­da a los in­fier­nos de la hu­ma­ni­dad en el si­glo XX y, ca­da uno a su ma­ne­ra, arri­mó el hom­bro pa­ra con­du­cir a sus paí­ses de las ti­ra­nías a la Mo­nar­quía par­la­men­ta­ria. La Rei­na Mar­ga­ri­ta com­par­te con Don Juan Car­los su cam­pe­cha­ne­ría y sen­ti­do del hu­mor, que obra­ron una sim­bio­sis ca­si per­fec­ta con sus con­ciu­da­da­nos. Sim­bio­sis que, pe­se a los va­ti­ci­nios de los enemi­gos de la Mo­nar­quía en España, ter­mi­na­rá re­cu­pe­ran­do el Rey emé­ri­to, al que la his­to­ria re­co­no­ce­rá su con­tri­bu­ción im­pa­ga­ble al pro­gre­so y la de­mo­cra­cia en nues­tro país.

Lo más en­vi­dia­ble es com­pro­bar có­mo en la Di­na­mar­ca que tan bien re­tra­ta la mí­ti­ca se­rie Bor­gen, con­vi­ven los más al­tos ín­di­ces de pros­pe­ri­dad con el res­pe­to a una ins­ti­tu­ción, la Co­ro­na, que pe­se a no te­ner el pe­di­grí de­mo­crá­ti­co que cu­rio­sa­men­te la iz­quier­da europea re­co­no­ce al co­mu­nis­mo, se ha so­me­ti­do sin ma­ti­ces a las más es­tric­tas re­glas del par­la­men­ta­ris­mo y la trans­pa­ren­cia, blin­dán­do­se de de­ma­go­gias co­mo las que gas­ta­mos en España.

Y qué quie­ren que les di­ga: pre­fie­ro a un prín­ci­pe ye-yé en­fu­rru­ña­do con su con­di­ción gre­ga­ria, pe­ro en un país se­gu­ro de su gran­de­za, que a un pre­si­den­te au­to­nó­mi­co des­qui­cia­do que, a 900 ki­ló­me­tros de la tum­ba que aguar­da al fi­na­do Enrique, si­gue to­man­do el pe­lo a otra gran na­ción europea, es­ta sí, su­mi­da en sus com­ple­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.