CO­BRAR POR LA CA­RA

Los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes se mo­fan del con­tri­bu­yen­te es­pa­ñol au­sen­tán­do­se del Con­gre­so sin re­nun­ciar al suel­do

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - ISA­BEL SAN SE­BAS­TIÁN

EN pu­ri­dad, es­ta co­lum­na de­be­ría ti­tu­lar­se «co­brar por el ac­ta», aun­que en aras de la cla­ri­dad he uti­li­za­do la ex­pre­sión co­lo­quial de uso co­mún. Co­brar por la ca­ra, o por el ac­ta, es lo que ha­cen de­ce­nas de elec­tos ge­ne­ro­sa­men­te re­tri­bui­dos con car­go a nues­tros im­pues­tos por ha­cer na­da. Lle­vár­se­lo cru­do sin otro re­qui­si­to que ha­ber sa­li­do ele­gi­dos dipu­tados en una lis­ta ce­rra­da y blo­quea­da por el par­ti­do po­lí­ti­co al que per­te­ne­cen. Ig­no­rar las obli­ga­cio­nes pro­pias de un par­la­men­ta­rio, ya de por sí es­ca­sas, pe­ro ver in­gre­sa­da la nó­mi­na, pun­tual y re­li­gio­sa­men­te, ca­tor­ce ve­ces al año. Echar­le je­ta a la vi­da en nom­bre de la de­mo­cra­cia.

El ab­sen­tis­mo en nues­tras ins­ti­tu­cio­nes no es de hoy. Cons­ti­tu­ye una pa­to­lo­gía cró­ni­ca del sis­te­ma, que nin­gu­na ma­yo­ría, fue­se cual fue­se su co­lor, ha com­ba­ti­do ja­más con un mí­ni­mo de ri­gor. Ha­ce ya va­rios lus­tros es­te pe­rió­di­co de­ci­dió in­cluir en sus pá­gi­nas una sec­ción se­ma­nal muy ce­le­bra­da, ti­tu­la­da «pe­llas en el Con­gre­so», que pu­bli­ca­ba los nom­bres de los cam­peo­nes en ha­cer no­vi­llos con el fin de, cuan­do me­nos, sa­car­les los co­lo­res an­te sus vo­tan­tes. Vano em­pe­ño. Pa­san los años, cam­bian los ros­tros, pe­ro la ima­gen del he­mi­ci­clo va­cío si­gue sien­do lo ha­bi­tual. Y a sus se­ño­rías «fal­to­nas» la au­sen­cia les sa­le gra­tis.

De acuer­do con la cos­tum­bre ac­tual, son los pro­pios gru­pos par­la­men­ta­rios quie­nes tie­nen la po­tes­tad (no con­fun­dir con obli­ga­ción) de san­cio­nar a los dís­co­los. Lo cual es tan­to co­mo dar car­ta blan­ca a es­ta «ejem­plar» con­duc­ta. Pri­me­ro, por­que los par­la­men­ta­rios no ads­cri­tos a gru­po al­guno ca­re­cen de con­trol. Se­gun­do, por­que los res­pon­sa­bles de ca­da gru­po sue­len mos­trar­se ex­tre­ma­da­men­te to­le­ran­tes con las au­sen­cias, siem­pre que és­tas no im­pli­quen per­der una vo­ta­ción im­por­tan­te. Tercero, por­que cuan­do se tra­ta de un boi­cot pro­mo­vi­do por uno o va­rios par­ti­dos, co­mo ocu­rre aho­ra con los se­pa­ra­tis­tas de Ez­que­rra Re­pu­bli­ca­na y PDeCAT, és­tos no so­lo no apli­can san­cio­nes, sino que in­ci­tan a sus miem­bros a fal­tar a su de­ber, mien­tras se em­bol­san las sub­ven­cio­nes que pa­ga­mos los es­pa­ño­les a es­co­te. Si es­to no es ha­cer mo­fa, be­fa y es­car­nio del es­quil­ma­do con­tri­bu­yen­te, que ven­ga Dios y lo vea.

El ca­so del Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña me­re­ce pun­to y apar­te. Allí todo está pa­ra­do, a ex­pen­sas de un pró­fu­go de la jus­ti­cia con des­pa­cho abier­to en Bru­se­las, que si­gue per­ci­bien­do su sa­la­rio co­mo dipu­tado de una cá­ma­ra en la que na­die mue­ve un de­do. Ni una se­sión han ce­le­bra­do. Ni una vo­ta­ción ha te­ni­do lu­gar allí. Ni un pa­lo al agua han pe­ga­do. Eso sí, des­de que re­co­gie­ron sus ac­tas, per­so­nal­men­te o por de­le­ga­ción, no han de­ja­do de co­brar sus suel­dos y pro­ba­ble­men­te al­gu­na die­ta. ¡Ba­rra li­bre! Se di­rán. Pa­gan los idio­tas de siem­pre.

Le in­vi­to a us­ted, que­ri­do lec­tor, a pre­gun­tar­se qué le ocu­rri­ría si de­ci­die­ra ex­pre­sar su dis­con­for­mi­dad con la em­pre­sa pa­ra la que tra­ba­ja au­sen­tán­do­se de su pues­to sin el co­rres­pon­dien­te jus­ti­fi­can­te mé­di­co. Se­ría de gran in­te­rés, tam­bién, in­qui­rir en­tre los mi­llo­nes de au­tó­no­mos que ma­dru­gan ca­da día pa­ra sos­te­ner es­te país, sin de­re­cho a va­ca­cio­nes re­tri­bui­das ni si­quie­ra a ba­jas por en­fer­me­dad, qué les pa­re­ce es­ta to­le­ran­cia ex­tre­ma con las pe­llas de sus se­ño­rías.

Ciu­da­da­nos ha pre­sen­ta­do una pro­po­si­ción en las Cor­tes pa­ra que les sean re­ti­ra­dos sa­la­rio y sub­ven­cio­nes a los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes de­cla­ra­dos en re­bel­día. A mi en­ten­der, se que­dan cor­tos. Lo que España pi­de a gri­tos es que ce­sen los pri­vi­le­gios de es­tos pre­sun­tos re­pre­sen­tan­tes tan po­co re­pre­sen­ta­ti­vos. Cual­quier hi­jo de ve­cino se que­da sin suel­do y sin em­pleo si se au­sen­ta reite­ra­da­men­te de su pues­to sin una cau­sa que lo jus­ti­fi­que ¿ver­dad? Pues ellos tam­bién. ¡A dar ejem­plo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.