PIM­PI­NE­LA

La re­la­ción en­tre los par­ti­dos del cen­tro-de­re­cha se ha vuel­to un me­lo­dra­ma abu­rri­do co­mo una bron­ca de pa­re­ja

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - IG­NA­CIO CAMACHO

ESE due­lo a pe­lliz­qui­tos en­tre Ciu­da­da­nos y el PP va a ser tan abu­rri­do y ago­ta­dor co­mo una bron­ca de pa­re­ja. Ni se so­por­tan ni se atre­ven a rom­per, con lo cual todo se que­da en un des­en­cuen­tro con­ti­nuo, en una ten­sión ar­ti­fi­cial que, vis­ta la dis­tan­cia que fal­ta pa­ra las elec­cio­nes, ame­na­za con ha­cér­se­nos per­pe­tua. Ce­los im­pos­ta­dos, re­pro­ches mu­tuos, mi­ra­di­tas avie­sas, ca­nu­ta­zos en­ve­ne­na­dos, acu­sa­cio­nes de ida y vuel­ta; zan­ca­di­llas tai­ma­das, mur­mu­llos re­zon­ga­dos a me­dia voz, le­ta­nías de que­jas. La re­la­ción en­tre los dos par­ti­dos del cen­tro-de­re­cha se ha vuel­to un me­lo­dra­ma ba­ra­to con mu­cho postureo de ges­to prieto y bo­qui­ta pe­que­ña. Una can­si­na pa­ro­dia del dúo Pim­pi­ne­la.

Todo por cul­pa de las en­cues­tas. A fal­ta de ac­ción po­lí­ti­ca o le­gis­la­ti­va, el año sin ur­nas pro­vo­ca a los di­ri­gen­tes una es­pe­cie de sín­dro­me de abs­ti­nen­cia y pa­ra com­ba­tir­lo se me­ten so­bre­do­sis de son­deos en ve­na. Los es­ta­dos ma­yo­res de ca­da for­ma­ción con­fun­den es­tra­te­gia con tác­ti­ca y se han ob­se­sio­na­do con los es­tu­dios de opi­nión; vi­ven pen­dien­tes de su­bir o ba­jar unas cen­té­si­mas. El Go­bierno no pue­de go­ber­nar por­que ca­re­ce de ma­yo­ría y los que po­dían dár­se­la se nie­gan, pe­ro tam­po­co se de­ci­den a ha­cer­le una opo­si­ción abier­ta. Cs, en con­cre­to, quie­re al ma­ria­nis­mo con res­pi­ra­ción asis­ti­da, sin per­ca­tar­se de que lo que me­jor se le da a Ra­joy es la re­sis­ten­cia: a un hom­bre de na­tu­ral rea­cio a to­mar de­ci­sio­nes só­lo ha­ce fal­ta que le otor­guen pre­tex­tos pa­ra no aco­me­ter­las.

En es­tas con­di­cio­nes, la le­gis­la­tu­ra está vir­tual­men­te muer­ta. No por­que va­ya a aca­bar pron­to, da­do que na­die tie­ne in­te­rés de fon­do en rom­per la cuer­da ten­sa, sino por­que ya no hay mo­do de abor­dar los ver­da­de­ros pro­ble­mas. El pre­su­pues­to, las pen­sio­nes, la edu­ca­ción, el em­pleo, esa cla­se de co­sas que la gen­te es­pe­ra. Só­lo el con­flic­to de Ca­ta­lu­ña ge­ne­ra un cier­to con­sen­so, des­ga­na­do y ca­da vez más ayuno de cohe­sión y fuer­za; me­nos mal que aún que­da al­go del alien­to co­lec­ti­vo de las ban­de­ras. Pe­ro sin vo­lun­tad de acuer­do pa­ra apro­bar le­yes, el Con­gre­so se vuel­ve un sim­ple re­ñi­de­ro de ga­llos de pe­lea don­de ca­da se­ma­na acu­den los lí­de­res a lu­cir es­po­lo­nes y mar­car di­fe­ren­cias. En España ya só­lo se ha­ce po­lí­ti­ca de fra­ses pa­ra lle­nar ter­tu­lias y re­des de hue­ca ver­bo­rrea: una po­lí­ti­ca vir­tual, epi­dér­mi­ca, de me­ra con­tien­da, in­ca­paz de so­lu­cio­nar –ni si­quie­ra de in­ten­tar­lo, que es peor– cues­tio­nes se­rias.

Así se pue­de aguan­tar un tiem­po, qui­zá un man­da­to en­te­ro, por­que el país tie­ne su­fi­cien­te ener­gía acu­mu­la­da pa­ra fun­cio­nar por iner­cia. Pe­ro cuan­do lle­guen las ur­nas nin­gún par­ti­do –sal­vo qui­zá, a pe­sar de todo, el PP– ten­drá un ba­lan­ce del que ren­dir cuen­tas. Que na­die se sor­pren­da en­ton­ces si la abs­ten­ción au­men­ta; son los agen­tes pú­bli­cos los que la es­tán ce­ban­do con su gal­ba­na, con su inac­ción, con su fal­ta de com­pro­mi­so, con su en­do­gá­mi­ca su­per­fi­cia­li­dad yer­ma de pro­yec­tos y de ideas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.