Ri­ve­ra cen­tra su ofen­si­va di­gi­tal en Ra­joy y re­le­ga el se­pa­ra­tis­mo

El lí­der de Ciu­da­da­nos cri­ti­ca en 50 oca­sio­nes a PP y Go­bierno; al in­de­pen­den­tis­mo, 33

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - ENRIQUE DELGADO SANZ MA­DRID

La po­lí­ti­ca no so­lo se ha­ce en el Con­gre­so de los Dipu­tados. Tam­po­co ha­ce fal­ta ya ba­jar a la ca­lle, me­gá­fono en mano, pa­ra ga­nar vo­tos. En oca­sio­nes, las re­des so­cia­les son un al­ta­voz mu­cho más po­ten­te pa­ra que los par­ti­dos po­lí­ti­cos di­fun­dan sus men­sa­jes, al­go que ex­plo­tan con es­pe­cial tino las for­ma­cio­nes más jó­ve­nes. En es­te sen­ti­do, Al­bert Ri­ve­ra, al ca­lor de las bue­nas en­cues­tas pa­ra Ciu­da­da­nos, tie­ne cla­ro quién es el ri­val en el que con­cen­trar sus ata­ques: Ma­riano Ra­joy.

Des­de el 21-D, cuan­do Inés Arri­ma­das ga­nó las elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña, el in­de­pen­den­tis­mo ha pa­sa­do a un ter­cer plano en la es­tra­te­gia de re­des so­cia­les de Ri­ve­ra, quien a tra­vés de su cuen­ta per­so­nal de Twitter cen­tra sus es­fuer­zos en cri­ti­car las de­ci­sio­nes de Ra­joy, su Go­bierno o su par­ti­do. Es­te mo­vi­mien­to –iden­ti­fi­ca­do a par­tir del aná­li­sis de las in­ter­ven­cio­nes de Ri­ve­ra en Twitter sin con­ta­bi­li­zar los re­tuits– de­ja cla­ra la ba­se de la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca que se ha mar­ca­do en es­tos mo­men­tos el lí­der de Ciu­da­da­nos. A la vez que mi­ra ha­cia Ra­joy, Ri­ve­ra tam­po­co aflo­ja su mar­ca­je so­bre el «vie­jo bi­par­ti­dis­mo», es de­cir, cual­quier te­ma re­la­cio­na­do con PP-PSOE.

Lla­ma la aten­ción que, de for­ma pa­ra­le­la al au­men­to de los ata­ques con­tra Ra­joy y el bi­par­ti­dis­mo, la aten­ción pres­ta­da por el lí­der de Ciu­da­da­nos al con­flic­to ca­ta­lán dis­mi­nu­ya, al me­nos en las ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas que rea­li­za en las re­des. En­tre di­ciem­bre y fe­bre­ro el des­cen­so en el nú­me­ro de tuits con crí­ti­cas ha­cia los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas es evi­den­te, pe­se a que el te­ma aún está can­den­te y a que el par­ti­do que en­ca­be­za tie­ne un gran arrai­go en la re­gión.

Tras las úl­ti­mas elec­cio­nes ca­ta­la­nas, Ri­ve­ra ha es­cri­to al me­nos 50 tuis con­tra la la­bor de Ra­joy, con­tra las me­di­das to­ma­das por el Go­bierno o con­tra el PP. Las re­la­cio­nes de los po­pu­la­res con los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas, las pro­me­sas in­cum­pli­das –a jui­cio de Ciu­da­da­nos– por par­te del Eje­cu­ti­vo o los pro­ble­mas de co­rrup­ción del PP con­for­man el grue­so de las in­ter­ven­cio­nes del lí­der na­ran­ja a tra­vés de la red so­cial. Es ha­bi­tual, ade­más, que Ri­ve­ra uti­li­ce tér­mi­nos co­mo «in­cum­plir», «min­tió», «error» o «fra­ca­so» a la ho­ra de va­lo­rar las no­ti­cias re­la­cio­na­das con Ra­joy, la la­bor de su Go­bierno o el PP.

A con­ti­nua­ción, con al me­nos 34 alu­sio­nes di­rec­tas o in­di­rec­tas, Ri­ve­ra cri­ti­ca la he­ren­cia de lo que en uno de es­tos tuits ca­li­fi­ca co­mo «vie­jo bi­par­ti­dis­mo», es de­cir, la al­ter­nan­cia en el poder en­tre PP y PSOE. En es­te ca­so, Ri­ve­ra sue­le re­la­cio­nar sus tuits so­bre bi­par­ti­dis­mo con pa­la­bras cla­ves co­mo «pri­vi­le­gios» o «hun­di­mien­to», o con ex­pre­sio­nes co­mo «fin de ci­clo».

Pro­ta­go­nis­mo de­sigual

En to­tal son 18 las ve­ces que Ri­ve­ra ha men­cio­na­do de for­ma ex­plí­ci­ta a Ra­joy en sus tuits, una ci­fra que con­tras­ta con la úni­ca in­ter­pe­la­ción di­rec­ta que ha rea­li­za­do al nue­vo pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent. Se re­fie­re de for­ma ex­plí­ci­ta en 11 oca­sio­nes a Puig­de­mont, al que ca­li­fi­ca ha­bi­tual­men­te co­mo «pró­fu­go». Y si Ri­ve­ra tie­ne cla­ro a quién de­be ata­car, tam­bién de­ja en­tre­ver los co­tos po­lí­ti­cos «ve­da­dos» en los que, por el mo­men­to, pre­fie­re no aden­trar­se. Es el ca­so de Po­de­mos. Pe­se a que am­bos par­ti­dos, aun­que opues­tos ideo­ló­gi­ca­men­te, ca­mi­nan de la mano co­mo al­ter­na­ti­vas a las for­ma­cio­nes clá­si­cas, el lí­der de Ciu­da­da­nos úni­ca­men­te se ha re­fe­ri­do a ellos de for­ma di­rec­ta en cin­co oca­sio­nes. Ade­más, en la ma­yo­ría de es­tos ca­sos la crítica te­nía un do­ble des­ti­na­ta­rio, ya que apro­ve­chó pa­ra re­la­cio­nar al par­ti­do de Pa­blo Igle­sias con el mo­vi­mien­to se­ce­sio­nis­ta de Ca­ta­lu­ña.

Ca­la­de­ro de vo­to Las re­des so­cia­les se han con­ver­ti­do en un lu­gar don­de cap­tar vo­tan­tes. De ahí la im­por­tan­cia de cui­dar al de­ta­lle ca­da men­sa­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.