EL RE­SEN­TI­MIEN­TO CO­MO MÓ­VIL

Jau­me Rou­res no es de iz­quier­das, ni ca­ta­la­nis­ta, ni na­da: so­lo es un ser do­lo­ri­do que bus­ca cal­mar­se cau­san­do el mis­mo do­lor a los de­más. Tie­ne di­ne­ro, mu­cho di­ne­ro, pe­ro no le im­por­ta si no es pa­ra di­si­mu­lar el com­ple­jo

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - SAL­VA­DOR SOSTRES

Rou­res en­tró en «Gres­ca» ha­ce un mes por­que ha­bía que­da­do pa­ra al­mor­zar con diez per­so­nas. Cin­co me­sas de dos. Su in­gre­so me lla­mó la aten­ción y en­se­gui­da vi que ha­bía un ma­len­ten­di­do. Rou­res es­ta­ba con­ven­ci­do de que ha­bía re­ser­va­do pa­ra co­mer y la ca­sa te­nía ano­ta­da la re­ser­va pa­ra ce­nar. Los mails re­ve­la­ron que Rou­res te­nía ra­zón y que «Gres­ca» se ha­bía equi­vo­ca­do, an­te lo cual los pro­pie­ta­rios in­me­dia­ta­men­te reac­cio­na­ron: mis ami­gos y yo nos fui­mos a «Yas­hi­ma» por de­jar li­bre nues­tro es­pa­cio, y las me­sas con­ti­guas igual­men­te se le­van­ta­ron, por de­fe­ren­cia al res­tau­ran­te, y ce­die­ron en po­co más de cin­co mi­nu­tos el es­pa­cio pa­ra que Rou­res y los su­yos se pu­die­ran sen­tar. Rou­res es­pe­ró muy pa­cien­te­men­te y cuan­do todo es­tu­vo dis­pues­to, con su arro­gan­cia re­sen­ti­da, con su mi­ra­da de des­pre­cio, con su com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad su­pu­rán­do­le por ca­da pa­la­bra, le di­jo a la camarera: «Pues aho­ra me voy, por­que yo os ha­bía re­ser­va­do y no me lo te­níais pre­pa­ra­do». Es una anéc­do­ta, sí. Pe­ro tam­bién una me­tá­fo­ra.

Hay en él un re­sen­ti­mien­to, o más bien to­das las ca­te­go­rías del re­sen­ti­mien­to. Todo lo que ha­ce y di­ce es­te hom­bre es pa­ra cul­par­nos de su sór­di­da in­fan­cia. No es con­tra los ri­cos, por­que a mí me odia, pe­ro la camarera de «Gres­ca» no te­nía nin­gu­na cul­pa. Es con­tra el mun­do. Con­tra el mun­do que to­dos los des­gra­cia­dos creen que les de­be al­go.

Y así se re­suel­ve el mis­te­rio –que nun­ca fue un mis­te­rio pa­ra los que le he­mos co­no­ci­do des­de el prin­ci­pio– del trots­kis­ta mi­llo­na­rio o del in­de­pen­den­tis­ta que se ha fo­rra­do a cos­ta de España. Só­lo es re­sen­ti­mien­to, só­lo es de­tec­tar dón­de está el gran do­lor del mun­do pa­ra ha­cer­lo ex­plo­tar. Rou­res no es de iz­quier­das, ni ca­ta­la­nis­ta, ni na­da: só­lo es un ser do­lo­ri­do que bus­ca cal­mar­se cau­san­do el mis­mo do­lor en los de­más. Tie­ne di­ne­ro, mu­cho di­ne­ro, pe­ro no le im­por­ta un ca­ra­jo si no es pa­ra di­si­mu­lar el com­ple­jo, pa­ra cons­truir so­bre la he­ri­da, pa­ra ha­cer­se la ilu­sión de que es un in­te­lec­tual, con su ob­se­sión por Cruyff, Pep (Guar­dio­la) o Woody Allen, cuan­do en reali­dad son pun­tos de fu­ga que él cree que pue­de com­prar y só­lo le ha­cen la pa­ro­dia de la ser­vi­tud pa­ra que pa­gue lo que se de­be y sa­cár­se­lo de en­ci­ma cuan­to an­tes. ¿A cuán­ta gen­te quie­res, real­men­te, Jau­me? És­ta es la gen­te que real­men­te te que­rrá. Pa­ra Rou­res, España es el clien­te, y el 1 de oc­tu­bre el úl­ti­mo in­ten­to de re­di­mir­se. Y no di­go na­da que él mis­mo en sus pe­lí­cu­las no ha­ya con­ta­do.

La di­fe­ren­cia en­tre un hom­bre li­bre y Rou­res es que el hom­bre li­bre se le­van­ta si su res­tau­ran­te tie­ne un per­can­ce, y el hom­bre acom­ple­ja­do se mar­cha, pa­ra ha­cer­se el im­por­tan­te, cuan­do ya todo se lo te­nían pre­pa­ra­do. Todo en Rou­res re­dun­da en su so­le­dad, en su or­fan­dad, en su dra­ma que con­vir­tió en odio, en lu­gar de trans­mu­tar­lo en ge­ne­ro­si­dad, co­mo ha­ce­mos los que cree­mos que la muer­te no es lo con­tra­rio de la vi­da y que su­frir en­se­ña a amar.

Si a Puig­de­mont el in­de­pen­den­tis­mo le sir­ve de es­ca­pis­mo pa­ra no ate­rri­zar, a Rou­res le sir­ve pa­ra cal­mar el do­lor que cae con las no­ches de in­vierno cuan­do re­cuer­da lo que le fal­tó. Es un mal enemi­go por­que tie­ne de­ma­sia­do di­ne­ro co­mo pa­ra ren­dir­se y mu­cho tiem­po li­bre co­mo pa­ra de­jar­lo es­tar. Pe­ro si al­guien en su inocen­cia cree que es «de lo su­yos» –in­de­pen­den­tis­mo y Po­de­mos in­clui­dos– va­le más que se apre­su­re a ex­pri­mir­le el pro­ve­cho an­tes de que le aban­do­ne por otra he­ri­da que pue­da san­grar más.

Jau­me Rou­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.