Gue­rre­ro y Vie­ra des­ta­can lo «ágil» que era el sis­te­ma pa­ra re­sol­ver «dra­mas»

El ex­di­rec­tor de Tra­ba­jo ale­ga que no ha­bía «fondos re­ser­va­dos» de ayu­das El ex­con­se­je­ro es­qui­va las pre­gun­tas del fis­cal por la fal­ta de me­mo­ria

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - AN­TO­NIO R. VEGA SE­VI­LLA

El pro­tec­cio­nis­mo de un to­rren­te de ayu­das pú­bli­cas pa­ra amor­ti­guar el dra­ma del pa­ro en An­da­lu­cía ha si­do el prin­ci­pal ar­gu­men­to es­gri­mi­do por los pri­me­ros ex al­tos car­gos acu­sa­dos que han de­cla­ra­do en el jui­cio pa­ra jus­ti­fi­car el fon­do de los ERE. Un sis­te­ma de sub­ven­cio­nes «ar­bi­tra­rio» y «sin con­trol» –se­gún el juez ins­truc­tor– que com­pro­me­tió más de 855 mi­llo­nes de eu­ros en­tre 2000 y 2010 y que ha lle­va­do al ban­qui­llo a 22 ex­res­pon­sa­bles au­to­nó­mi­cos, en­tre ellos los ex­pre­si­den­tes Ma­nuel Cha­ves y Jo­sé An­to­nio Gri­ñán.

Con pa­la­bras di­fe­ren­tes, el ex­di­rec­tor ge­ne­ral de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial Fran­cis­co Ja­vier Gue­rre­ro y uno de sus an­ti­guos je­fes, el ex­con­se­je­ro de Em­pleo Jo­sé An­to­nio Vie­ra, ex­pre­sa­ron lo mis­mo. El pri­me­ro, que res­pon­dió só­lo a las pre­gun­tas de su le­tra­do, tra­tó in­clu­so de des­mon­tar dos de los axio­mas del es­cán­da­lo de los ERE: la exis­ten­cia de in­tru­sos (per­so­nas que co­bra­ron por ayu­das pú­bli­cas por pre­ju­bi­lar­se en empresas don­de nun­ca ha­bían tra­ba­ja­do) y el «fon­do de rep­ti­les», «ex­pre­sión co­lo­quial des­afor­tu­na­da» que «uti­li­cé» al de­cla­rar an­te la Po­li­cía, se­gún ad­mi­tió en una en­tre­vis­ta en ABC en oc­tu­bre de 2015.

«Los in­tru­sos no son in­tru­sos sino per­so­nas que te­nían pri­va­do el de­re­cho al tra­ba­jo y reunían los re­qui­si­tos co­mo los 20 o 30 tra­ba­ja­do­res que ha­bían sa­li­do de la em­pre­sa» que da­ba nom­bre a la pó­li­za y a los que «no he­mos he­cho ri­cos», pun­tua­li­zó Gue­rre­ro.

No ti­ra de la man­ta

El hom­bre que fir­ma­ba los con­ve­nios con los co­mi­tés de em­pre­sa pa­ra que otra agen­cia de la Jun­ta, IFA/IDEA, pa­ga­ra las ayu­das, jus­ti­fi­có las sub­ven­cio­nes pa­ra fre­nar la san­gría la­bo­ral de­ri­va­da de «una épo­ca con­vul­sa con un mon­tón de pro­ble­mas so­cio­la­bo­ra­les tre­men­dos» co­mo las ame­na­zas de cie­rre de Al­ta­dis en Se­vi­lla y Cádiz o San­ta­na en Jaén. Res­pec­to al «fon­do de rep­ti­les» di­jo aho­ra que «nun­ca sa­lió de su

Fal­sos tra­ba­ja­do­res «No son in­tru­sos sino per­so­nas que te­nían pri­va­do el de­re­cho al tra­ba­jo y reunían los re­qui­si­tos» Fon­do de rep­ti­les «Nun­ca sa­lió de mi bo­ca. Ha ser­vi­do a la pren­sa pa­ra de­cir que te­nía­mos fondos re­ser­va­dos» Pro­tec­cio­nis­mo «Los pre­ju­bi­la­dos no han co­bra­do más de 1.200 eu­ros. No los he­mos he­cho ri­cos» Fis­ca­li­za­ción «La Con­se­je­ría no es­ta­ba pa­ra elu­dir los con­tro­les de la In­ter­ven­ción. No pue­do acep­tar eso» Di­rec­tri­ces «Yo no des­pa­cha­ba con Gue­rre­ro nin­gún con­ve­nio... pe­ro le di­go que se ocu­pe de ayu­dar a un ma­ta­de­ro» Su­bor­di­na­dos «Con 18 cen­tros di­rec­ti­vos es di­fí­cil co­no­cer ca­da par­ti­da o ex­pe­dien­te»

bo­ca» y que «se ha ter­gi­ver­sa­do» pa­ra «pen­sar que te­nía­mos fondos re­ser­va­dos» cuan­do «no es cier­to».

Gue­rre­ro no só­lo no ti­ró de la man­ta sino que con ella no de­jó a na­die al des­cu­bier­to. De­fen­dió la «ho­nes­ti­dad» de los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos y de Vie­ra di­jo que «co­mo cual­quier con­se­je­ro nun­ca me im­pu­so na­da». Tam­bién ra­ti­fi­có su de­cla­ra­ción a pe­ti­ción pro­pia an­te la juez Ma­ría Nú­ñez Bo­la­ños el pa­sa­do 21 de oc­tu­bre de 2015 con una sal­ve­dad. Ha­bía in­clui­do por error al ex­di­rec­tor de Pre­su­pues­to An­to­nio Lo­zano en una reunión don­de le di­je­ron que si­guie­ra con el mis­mo sis­te­ma de re­par­to de ayu­das en 2005. «Vis­to al se­ñor Lo­zano en la sa­la, me equi­vo­ca­ba

de per­so­na», pre­tex­tó. Su jefe en la Con­se­je­ría ape­ló a la des­me­mo­ria pa­ra no res­pon­der a pre­gun­tas con­cre­tas del fis­cal Ma­nuel Fer­nán­dez Guerra so­bre ayu­das. Has­ta una quin­ce­na de ve­ces re­pi­tió la fra­se «no re­cuer­do». «No sé si le pue­de re­sul­tar cho­can­te, se­ñor fis­cal, pe­ro 14 años son mu­chos años –de­jó la Con­se­je­ría de Em­pleo en abril de 2004–, se jus­ti­fi­có Jo­sé An­to­nio Vie­ra cuan­do le pre­gun­ta­ron por el au­men­to del cré­di­to a la fun­da­ción Pro­mi. Tam­po­co re­cor­da­ba que con car­go a la par­ti­da de los ERE se pa­gó una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria del Ser­vi­cio An­da­luz de Em­pleo ni que «tu­vié­se­mos una si­tua­ción de te­so­re­ría [en la agen­cia IFA] lo su­fi­cien­te­men­te gra­ve –por com­pro­me­ter más di­ne­ro del dis­po­ni­ble– pa­ra que me in­for­ma­ran».

El ol­vi­do y la de­le­ga­ción de com­pe­ten­cias en sus su­bor­di­na­dos y los téc­ni­cos que tra­mi­ta­ban los ex­pe­dien­tes le hi­cie­ron de es­cu­do. Jus­ti­fi­có el con­ve­nio mar­co de ju­lio de 2001 fir­ma­do por él que ins­ti­tu­cio­na­li­zó las ayu­das por­que te­nía «apa­rien­cia de le­ga­li­dad» y era una he­rra­mien­ta «rá­pi­da y ágil» pe­ra dar ayu­das. El ob­je­ti­vo de las mis­mas era «re­sol­ver los dra­mas per­so­na­les» pro­vo­ca­dos por el cie­rre de empresas. «No pue­do acep­tar que se plan­tee que un con­se­je­ro de la Jun­ta es­té or­ga­ni­zan­do pa­ra sal­tar­se los con­tro­les de los in­ter­ven­to­res y co­me­ter frau­de, no me en­tra en la ca­be­za», pro­cla­mó.

EFE / POOL

Jo­sé An­to­nio Vie­ra, con­se­je­ro de Em­pleo en­tre 2000 y 2004, a su lle­ga­da a la Au­dien­cia de Se­vi­lla

EFE / POOL

Fran­cis­co Ja­vier Gue­rre­ro, en su de­cla­ra­ción an­te el tri­bu­nal que juz­ga el ca­so ERE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.