El jefe de Oxfam en Hai­tí ya ha­bía si­do des­pe­di­do an­tes de otra ONG

Van Hau­wer­mei­ren or­ga­ni­zó or­gías en Li­be­ria, en 2004, tra­ba­jan­do con Mer­lín

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - IVÁN ALON­SO CO­RRES­PON­SAL EN LON­DRES

Otro ca­pí­tu­lo más en el es­cán­da­lo se­xual que afec­ta a Oxfam. El coope­ran­te que di­ri­gía el pro­yec­to en Hai­tí en 2011, or­ga­ni­za­dor de fies­tas se­xua­les en ese país, Ro­land van Hau­wer­mei­ren, ya ha­bía si­do obli­ga­do a di­mi­tir de la ONG Mer­lín en 2004 tras ha­ber si­do acusado de prác­ti­cas si­mi­la­res en Li­be­ria. Se­gún «The Guar­dian», que ci­ta la web de no­ti­cias de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria Irin, el bel­ga fue obli­ga­do a de­jar su tra­ba­jo en Mer­lín tras abrir­se una investigación so­bre la con­tra­ta­ción de pros­ti­tu­tas y la or­ga­ni­za­ción de or­gías con mu­je­res lo­ca­les.

El in­for­me re­co­ge las preo­cu­pa­cio­nes que ha­bía so­bre el com­por­ta­mien­to de Van Hau­wer­mei­ren tras ha­ber si­do de­nun­cia­do tam­bién en va­rias oca­sio­nes por una fun­cio­na­ria sue­ca, Ami­ra Ma­lik Mi­ller. Es­ta aler­tó tan­to a Mer­lín, que des­pués se ter­mi­na­ría fu­sio­nan­do con Sa­ve The Chil­dren, co­mo al de­par­ta­men­to de Coo­pe­ra­ción del Go­bierno sue­co, que ha­bía da­do ca­si 750.000 eu­ros a la mi­sión que Oxfam lle­va­ba a ca­bo en Chad ba­jo la di­rec­ción de Hau­wer­mei­ren, en 2006. «Ha­ce lo mis­mo en to­das par­tes... des­de Li­be­ria a Chad, Hai­tí, Bangladesh. Al­guien de­be­ría ha­ber re­vi­sa­do el ca­so», de­nun­ció Mi­ller.

La pri­me­ra que­ja ofi­cial que pre­sen­tó es­ta fun­cio­na­ria fue en 2004 en la ofi­ci­na cen­tral de Mer­lín en Lon­dres. Lo hi­zo tras co­no­cer un abu­so se­xual co­me­ti­do por un coope­ran­te de es­ta or­ga­ni­za­ción, que aca­ri­ció a una jo­ven lo­cal en la ca­sa de hués­pe­des de la ins­ti­tu­ción. Una investigación in­ter­na des­cu­brió en­ton­ces que el equi­po de ges­tión, for­ma­do por cua­tro hom­bres, pa­ga­ban por se­xo y que ha­bían usa­do co­ches al­qui­la­dos por la ONG pa­ra tras­la­dar a las pros­ti­tu­tas a las fies­tas. En ese mo­men­to Van Hau­wer­mei­ren lo ne­gó todo, pe­ro acep­tó re­nun­ciar.

En 2008, Mi­ller vuel­ve a in­for­mar so­bre el com­por­ta­mien­to del bel­ga tras co­no­cer que es­te fi­gu­ra­ba co­mo di­rec­tor de la mi­sión de Oxfam en Chad. Des­pués Van Hau­wer­mei­ren se ha­ría car­go de la ONG en Hai­tí e in­clu­so lle­gó a tra­ba­jar tras es­tos he­chos pa­ra la or­ga­ni­za­ción fran­ce­sa Ac­ción con­tra el Ham­bre, al fren­te de pro­yec­to en Bangladesh en­tre 2012 y 2014. La ONG fran­ce­sa pre­gun­tó a Oxfam los mo­ti­vos de la di­mi­sión del di­rec­ti­vo bel­ga, pe­ro nun­ca le die­ron le con­ta­ron la ver­dad, se­gún re­co­no­ció un por­ta­voz.

Des­de Sa­ve The Chil­dren, en­ti­dad a la que per­te­ne­ce aho­ra Mer­lín, ase­gu­ran no co­no­cer na­da so­bre el ca­so ya que am­bas se fu­sio­na­ron en 2013, nue­ve años des­pués del in­ci­den­te.

La Cha­rity Com­mi­sion, en­ti­dad re­gu­la­do­ra en el Reino Uni­do de las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, lan­zó es­ta se­ma­na una investigación so­bre por qué Oxfam no «ha­bía re­ve­la­do de for­ma com­ple­ta y sin­ce­ra» to­dos los de­ta­lles de lo que pa­só en Hai­tí. An­te las acu­sa­cio­nes de que al­gu­nas ONG no com­prue­ban los an­te­ce­den­tes pe­na­les de los coope­ran­tes con­tra­ta­dos, el re­gu­la­dor bri­tá­ni­co ad­mi­tió que «es­tos ca­sos plan­tean pro­ble­mas a or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas del Reino Uni­do en lo que se re­fie­re al re­clu­ta­mien­to, investigación y re­fe­ren­cias pa­ra la con­tra­ta­ción de su per­so­nal, par­ti­cu­lar­men­te en el ám­bi­to de la ayu­da internacional y de ca­ra a ga­ran­ti­zar el res­pe­to a in­di­vi­duos vul­ne­ra­bles y ba­jo ries­go».

ABC

El di­rec­ti­vo bel­ga Ro­land van Hau­wer­mei­ren con­tra­tó pro­si­tu­tas en Li­be­ria (2004), Chad (2006) y Hai­tí (2011)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.