Una investigación es­pa­ño­la abre la puer­ta a la cu­ra­ción del cán­cer de co­lon

El IRB de Bar­ce­lo­na des­cu­bre por qué fa­lla la in­mu­no­te­ra­pia y có­mo con­se­guir que el sis­te­ma in­mu­ne eli­mi­ne el tu­mor

ABC (1ª Edición) - - SOCIEDAD - EST­HER ARMORA BAR­CE­LO­NA

Prue­ba en ra­to­nes «Que­da­ron in­mu­ni­za­dos con­tra es­te cán­cer, el se­gun­do más diag­nos­ti­ca­do en el mun­do»

«De­be­mos ser pru­den­tes, pe­ro los re­sul­ta­dos con ani­ma­les han si­do es­pec­ta­cu­la­res». Con es­tas pa­la­bras, Eduard Batlle, cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to de Investigación Bio­mé­di­ca de Bar­ce­lo­na (IRB), pre­sen­tó ayer los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio pio­ne­ro que abre la puer­ta a la cu­ra­ción de­fi­ni­ti­va del cán­cer de co­lon. Un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de es­te cen­tro, li­de­ra­dos por él, ha des­cu­bier­to lo que des­de ha­ce años qui­ta el sue­ño a los on­có­lo­gos: por qué la in­mu­no­te­ra­pia, una de las ar­mas más pro­me­te­do­ras pa­ra com­ba­tir el cán­cer que con­sis­te en ac­ti­var el sis­te­ma in­mu­ne pa­ra que ac­túe con­tra las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas, no fun­cio­na en el cán­cer de co­lon me­tas­tá­si­co. «So­lo un cin­co por cien­to de pa­cien­tes con es­ta en­fer­me­dad en fa­ses avan­za­das res­pon­den a es­ta es­tra­te­gia. El res­to, tie­nen muy ma­las ex­pec­ta­ti­vas», ex­pli­ca Batlle.

Se­gún la investigación del IRB, pu­bli­ca­da en la re­vis­ta «Na­tu­re», la cul­pa­ble de que fra­ca­se la in­mu­no­te­ra­pia en es­te cán­cer es la pro­teí­na TGFBe­ta, que se en­cuen­tra en gran­des can­ti­da­des en es­tos tu­mo­res. Tras cua­tro años de ex­pe­ri­men­ta­ción con ra­to­nes, en los que se ha re­pro­du­ci­do en ellos la en­fer­me­dad en fa­ses avan­za­das, los cien­tí­fi­cos del IRB han des­cu­bier­to qué ha­ce es­ta pro­teí­na pa­ra que «el sis­te­ma in­mu­ne per­ma­nez­ca im­pa­si­ble y cie­go an­te las cé­lu­las tu­mo­ra­les y no las ata­que».

¿Có­mo fre­na a los lin­fo­ci­tos?

Su ac­ción, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, es do­ble. «Cuan­do la TGF-Be­ta se co­mu­ni­ca con el sis­te­ma in­mu­ne, cau­sa dos efec­tos: por un la­do, im­pi­de que las cé­lu­las in­mu­ni­ta­rias –los lin­fo­ci­tos– se ac­ti­ven y ata­quen a las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas, y, por otro, no les de­ja pe­ne­trar en el tu­mor», ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor ca­ta­lán.

La ma­ne­ra de re­ver­tir el pro­ce­so es, se­gún Batlle, «neu­tra­li­zar la ac­ción de es­ta mo­lé­cu­la pa­ra que el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio reac­cio­ne y des­tru­ya las cé­lu­las tu­mo­ra­les». «Blo­quean­do la ac­ción de es­ta pro­teí­na con un in­hi­bi­dor, las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne lo­gran in­fil­trar y re­co­no­cer el tu­mor, com­ba­tir el cán­cer e in­clu­so pre­ve­nir la apa­ri­ción de me­tás­ta­sis ge­ne­ra­das en el hí­ga­do y en el pul­món», pre­ci­sa el cien­tí­fi­co del IRB. Su investigación con­clu­ye que «com- bi­nan­do el in­hi­bi­dor de TGF-be­ta que han uti­li­za­do con in­mu­no­te­ra­pias ya dis­po­ni­bles, el efec­to an­ti-tu­mo­ral se po­ten­cia y el sis­te­ma in­mu­ne eli­mi­na de for­ma efi­caz las me­tás­ta­sis ya es­ta­ble­ci­das, que de otra for­ma ma­ta­rían al in­di­vi­duo en po­cas se­ma­nas.

Du­ran­te cua­tro años, los cien­tí­fi­cos apli­ca­ron a ra­to­nes de la­bo­ra­to­rio cua­tro de las mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas más co­mu­nes pre­sen­tes en los tu­mo­res hu­ma­nos de cán­cer de co­lon avan­za­do. «Tras com­pro­bar la si­mi­li­tud con los tu­mo­res hu­ma­nos agre­si­vos, crea­mos un bio­ban­co de or­ga­noi­des tu­mo­ra­les –mi­ni­tu­mo­res en tres di­men­sio­nes– pa­ra poder re­in­tro­du­cir­los en los ra­to­nes», ex­pli­ca Daniele Tau­rie­llo, pri­mer au­tor del ar­tícu­lo. «La crea­ción del mo­de­lo ani­mal nos ha lle­va­do mu­cho tiem­po

pe­ro ha si­do de­ci­si­va», apun­ta el cien­tí­fi­co. «Eso nos da más ex­pec­ta­ti­vas con res­pec­to a los fu­tu­ros re­sul­ta­dos con hu­ma­nos. No es lo mis­mo tra­ba­jar con ra­to­nes in­mu­no­de­pri­mi­dos a los que se in­yec­tan cé­lu­las tu­mo­ra­les hu­ma­nas que con ra­to­nes di­se­ña­dos ge­né­ti­ca­men­te pa­ra que re­pro­duz­can el cán­cer de co­lon me­tas­tá­si­co», acla­ra Batlle.

Prác­ti­ca­men­te to­dos los ra­to­nes con cán­cer de co­lon me­tas­tá­si­co –el 80%– a los que se in­hi­bió la ac­ción de la mo­lé­cu­la TGF-Be­ta se cu­ra­ron. «No hay en su or­ga­nis­mo res­tos de la en­fer­me­dad, ni del tu­mor pri­ma­rio ni de las me­tás­ta­sis. Asi­mis­mo, los ani­ma­les que­da­ron in­mu­ni­za­dos con­tra es­te cán­cer, el se­gun­do más fre­cuen­te­men­te diag­nos­ti­ca­do en el mun­do, se­gún ex­pli­ca Eduard Batlle, quien des­ta­ca «la po­si­ble apli­ca­ción de es­te des­cu­bri­mien­to pa­ra abor­dar el tra­ta­mien­to de otros ti­pos de cán­cer en los que está pre­sen­te es­ta pro­teí­na en gran­des can­ti­da­des».

Apli­ca­ble al de ve­ji­ga

El in­ves­ti­ga­dor ci­ta el ca­so del cán­cer de ve­ji­ga. «Hay una investigación muy si­mi­lar a la que he­mos desa­rro­lla­do pe­ro cen­tra­da en cán­cer de ve­ji­ga que de­mues­tra el pa­pel cla­ve de es­ta mo­lé­cu­la», se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor. Eduard Batlle se mues­tra, sin em­bar­go, cau­to res­pec­to al po­ten­cial de su ha­llaz­go apli­ca­do a otros ti­pos de cán­cer co­mo el de pán­creas, una de las bes­tias ne­gras de los on­có­lo­gos por su ele­va­da mor­ta­li­dad. «En el ca­so de es­te cán­cer hay so­lo sos­pe­chas de que pue­de re­pro­du­cir­se el mis­mo me­ca­nis­mo por­que el mi­cro­am­bien­te es muy si­mi­lar al del cán­cer de co­lon, tam­bién hay ni­ve­les al­tos de TGF-Be­ta».

Batlle des­ta­ca la im­por­tan­cia del ha­llaz­go pa­ra ga­nar la ba­ta­lla de­fi­ni­ti­va al cán­cer de co­lon, aun­que, pe­se a los bue­nos re­sul­ta­dos con ani­ma­les, ase­gu­ra que fal­ta aún en­sa­yar la te­ra­pia en hu­ma­nos. «Las ex­pec­ta­ti­vas son muy al­tas. Los ani­ma­les que­da­ron in­mu­ni­za­dos con­tra es­te cán­cer, el se­gun­do más fre­cuen­te­men­te diag­nos­ti­ca­do en el mun­do», apun­ta el in­ves­ti­ga­dor. En es­te sen­ti­do, sub­ra­ya que en unos dos años po­drían ya ini­ciar­se en­sa­yos clí­ni­cos. «Des­de ha­ce seis años, con el “boom” de la in­mu­no­te­ra­pia, mu­chas far­ma­céu­ti­cas se in­tere­sa­ron por desa­rro­llar in­hi­bi­do­res de la pro­teí­na TGFBe­ta, ya que está pre­sen­te en mu­chos ti­pos de cán­cer. Aho­ra po­dre­mos apro­ve­char todo es­te ca­mino re­co­rri­do», se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor.

El ha­llaz­go abre la puer­ta a que se desa­rro­lle el pri­mer tra­ta­mien­to con in­mu­no­te­ra­pia pa­ra pa­cien­tes con cán­cer de co­lon me­tas­tá­si­co y tam­bién pa­ra aque­llos que se en­cuen­tran en una fa­se avan­za­da de la en­fer­me­dad pe­ro aún no han desa­rro­lla­do me­tás­ta­sis. En­tre un 40 y un 50% de los pa­cien­tes con un tu­mor de co­lon desa­rro­llan me­tás­ta­sis, que ex­tien­den la en­fer­me­dad en el hí­ga­do o el pul­món. «Cuan­do hay un diag­nós­ti­co de cán­cer de co­lon en las fa­ses más avan­za­das, los on­có­lo­gos no tie­nen su dis­po­si­ción tra­ta­mien­tos efi­ca­ces que pue­dan cu­rar al pa­cien­te. Son per­so­nas huér­fa­nas de tra­ta­mien­to. Es­ta nue­va es­tra­te­gia te­ra­péu­ti­ca es una es­pe­ran­za pa­ra es­tas per­so­nas», con­clu­ye el cien­tí­fi­co del IRB.

Ex­pec­ta­ti­vas al­tas «En unos dos años po­drían ini­ciar­se los en­sa­yos clí­ni­cos en hu­ma­nos»

INÉS BAUCELLS

Eduard Batlle (de pie a la drcha.), jun­to a su equi­po del Ins­ti­tu­to de Investigación Bio­mé­di­ca de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.