Los ve­ci­nos del Ra­val se con­ju­ran pa­ra aca­bar con los «nar­co­pi­sos»

Mon­tan un «tour» por el cen­tro de Bar­ce­lo­na pa­ra mos­trar la si­tua­ción que pa­de­cen

ABC (1ª Edición) - - SOCIEDAD - JE­SÚS HIE­RRO BAR­CE­LO­NA

An­to­nio vi­ve des­de ha­ce años en un blo­que de la ca­lle de La Paloma, del his­tó­ri­co ba­rrio bar­ce­lo­nés de El Ra­val. En su fin­ca hay un «nar­co­pi­so». Ca­da día, y so­bre todo ca­da no­che, el por­tal es un tra­sie­go de dro­go­de­pen­dien­tes en bus­ca de su do­sis. «Ca­da mi­nu­to se abre y se cie­rra esa puer­ta». De­ce­nas de yon­kis en­tran y sa­len; je­rin­gui­llas ti­ra­das por las es­ca­le­ras, ba­su­ra, rui­do, etc. En el edi­fi­cio vi­ve un ni­ño de diez años que es­cri­bió una car­ta que lo re­su­me todo: «Ten­go mie­do...». An­to­nio la tie­ne bien guar­da­da. Cree que no ser­vi­rá de mu­cho an­te un juez pa­ra ali­ge­rar un desahu­cio. Pe­ro está ahí, al me­nos pa­ra des­per­tar con­cien­cias.

El cal­va­rio de An­to­nio lo su­fren cen­te­na­res de ve­ci­nos. Ci­fran en más de 50 los «nar­co­pi­sos» que se ex­tien­den por el ba­rrio. Pi­sos aban­do­na­dos que los nar­co­tra­fi­can­tes asal­tan pa­ra mon­tar su «ne­go­cio».

Los ve­ci­nos no pue­den más. Por eso se han or­ga­ni­za­do. En di­ciem­bre cons­ti­tu­ye­ron la Aso­cia­ción de Ve­ci­nos Illa RPR (Ro­ba­dors-Pi­cal­quer­sRoig), que fu­sio­na dos en­ti­da­des an­te­rio­res que lle­va­ban tiem­po tra­ba­jan­do en el te­ma. La or­ga­ni­za­ción to­ma el nom­bre de tres de las ca­lles más afec­ta­das por es­ta pla­ga. Quie­ren que se es­cu­chen sus vo­ces y por eso ayer por la tar­de con­gre­ga­ron a una cua­ren­te­na de me­dios de co­mu­ni­ca­ción –te­le­vi­sio­nes, ra­dios, pe­rió­di­cos, agen­cias– en un «nar­co­tour» por las ca­lles del Ra­val pa­ra mos­trar su in­dig­na­ción y su im­po­ten­cia. No pre­ten­den que se con­vier­ta en una «ru­ta tu­rís­ti­ca» pe­ro sí de­nun­ciar «la si­tua­ción crítica que su­fre el ba­rrio». Lo ex­pli­ca Car­los, que lle­va la voz can­tan­te li­de­ran­do la aso­cia­ción de ve­ci­nos.

Crí­ti­cas a Co­lau

La en­ti­dad es­pe­ra­ba más del Go­bierno mu­ni­ci­pal que en­ca­be­za Ada Co­lau: «La ad­mi­nis­tra­ción es de­ma­sia­do len­ta», se la­men­ta Car­los. Creen que, pe­se al plan de cho­que im­pul­sa­do por el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, no se ha con­se­gui­do un re­sul­ta­do «con­tun­den­te» en la lu­cha con­tra la co­mer­cia­li­za­ción de dro­gas en es­tos lo­ca­les. An­tes del «nar­co­tour» pa­ra pe­rio­dis­tas hi­cie­ron otro pa­ra par­ti­dos po­lí­ti­cos. To­das las for­ma­cio­nes acu­die­ron al lla­ma­mien­to, ex­cep­to Bar­ce­lo­na en Co­mú y la CUP.

Se­gún da­tos de la en­ti­dad, el ve­rano pa­sa­do el nú­me­ro de «nar­co­pi­sos» ron­da­ba los se­sen­ta. Aho­ra, tie­nen con­ta­bi­li­za­dos 46. Gra­cias, di­cen, so­bre todo a las pro­tes­tas de los ve­ci­nos. Eso su­ce­dió, por ejem­plo, en el nú­me­ro 22 de la ca­lle Roig. Una fin­ca que la aso­cia­ción tie­ne co­mo «sím­bo­lo» de la lu­cha con­tra el «nar­co­pi­so». Aque­llo era un tra­sie­go con­ti­nuo de nar­cos y «ca­me­llos». Los ve­ci­nos lle­ga­ron a con­ta­bi­li­zar las en­tra­das y sa­li­das: «195 en 90 mi­nu­tos», ex­pli­ca Car­los. A las 22.30 ho­ras del 22 de oc­tu­bre pa­sa­do, por fin, lo­gra­ron que se fue­ran. En­tre to­dos sa­ca­ron de­ce­nas de sa­cos de ba­su­ra. A día de hoy, los «nar­co­pi­sos» de es­ta fin­ca es­tán ta­pia­dos y so­lo una vi­vien­da está ha­bi­ta­da.

La cri­sis eco­nó­mi­ca pro­vo­có que gen­te que vi­vía en el ba­rrio tu­vie­ra que de­jar sus ca­sas. Mu­chas es­tán en ma­nos de en­ti­da­des ban­ca­rias o de fondos bui­tres y per­ma­ne­cen des­ha­bi­ta­das. Los nar­co­tra­fi­can­tes lo sa­ben, las de­tec­tan, ti­ran la puer­ta aba­jo y mon­tan su ne­go­cia­do.

Ro­si es otra de las ve­ci­nas que su­fren es­ta si­tua­ción. Vi­ve en la ca­lle de Sant Vi­ce­nç. Di­ce que el pi­so en el que vi­ve es de su pro­pie­dad, de lo con­tra­rio, ya se ha­bría ido. «Quie­ro mu­cho al Ra­val, pe­ro es­to es de­ma­sia­do». Tie­ne mie­do de ir por de­ter­mi­na­das ca­lles de no­che. So­bre todo, te­me por su hi­ja ado­les­cen­te. Cuan­do la jo­ven vuel­ve a ca­sa des­pués de sa­lir de no­che el fin de se­ma­na, ella ba­ja a es­pe­rar­la has­ta la cer­ca­na pa­ra­da de me­tro de Sant An­to­ni pa­ra que no se aden­tre so­la en el Ra­val.

Tie­nen un «nar­co­pi­so» en el edi­fi­cio de al la­do. Re­pre­sen­tan un pe­li­gro. Ro­si te­me que un des­pis­te pro­vo­que un in­cen­dio por­que allí se agol­pan bom­bo­nas de bu­tano, ba­su­ra, je­rin­gui­llas y mu­chas bi­ci­cle­tas...¿bi­ci­cle­tas? Es­ta mu­jer ex­pli­ca que ha vis­to en más de una oca­sión el true­que. «Una bi­ci­cle­ta, tan­tos eu­ros. Pues tan­tos gra­mos de co­ca», re­su­me.

Los ve­ci­nos se or­ga­ni­zan pa­ra dar­se la aler­ta cuan­do ven co­sas sos­pe­cho­sas en los al­re­de­do­res. Han crea­do gru­pos de «What­sApp» pa­ra man­te­ner­se siem­pre aten­tos. Se or­ga­ni­zan por zo­nas. Au­to­ges­tión. Tie­nen lo­ca­li­za­do –se­gún ex­pli­ca Ro­si–, por ejem­plo, al que co­no­cen co­mo «hom­bre ara­ña». In­ten­ta co­lar­se en los pi­sos a tra­vés de las ven­ta­nas. «Le da igual que es­tén o no ha­bi­ta­dos».

Per­fil he­te­ro­gé­neo

La pro­ble­má­ti­ca de es­tos lo­ca­les de ven­ta de dro­gas no afec­ta so­la­men­te a la Ciu­dad Con­dal. Por eso la aso­cia­ción está pro­mo­vien­do alian­zas con en­ti­da­des de otras ciu­da­des pa­ra ha­cer un fren­te co­mún y bus­car so­lu­cio­nes. Man­tie­nen con­tac­tos con pla­ta­for­mas de Va­lle­cas (Ma­drid), de Se­vi­lla y de Va­len­cia.

El re­pun­te en el con­su­mo de he­roí­na ha agu­di­za­do el pro­ble­ma en los úl­ti­mos años. Mu­chos dro­go­de­pen­dien­tes co­mien­zan por la co­caí­na, can­na­bis y el al­cohol, y lue­go dan el sal­to a la he­roí­na.

Los ve­ci­nos ex­pli­can, ade­más, que el per­fil del clien­te de los «nar­co­pi­sos» es he­te­ro­gé­neo. Des­de gen­te que lle­ga «muy ti­ra­da» has­ta jó­ve­nes de cla­se me­dia, que se acer­can a los lo­ca­les los fi­nes de se­ma­na.

An­to­nio guar­da una car­ta es­cri­ta por el hi­jo de unos ve­ci­nos de su fin­ca. Lo re­su­me todo: «Ten­go mie­do». No cree que sir­va más que pa­ra des­per­tar con­cien­cias

FOTOS: INÉS BAUCELLS

Je­rin­gui­llas y su­cie­dad A la iz­quier­da, la fin­ca del nú­me­ro 22 de la ca­lle Roig de Bar­ce­lo­na. Un «sím­bo­lo» pa­ra la aso­cia­ción de su lu­cha con­tra el «nar­co­pi­so». De­ba­jo, una ve­ci­na de la ca­lle Ro­ba­dors mues­tra en su ta­ble­ta una fo­to con los res­tos de je­rin­gui­llas y ba­su­ra que en­con­tró en su por­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.