NE­RU­DA FARENHEIT

Mal co­mien­zo lle­va una pe­da­go­gía que pro­po­ne un de­cá­lo­go de 19 pun­tos y pre­ten­de prohi­bir los ver­sos de los poe­tas

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN -

«…La ho­ra del es­tu­por que ar­día co­mo un faro» (Pa­blo Ne­ru­da)

QUÉ les ha­brá he­cho Ne­ru­da a esas fe­mi­nis­tas de Co­mi­sio­nes Obre­ras que quie­ren eli­mi­nar sus ver­sos de la en­se­ñan­za pa­ra «des­he­te­ro­se­xua­li­zar» la es­cue­la. Eso sí, he­te­ro­se­xual desde lue­go era. Y mu­cho. Pe­ro con qué mi­ra­da ob­tu­sa, con qué cla­se de ses­go doc­tri­na­rio ha­brán leí­do su es­tre­me­ci­mien­to enamo­ra­di­zo, su de­ses­pe­ra­ción de­rre­ti­da, su des­ve­lo an­he­lan­te, su an­gus­tia se­dien­ta. Qué tor­ci­do de­sig­nio pa­triar­cal ha­brán po­di­do ver en esa lí­ri­ca za­ran­dea­da por tem­pes­ta­des de pasión y aho­ga­da en nau­fra­gios de so­le­dad y de au­sen­cia. Pe­da­go­gas di­cen que son, pe­ro mal ca­mino lle­va una pe­da­go­gía que em­pie­za por pro­po­ner un de­cá­lo­go de ¡¡die­ci­nue­ve pun­tos!! y con­ti­núa por prohi­bir a los poe­tas.

Por­que, va­mos a ver, que pros­cri­ban a Pé­rez Re­ver­te o a Ja­vier Ma­rías tie­ne un cier­to sen­ti­do ló­gi­co. Es­tos dos com­pa­dres son irre­cu­pe­ra­bles pa­ra la cau­sa, co­mo el pro­ta­go­nis­ta de «Las ma­nos su­cias» de Sar­tre, al que por cier­to fu­si­la­ban los co­mu­nis­tas or­to­do­xos. Lla­man co­ña­zo a cual­quier pe­sa­dez y no tran­si­gen con el len­gua­je inclusivo por un arro­gan­te pru­ri­to de fi­ló­lo­gos. De­rra­man tes­tos­te­ro­na aca­dé­mi­ca y crean per­so­na­jes de mu­jer fa­tal que per­pe­túan el es­te­reo­ti­po se­xis­ta con odio­sos tó­pi­cos. No tie­nen re­me­dio, son es­pe­cí­me­nes exe­cra­bles, vie­ju­nos, anacró­ni­cos. Ma­chi­ru­los pre­sun­tuo­sos sin ca­bi­da po­si­ble en el nue­vo or­den des­pa­to­lo­gi­za­do (qué que­rrá de­cir eso) y an­ti-LGTBI­fó­bi­co.

Tam­po­co es ma­la idea la de su­pri­mir el fút­bol en el re­creo. Eso es­tá pues­to en ra­zón: a ba­lo­na­zos y pun­ta­piés no se pue­de cons­truir una hu­ma­ni­dad pos­pa­triar­cal ni des­pa­to­lo­gi­zar na­da en se­rio. Otra gran ocu­rren­cia es eli­mi­nar la opre­si­va ter­mi­na­ción lé­xi­ca en o y sus­ti­tuir­la por una neu­tral e –«to­des» por ejem­plo– que no ofen­de a na­die y aca­ba con el can­sino de­ba­te del gé­ne­ro. To­do eso, y lo de cam­biar el cu­rrí­cu­lum de Cien­cia y de His­to­ria, es muy per­ti­nen­te y ca­bal aun­que los tér­mi­nos «prohi­bir», «eli­mi­nar» y si­mi­la­res abun­den de­ma­sia­do en el tex­to; cual­quier mal­pen­sa­do ma­chis­ta po­dría in­tuir en tal pro­yec­to una pul­sión in­qui­si­to­rial o una vo­lun­tad to­ta­li­ta­ria de enaje­na­ción del pen­sa­mien­to. Pe­ro el po­bre Ne­ru­da, que has­ta era co­mu­nis­ta, qué ten­drá de po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to. Tal vez lo de «me gus­tas cuan­do ca­llas» sea el de­li­to mi­só­gino que lo con­de­na al des­tie­rro, pe­ro nun­ca se sa­be qué cie­go re­duc­cio­nis­mo pue­de pro­vo­car tan­ta os­cu­ri­dad en un ce­re­bro.

Qui­zá sea en el fondo un con­sue­lo que la neo­cen­su­ra del ra­di­cal­fe­mi­nis­mo lo man­de, reo de blas­fe­mia, a su sim­bó­li­ca ho­gue­ra. Por­que se po­drán re­ci­tar sus ver­sos clan­des­ti­nos con el placer se­cre­to, ín­ti­mo, de quien con­tra­vie­ne un desafue­ro o desafía una con­de­na. Y será un ac­to sub­ver­si­vo de­cir en voz alta cre­púscu­lo, ama­po­la, bo­ca, cin­tu­ra, tor­men­ta, pá­ja­ro, fru­ta, es­pi­ga, ma­ri­po­sa, be­so, ga­vio­ta, es­tre­lla. Farenheit 451 en ver­sión pos­mo­der­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.