Mos­cú ame­na­za a Lon­dres con una res­pues­ta con­tun­den­te

El Krem­lin, in­dig­na­do, ase­gu­ra que su ré­pli­ca será «rá­pi­da, du­ra y equi­va­len­te»

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - RA­FAEL MAÑUECO

El Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res ru­so anun­ció ayer que la res­pues­ta a la ex­pul­sión de 23 di­plo­má­ti­cos ru­sos por el Reino Uni­do será «in­mi­nen­te». Y con más con­cre­ción, la pre­si­den­te del Con­se­jo de la Fe­de­ra­ción (Se­na­do ru­so), Va­len­ti­na Mat­vi­yen­ko, ad­vir­tió de que la ré­pli­ca de su país será «rá­pi­da, du­ra y equi­va­len­te». El se­na­dor Vla­dí­mir Dza­bá­rov no ex­clu­ye que Mos­cú res­pon­da con ma­yor ri­gor y vi­ru­len­cia, ex­pul­san­do a un nú­me­ro ma­yor de di­plo­má­ti­cos bri­tá­ni­cos.

El po­li­tó­lo­go ru­so, Ser­guéi Ka­ra­gá­nov, tam­bién cree que «la in­dig­na­ción que ha cau­sa­do en el Go­bierno ru­so la ac­ti­tud bri­tá­ni­ca tal vez im­pli­que me­di­das im­pla­ca­bles». Antes, la por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res ru­so, Ma­ría Za­já­ro­va, de­jó en­tre­ver la po­si­bi­li­dad de ex­pul­sio­nes in­clu­so en­tre pe­rio­dis­tas. Pa­ra Mat­vi­yen­ko, las ex­pul­sio­nes de di­plo­má­ti­cos ru­sos de­cre­ta­das por el Eje­cu­ti­vo bri­tá­ni­co son «una pro­vo­ca­ción des­pre­cia­ble». Tam­bién es­ti­ma que el ob­je­ti­vo de Lon­dres es «pro­yec­tar en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal una ima­gen ne­ga­ti­va de Ru­sia (...) sin dis­po­ner de nin­gu­na prue­ba que la im­pli­que» en el en­ve­ne­na­mien­to del do­ble agen­te, Ser­guéi Skri­pal.

En un nue­vo co­mu­ni­ca­do, la can­ci­lle­ría ru­sa ca­li­fi­có ayer la pos­tu­ra adop­ta­da por Lon­dres de «bur­da pro­vo­ca­ción sin pre­ce­den­tes que mi­na los fun­da­men­tos pa­ra un diá­lo­go nor­mal a ni­vel in­ter­es­ta­tal en­tre nues­tros paí­ses. Re­sul­ta inacep­ta­ble e in­digno el he­cho de que el Go­bierno bri­tá­ni­co ha­ya op­ta­do por agra­var el es­ta­do de nues­tras re­la­cio­nes con me­di­das hos­ti­les». En la no­ta se acu­sa a las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas de «desatar una cam­pa­ña an­ti­rru­sa» y de «op­tar por la con­fron­ta­ción».

El mar­tes, el ti­tu­lar de Ex­te­rio­res ru­so, Ser­guéi La­vrov, re­cha­zó cual­quier ul­ti­má­tum de Lon­dres. Re­cri­mi­nó a las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas por no ha­ber fa­ci­li­ta­do mues­tras a Ru­sia de la sus­tan­cia que en­ve­ne­nó a Skri­pal y su hi­ja y re­pi­tió que su país «no tie­ne nin­gu­na re­la­ción con lo su­ce­di­do» al do­ble agen­te. «To­do es­to es ab­sur­do», re­cal­có.

Za­já­ro­va avi­só de que Lon­dres de­be en­tre­gar a Mos­cú 40 ciu­da­da­nos ru­sos que re­si­den en el Reino Uni­do y que, co­mo sos­pe­cho­sos de ha­ber co­me­ti­do de­li­tos, es­tán per­se­gui­dos por la Jus­ti­cia ru­sa, si es que es­pe­ra co­la­bo­ra­ción por par­te de Ru­sia. Re­fi­rién­do­se a la de­ci­sión bri­tá­ni­ca de re­vo­car la in­vi­ta­ción a La­vrov pa­ra vi­si­tar el Reino Uni­do, Za­já­ro­va afir­mó que el can­ci­ller ru­so «no ha­bía

Exi­gen­cias Mos­cú exige la en­tre­ga de 40 ciu­da­da­nos ru­sos que han co­me­ti­do de­li­tos y vi­ven en Reino Uni­do

acep­ta­do to­da­vía la in­vi­ta­ción».

La por­ta­voz di­plo­má­ti­ca arre­me­tió tam­bién con­tra The­re­sa May por con­si­de­rar su­pues­ta­men­te a La­vrov «inade­cua­do» pa­ra ocu­par su car­go, aun­que tal va­lo­ra­ción no fi­gu­ra en su dis­cur­so an­te el Par­la­men­to. La pu­bli­ca­ción ru­sa RBK cree que Za­já­ro­va se con­fun­dió con unos co­men­ta­rios que hi­zo el lí­der la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, en re­la­ción con el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son. Ka­ra­gá­nov, cree que la ex­pul­sión de 23 di­plo­má­ti­cos por par­te de Lon­dres «no pue­de con­si­de­rar­se una me­di­da du­ra. Se ve que no han ido más le­jos por­que no tie­nen prue­bas que de­mues­tren que Ru­sia es­té de­trás del en­ve­ne­na­mien­to de Skri­pal y su hi­ja».

REUTERS

Pu­tin, en Se­bas­to­pol, ce­le­bran­do el cuar­to año de la ane­xión de Cri­mea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.