Gue­rra de to­dos con­tra to­dos pa­ra for­mar Go­bierno en Ita­lia

Si la si­tua­ción de caos se pro­lon­ga, no se des­car­ta ce­le­brar nue­vas elec­cio­nes

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - ÁN­GEL GÓ­MEZ FUEN­TES

Eje­cu­ti­vo de uni­dad Al­gu­nos po­lí­ti­cos pi­den un Go­bierno de uni­dad, pe­ro la Li­ga Nor­te lo re­cha­za de for­ma ta­jan­te

Se di­ce que «la po­lí­ti­ca es el ar­te de lo po­si­ble», fra­se que se atri­bu­ye a Aristóteles, Ma­quia­ve­lo, Bis­marck o Chur­chill, en­tre otros. Pe­ro hoy en Ita­lia se pre­fie­re la ex­pli­ca­ción de John Ken­neth Gal­braith, el más in­flu­yen­te eco­no­mis­ta de su tiem­po, con­se­je­ro de los pre­si­den­tes Roo­se­velt, Ken­nedy y Clin­ton: «La po­lí­ti­ca no es el ar­te de lo po­si­ble, con­sis­te en es­co­ger en­tre lo desas­tro­so y lo des­agra­da­ble», a la vis­ta de la con­fu­sión po­lí­ti­ca exis­ten­te, tras el te­rre­mo­to elec­to­ral del 4 de mar­zo. En el ho­ri­zon­te no se di­vi­sa un po­si­ble go­bierno, por­que nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co tie­ne ma­yo­ría su­fi­cien­te pa­ra for­mar­lo. El cli­ma es el de una con­fron­ta­ción de to­dos con­tra to­dos, que pue­de re­tra­sar se­ma­nas o me­ses la for­ma­ción de un go­bierno, con la po­si­bi­li­dad de una vuel­ta a las ur­nas co­mo hi­pó­te­sis no re­mo­ta. Pa­re­ce evi­den­te que unas nue­vas elec­cio­nes da­rían más ven­ta­ja aún a los po­pu­lis­tas de la Li­ga Nor­te y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E).

«To­das las fór­mu­las a de­ba­te son im­po­si­bles. Ha­ga­mos to­dos jun­tos re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les y una ley elec­to­ral, y después vol­va­mos a las ur­nas», de­cía ayer el mi­nis­tro sa­lien­te de Bie­nes Cul­tu­ra­les, Da­rio Fran­ces­chi­ni, un po­lí­ti­co de gran pe­so en el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co (PD), cen­troiz­quier­da. Pe­ro los dos gran­des ven­ce­do­res de las elec­cio­nes, Lui­gi di Maio, del M5E, y Mat­teo Sal­vi­ni, lí­der de la Li­ga Nor­te, han re­cha­za­do de for­ma ta­jan­te la fórmula de «un go­bierno con to­dos». Sal­vi­ni, ade­más de ce­rrar la puer­ta a un go­bierno en el que es­té el PD, se la abre al M5E: «Que­da ex­clui­da la co­la­bo­ra- ción con el PD. To­do lo de­más es po­si­ble», ha di­cho el lí­der li­guis­ta. Es­ta afir­ma­ción es­tá en las an­tí­po­das de lo que pien­sa el lí­der de For­za Ita­lia, Sil­vio Ber­lus­co­ni, alia­do de Sal­vi­ni en la coa­li­ción de de­re­chas. Pa­ra Ber­lus­co­ni, es plau­si­ble «un go­bierno de cen­tro­de­re­cha con el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co apo­yan­do cier­tas me­di­das», se­gún se­ña­ló ayer en la asam­blea de los nue­vos par­la­men­ta­rios de su par­ti­do. So­bre la aper­tu­ra al M5E, a cu­yos lí­de­res ha ca­li­fi­ca­do de «anal­fa­be­tos» que «en el 85% de los ca­sos nun­ca tra­ba­ja­ron», su po­si­ción es ro­tun­da: «He abier­to la puer­ta pa­ra echar­los». Se vuel­ve así a po­ner de ma­ni­fes­tó la ten­sión en­tre Ber­lus­co­ni y Sal­vi­ni, dos lí­de­res que se odian mu­tua­men­te.

Preo­cu­pa­ción en Eu­ro­pa

Desde Eu­ro­pa y en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros se es­tá a la es­pe­ra de los pri­me­ros pa­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos de los ven­ce­do­res. El mi­nis­tro sa­lien­te de Eco­no­mía, Pier Car­lo Pa­doan, ha sub­ra­ya­do las in­cóg­ni­tas en la re­la­ción en­tre Ita­lia y Eu­ro­pa: «Me han pre­gun­ta­do (en la UE) qué su­ce­de­rá en Ita­lia y les he res­pon­di­do que no lo sé», ma­ni­fes­tó Pa­doan, aña­dien­do que «Mos­co­vi­ci –co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos de la UE– ci­tó a Ita­lia co­mo ele­men­to de in­cer­ti­dum­bre». A Pa­doan le ha res­pon­di­do du­ra­men­te Di Maio acu­sán­do­lo de «irres­pon­sa­ble» y de que­rer «en­ve­ne­nar los po­zos». El M5E y Di Maio es­tán en pro­ce­so de me­ta­mor­fo­sis, mos­tran­do mo­de­ra­ción. Por eso les irri­ta que al­guien co­mo Pa­doan, res­pe­ta­do en Eu­ro­pa, pon­ga el acento en las in­cóg­ni­tas so­bre la es­tra­te­gia de Di Maio y Sal­vi­ni.

REUTERS

Lui­gi di Maio, lí­der del M5E

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.