Un ví­deo con­tra San­ta­ma­ría dis­pa­ra la tensión en el PP

∑Re­cha­zo «fron­tal» de Pablo Ca­sa­do a «cual­quier ata­que» ha­cia com­pa­ñe­ros del par­ti­do, mien­tras que Ay­llón ve el «ner­vio­sis­mo de los per­de­do­res»

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - MA­RIANO CA­LLE­JA MA­DRID

El ví­deo du­ra dos mi­nu­tos y 18 se­gun­dos, y es un ata­que di­rec­to a la can­di­da­tu­ra de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, y a al­gu­nos de sus apo­yos más em­ble­má­ti­cos den­tro del PP. «Cuén­ta­nos có­mo vais a re­no­var­nos», di­ce la cin­ta, con imágenes de fon­do de Ja­vier Are­nas, Cris­tó­bal Mon­to­ro, Ce­lia Vi­lla­lo­bos y, co­mo bro­che fi­nal, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. El ví­deo subió la tem­pe­ra­tu­ra de la cam­pa­ña del PP al má­xi­mo, y Pablo Ca­sa­do se vio obli­ga­do a acla­rar que su can­di­da­tu­ra no te­nía na­da que ver con esa cin­ta «anó­ni­ma», que ade­más le pro­du­cía un «re­cha­zo fron­tal» por ata­car a com­pa­ñe­ros del par­ti­do. Jo­sé Luis Ay­llón, del equi­po de Sáenz de San­ta­ma­ría, apun­tó a sus ri­va­les co­mo res­pon­sa­bles: «Es el ner­vio­sis­mo de los per­de­do­res».

El PP vi­ve una ex­pe­rien­cia nue­va es­te ve­rano, la de las elec­cio­nes pri­ma­rias, aun­que no sean puras, que es­tá for­zan­do a mu­chos di­ri­gen­tes po­pu­la­res a to­mar par­ti­do, a mos­trar en pú­bli­co sus pre­fe­ren­cias y a ex­hi­bir dis­cre­pan­cias de fon­do. No es­tán acos­tum­bra­dos, y los ner­vios se disparan a una se­ma­na de ele­gir al su­ce­sor de Ra­joy. En es­te con­tex­to, bas­ta un ví­deo pa­ra que sal­te la chis­pa y se for­me un au­tén­ti­co in­cen­dio, co­mo ocu­rrió ayer.

El ví­deo no pa­re­ce ca­se­ro, ni es co­mo los que ha­bían pu­bli­ca­do has­ta aho­ra las can­di­da­tu­ras, sen­ci­llos y bá­si­cos. Con la mú­si­ca de fon­do de «Cuén­ta­me», y tras el ró­tu­lo de «Cuén­ta­me có­mo vais a re­no­var­nos», em­pie­zan a des­fi­lar al­gu­nos de los apo­yos que tie­ne Sáenz de San­ta­ma­ría. El pri­me­ro, Ja­vier Are­nas, que en la can­di­da­tu­ra de Ca­sa­do se apun­ta co­mo cla­ve de la vic­to­ria ro­tun­da de la ex vicepresidenta en Andalucía en la pri­me­ra vuel­ta de es­te pro­ce­so in­terno del PP. La pri­me­ra ima­gen de Are­nas se re­mon­ta a 1979, ya en política, y des­pués pa­sa por dis­tin­tas fa­ses, sin ol­vi­dar aque­lla fo­to con el lim­pia­bo­tas, que tan­to da­ño le hi­zo a él y al PP. Sus imágenes lle­gan has­ta 2012 y 2017, en Andalucía.

Ac­to se­gui­do apa­re­ce Ce­lia Vi­lla­lo­bos, que es­tá vol­ca­da tam­bién en apo­yar a So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y en ata­car a Ca­sa­do. La ex vicepresidenta evi­ta los ata­ques di­rec­tos a sus con­trin­can­tes, y ese pa­pel pa­re­ce ha­ber­lo asu­mi­do a la per­fec­ción la política ma­la­gue­ña, quien aca­ba de acu­sar a Ca­sa­do de que­rer con­ver­tir al PP «en una sec­ta». El re­pa­so al his­to­rial de Vi­lla­lo­bos en el ví­deo no ol­vi­da aquel mo­men­to mí­ti­co en el que des­acon­se­jó «el cal­do de hue­so de va­ca», ni el día que fue sor­pren­di­da ju­gan­do al «candy crush» en el Con­gre­so, ni tam­po­co su fé­rrea de­fen­sa del abor­to.

El ter­ce­ro del ví­deo es Cris­tó­bal Mon­to­ro, cu­ya ima­gen se re­la­cio­na con va­rias subidas de im­pues­tos a lo lar­go de los años. La cin­ta se cie­rra con una fo­to de la ex vicepresidenta y el

«So­lo se pue­de as­pi­rar a ser pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar si se tie­ne bien cla­ro que nun­ca pue­des ha­cer da­ño al PP», ad­vir­tió San­ta­ma­ría «To­dos los com­pa­ñe­ros cuen­tan con el apo­yo de es­ta can­di­da­tu­ra. Da­mos nues­tro apo­yo a los com­pa­ñe­ros que su­fren cual­quier ata­que anó­ni­mo»

tex­to: «Con la co­la­bo­ra­ción es­pe­cial de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría». Jus­to des­pués, el pro­pio Are­nas ase­gu­ra, en un ac­to pú­bli­co, que «los que es­ta­ban ha­ce 30 años no pue­den con­quis­tar el fu­tu­ro. Eso no pue­de ser y ade­más es im­po­si­ble».

«Ata­que anó­ni­mo»

El ví­deo fue una bom­ba en la cam­pa­ña del PP. El equi­po de Ca­sa­do se de­sen­ten­dió pú­bli­ca­men­te de él. En pri­va­do, fuen­tes pró­xi­mas al can­di­da­to no ocul­ta­ron que la cin­ta «lo ha­bía cla­va­do», y apun­ta­ron a que los au­to­res po­drían es­tar en el PP de Andalucía, en la par­te que se opo­ne a Are­nas. Las mis­mas fuen­tes re­cor­da­ron que tam­bién ha ha­bi­do ví­deos en con­tra de Ca­sa­do, co­mo el que pre­gun­ta­ba «dón­de es­tán las mu­je­res» del can­di­da­to.

Pe­ro el des­mar­que de Ca­sa­do no mi­ti­gó el fue­go, y su can­di­da­tu­ra tu­vo que sa­lir al pa­so con un co­mu­ni­ca­do en el que ex­pre­sa su «re­cha­zo fron­tal y enér­gi­co a cual­quier ac­ción que su­pon­ga un ata­que ha­cia cual­quier com­pa­ñe­ro del PP». «La can­di­da­tu­ra con­cu­rrió al con­gre­so con el fin de unir al par­ti­do y ha­cer un PP fuer­te que mi­re al fu­tu­ro. To­dos los com­pa­ñe­ros cuen­tan con el apo­yo de es­ta can­di­da­tu­ra. Que­re­mos tras­la­dar to­do nues­tro apo­yo a to­dos esos com­pa­ñe­ros que es­tén su­frien­do cual­quier ti­po de ata­que anó­ni­mo», sub­ra­ya.

Des­de Gue­cho, San­ta­ma­ría re­cor­dó que ella no ha di­cho «na­da ma­lo» de sus com­pa­ñe­ros y afir­mó que «so­lo se pue­de as­pi­rar a ser pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar si se tie­ne bien cla­ro que nun­ca pue­des ha­cer da­ño al PP».

Ja­vier Are­nas

Cris­tó­bal Mon­to­ro

EFE

San­ta­ma­ría y Ca­sa­do, en la ce­na del Gru­po Po­pu­lar, el mar­tes

Ce­lia Vi­lla­lo­bos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.