Puig­de­mont po­ne al fren­te de su ofi­ci­na a su ami­go his­to­ria­dor de­te­ni­do en Ale­ma­nia

∑ Alay co­bra­rá 99.337 eu­ros al año y es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por la Au­dien­cia Na­cio­nal

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - DA­NIEL TER­CE­RO BAR­CE­LO­NA

El Dia­rio Ofi­cial de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña (DOGC) pu­bli­có ayer la re­so­lu­ción de la Con­se­je­ría de la Pre­si­den­cia por la que se nom­bra a Jo­sep Lluís Alay «res­pon­sa­ble de la Ofi­ci­na del ex­pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont». De es­ta ma­ne­ra, el go­bierno ca­ta­lán pre­si­di­do por Quim To­rra po­ne en marcha –tras su vis­to bueno ad­mi­nis­tra­ti­vo– la ofi­ci­na que le co­rres­pon­de a Puig­de­mont, en tan­to que ex­pre­si­den­te au­to­nó­mi­co, y que es­te ha­bía so­li­ci­ta­do el pa­sa­do mes de ju­nio.

Alay se en­car­ga­rá de «di­ri­gir y or­ga­ni­zar las ta­reas de to­do el per­so­nal» de la ofi­ci­na, «or­ga­ni­zar y con­tro­lar los ac­tos, las au­dien­cias, las vi­si­tas y los via­jes del ex­pre­si­den­te», «ges­tio­nar y con­tro­lar el pre­su­pues­to asig­na­do» y «ha­cer ta­reas de pro­to­co­lo y de re­la­cio­nes con la pren­sa y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción». Y lo ha­rá co­bran­do 99.337, 84 eu­ros al año, que es el suel­do bru­to co­rres­pon­dien­te a los res­pon­sa­bles de las ofi­ci­nas de los expresidentes au­to­nó­mi­cos ca­ta­la­nes.

Ade­más, la ofi­ci­na de Puig­de­mont con­ta­rá con tres per­so­nas «ads­cri­tas», un co­che ofi­cial con chófer, «los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rios», y «una do­ta­ción pre­su­pues­ta­ria pa­ra los gas­tos de la ofi­ci­na», se­gún cons­ta en el de­cre­to au­to­nó­mi­co 195/2003, de 1 de agos­to, que de­jó pre­pa­ra­do Jor­di Pu­jol an­tes de aban­do­nar la pri­me­ra lí­nea política.

A lo que sí re­nun­ció –al me­nos de mo­men­to– Puig­de­mont es a co­brar un suel­do co­mo ex­pre­si­den­te. Le co­rres­pon­día el 80 % del suel­do que tu­vo co­mo pre­si­den­te (unos 146.000 eu­ros) y du­ran­te un año. Pe­ro, al con­se­guir su ac­ta de dipu­tado tras las elec­cio­nes del 21 de di­ciem­bre, con el co­rres­pon­dien­te suel­do, op­tó por re­nun­ciar a la pre­rro­ga­ti­va de ex­pre­si­den­te aun­que pre­su­mió de ha­ber­lo he­cho por­que se con­si­de­ra­ba, to­da­vía, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

Alay, ayu­dan­do en la fu­ga

Fuen­tes ofi­cia­les de la Ge­ne­ra­li­tat in­di­ca­ron ayer a ABC que la es­truc­tu­ra de la nue­va ofi­ci­na «to­da­vía no es­tá mon­ta­da» y que «en unos días» se co­no­ce­rán los de­ta­lles. En es­te sen­ti­do, la Ge­ne­ra­li­tat es­tá ne­go­cian­do con el Mi­nis­te­rio del In­te­rior que los Mos­sos d’Es­qua­dra pue­dan ha­cer­se car­go des­de ya y de ma­ne­ra ofi­cial de la se­gu­ri­dad de Puig­de­mont, es­tan­do es­te en Ale­ma­nia o Bélgica. Ade­más, tam­bién se con­fir­mó que la se­de fí­si­ca de la ofi­ci­na es­ta­rá en el Pa­la­cio Cen­te­lles, que tam­bién al­ber­ga la se­de del Con­se­jo de Ga­ran­tías Es­ta­tu­ta­rias, ór­gano con­sul­ti­vo so­bre la le­ga­li­dad de las nor­mas que afec­tan a la Ge­ne­ra­li­tat. Por lo tan­to, no ha­brá cos­te de al­qui­ler de la ofi­ci­na.

Aun­que, se­gún fuen­tes del Par­la­men­to ca­ta­lán con­sul­ta­das por es­te dia­rio, no es in­com­pa­ti­ble man­te­ner el ac­ta de dipu­tado con dis­fru­tar de las pre­rro­ga­ti­vas de ex­pre­si­den­te au­to­nó­mi­co, la for­ma­ción que lidera Inés Arri­ma­das (Cs) ha pe­di­do un informe ju­rí­di­co por­que con­si­de­ran que «es ile­gal co­la­bo­rar con un pró­fu­go de la Jus­ti­cia», apun­tan a ABC des­de la di­rec­ción del par­ti­do na­ran­ja.

Sin em­bar­go, al mar­gen de la fun­ción de una ofi­ci­na de un ex­pre­si­den­te que es­tá fu­ga­do de la Jus­ti­cia es­pa­ño­la y acu­sa­do de re­be­lión y mal­ver­sa­ción por par­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo, el nom­bra­mien­to de Alay tie­ne una de­ri­va­da política cla­ra ya que es­te era uno de los acom­pa­ñan­tes de Puig­de­mont cuan­do fue de­te­ni­do en Ale­ma­nia. Alay es una de las per­so­nas de la má­xi­ma con­fian­za del ex­pre­si­den­te au­to­nó­mi­co y, ac­tual­men­te, es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do en la Au­dien­cia Na­cio­nal, pre­ci­sa­men­te por pre­sun­ta­men­te co­la­bo­rar con un fu­ga­do de la Jus­ti­cia.

Ofi­ci­nas de expresidentes

Con la ac­ti­va­ción de la ofi­ci­na de Puig­de­mont, la Ge­ne­ra­li­tat asu­mi­rá el cos­te de cua­tro es­truc­tu­ras ad­mi­nis­tra­ti­vas co­rres­pon­dien­tes a ca­da uno de los expresidentes au­to­nó­mi­cos, me­nos Jor­di Pu­jol –quien re­nun­ció a la ofi­ci­na y al suel­do en 2014, tras con­fe­sar que ha­bía de­frau­da­do a Ha­cien­da du­ran­te años–.

Así, se­gún da­tos ofi­cia­les de 2017 –úl­ti­mo año ce­rra­do pre­su­pues­ta­ria­men­te– Ar­tur Mas co­bró 117.540,64 eu­ros y su ofi­ci­na (en el Pa­lau Ro­bert y de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca) tu­vo un gas­to de 54.266,26 eu­ros; la ofi­ci­na de Jo­sé Montilla (en la ave­ni­da Dia­go­nal, con un al­qui­ler de 96.281,83 eu­ros al año) des­ti­nó 42.604,4 eu­ros y el ex­lí­der del PSC no co­bró de la Ge­ne­ra­li­tat ya que es se­na­dor de de­sig­na­ción au­to­nó­mi­ca; y Pas­qual Ma­ra­gall co­bró 88.155,48, co­mo pen­sión vi­ta­li­cia (el 60 % del suel­do que tu­vo co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat) y su ofi­ci­na (en la ca­lle Bru­si, con un al­qui­ler de 12.072,47 eu­ros al año) tu­vo un cos­te de 30.301,64 eu­ros.

Cs ha pe­di­do un informe al con­si­de­rar que «es ile­gal co­la­bo­rar con un pró­fu­go de la Jus­ti­cia»

EFE

Alay (cen­tro), lle­gan­do a la Au­dien­cia Na­cio­nal, acom­pa­ña­do por sus abo­ga­dos, en ju­nio pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.