PE­DRO SÁN­CHEZ TIE­NE UN PLAN

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA -

An­tes de lan­zar­se a la piscina de la mo­ción de cen­su­ra, mien­tras me­día la altura del agua pa­ra no de­jar­se los pi­ños, Sán­chez pre­gun­tó a los in­de­pen­den­tis­tas cuál era el pre­cio que pe­dían por lle­var­le a La Mon­cloa. Se­gún mis es­pías pa­ra­gua­yos, la con­sul­ta dio pa­so a un plan de ac­ción di­vi­di­do en dos fa­ses con­se­cu­ti­vas.

En la pri­me­ra, de eje­cu­ción in­me­dia­ta, el ob­je­ti­vo era pro­pi­ciar un cli­ma de diá­lo­go que di­si­pa­ra los re­ce­los y las des­con­fian­zas sur­gi­dos tras la apli­ca­ción del 155. En la se­gun­da, pre­vis­ta pa­ra des­pués de las elec­cio­nes, se abor­da­ría de una vez por to­das lo que al­gu­nos lla­man la so­lu­ción política del con­flic­to y otros, me­nos ami­gos de com­po­nen­das eu­fe­mís­ti­cas, la ren­di­ción de­fi­ni­ti­va del Es­ta­do.

La idea de que es po­si­ble ce­le­brar al­gún ti­po de re­fe­rén­dum le­gal, no vin­cu­lan­te y au­to­ri­za­do por el Go­bierno, vuel­ve a ron­dar por la ca­be­za de Sán­chez. Mi­guel Ro­ca, uno de los tres po­nen­tes vi­vos de la Cons­ti­tu­ción de 1978, vol­vió a su­ge­rir esa sa­li­da, el mar­tes pa­sa­do, en un cur­so de ve­rano en El Es­co­rial.

De esa for­ma, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE re­cu­pe­ra el plan que le lle­vó a par­tir­se la ca­ra -y a per­der­la de ma­la ma­ne­raan­te el Co­mi­té Fe­de­ral de los cu­chi­llos lar­gos del 1 de oc­tu­bre de 2016. Ya es­tá cla­ro que el apa­ren­te arre­pen­ti­mien­to que des­pués le lle­vó a es­col­tar a Ra­joy du­ran­te la ti­mo­ra­ta apli­ca­ción del 155 no era sin­ce­ro. So­lo es­tra­té­gi­co.

Pa­ra lle­gar al po­der, cuan­do él pen­sa­ba que el úni­co ca­mino pa­ra con­se­guir­lo era el de las ur­nas, ne­ce­si­ta­ba dar­le a su elec­to­ra­do lo que es­te le pe­día: con­vic­cio­nes na­cio­na­les y com­pro­mi­so fir­me con la de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña. Pe­ro aho­ra no ne­ce­si­ta lle­gar al po­der. Ya es­tá allí. Y no es lo mis­mo ase­diar una for­ta­le­za que con­ser­var­la des­de den­tro.

Lo úni­co que pue­de des­ba­ra­tar sus pla­nes es que las pró­xi­mas elec­cio­nes le sal­gan tan mal que no pue­da re­edi­tar el pac­to Fran­kens­tein que le ha he­cho pre­si­den­te y ten­ga que sa­lir de La Mon­cloa por la mis­ma puer­ta tra­se­ra por la que en­tró. De ahí que trate de es­quil­mar el gra­ne­ro de vo­tos de Po­de­mos izan­do aque­llas ban­de­ras que Igle­sias re­cla­ma co­mo más su­yas que de na­die.

Sen­ten­cias fran­quis­tas, co­mi­sión de la ver­dad, asig­na­tu­ra de re­li­gión, es­cue­las con­cer­ta­das, len­gua­je in­clu­si­vo, con­sen­ti­mien­to ex­plí­ci­to en el se­xo, im­pues­tos a la ban­ca, in­cre­men­to del gas­to, con­tra­rre­for­ma la­bo­ral… En po­co más de un mes, el pre­si­den­te del Go­bierno ha ido ha­cien­do do­blar to­das las cam­pa­nas que to­can a re­ba­to en la iz­quier­da. Ne­ce­si­ta com­pen­sar con ese dis­cur­so ideo­ló­gi­co la pér­di­da de vo­tos que pue­da oca­sio­nar­le su de­li­rio te­rri­to­rial.

La efi­ca­cia de esa es­tra­te­gia la me­di­rán las en­cues­tas. De mo­men­to, los números cua­dran. El PSOE ha pa­sa­do de ser ter­ce­ra fuer­za a co­lo­car­se en ca­be­za gra­cias a los vo­tos que le lle­gan de Po­de­mos. No cons­ta, en cam­bio, que el gi­ro ca­ta­la­nis­ta le ha­ya su­pues­to mer­ma al­gu­na en­tre los apo­yos que le que­dan des­pués de los dos úl­ti­mos ba­ta­ca­zos elec­to­ra­les.

Así que una de tres: o los vo­tan­tes socialistas se han da­do cuen­ta del cam­bio de rum­bo y han de­ci­di­do no pe­na­li­zar­lo, o lo han pe­na­li­za­do me­nos de lo que han pre­mia­do los po­de­mi­tas pró­di­gos el gi­ro so­cial del nue­vo Go­bierno, o to­da­vía no se lo quie­ren creer y han sus­pen­di­do el cas­ti­go has­ta sa­lir de­fi­ni­ti­va­men­te de du­das

En to­do ca­so, a la tro­pa se­pa­ra­tis­ta le da ca­si igual. Por su­pues­to, pre­fie­ren que Sán­chez lle­gue a la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra con fuer­za su­fi­cien­te pa­ra eje­cu­tar la se­gun­da par­te del plan -y sin du­da le ayu­da­rán a con­se­guir­lo-, pe­ro a una ma­la sa­ben que aún pue­den su­bir el pre­cio de su con­tri­bu­ción al cli­ma de diá­lo­go que Sán­chez ha ele­gi­do co­mo es­cu­do de ar­mas de su man­da­to.

La úl­ti­ma reivin­di­ca­ción, tras la de­ci­sión de la jus­ti­cia ale­ma­na de pro­te­ger a Puig­de­mont de ma­les ma­yo­res, ha si­do la de ex­car­ce­lar a los po­lí­ti­cos pre­sos. Pin­cho de tor­ti­lla y ca­ña a que an­tes de Na­vi­dad la fis­cal ge­ne­ral lo so­li­ci­ta. Que lo con­si­ga o no de­pen­de del Su­pre­mo, don­de los sus­pi­ros de desáni­mo em­pie­zan a ser es­ten­tó­reos. Des­gra­cia­da­men­te, un po­der del Es­ta­do pue­de po­co si tie­ne en­fren­te a los otros dos.

Los números le cua­dran El PSOE ha pa­sa­do de ter­ce­ra a pri­me­ra fuer­za, con los vo­tos de Po­de­mos

EFE REUTERS

Na­dia Cal­vi­ño

La mi­nis­tra ha in­cre­men­ta­do el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit has­ta el 2,7% del PIB

Ma­ría Je­sús Montero

La mi­nis­tra de Ha­cien­da anun­ció una subida del te­cho de gas­to y un au­men­to de im­pues­tos a em­pre­sa­rios y ban­cos, ade­más de una «con­tra­rre­for­ma la­bo­ral»

JAI­ME GARCIA

Isa­bel Ce­laá

La ti­tu­lar de Edu­ca­ción quie­re eli­mi­nar los «efec­tos aca­dé­mi­cos» de la asig­na­tu­ra de re­li­gión, y el cri­te­rio de «de­man­da so­cial» en la edu­ca­ción con­cer­ta­da

AFP

Car­men Cal­vo

La vicepresidenta quie­re una re­for­ma lin­güís­ti­ca de la Cons­ti­tu­ción y fi­jar el «sí ex­plí­ci­to» pa­ra des­car­tar la vio­la­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.