LA FIS­CA­LÍA APUN­TA A JUNQUERAS CO­MO LÍ­DER DE LA RE­BE­LIÓN

Ul­ti­ma un es­cri­to de acu­sa­ción en el que nue­ve de los 18 pro­ce­sa­dos se­ce­sio­nis­tas se en­fren­ta­rían a pe­nas su­pe­rio­res a 15 años. La fis­cal ge­ne­ral de­be apro­bar el bo­rra­dor

ABC (1ª Edición) - - PORTADA - NATI VI­LLA­NUE­VA MA­DRID

La Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pre­mo tie­ne pre­vis­to pro­po­ner cer­ca de dos cen­te­na­res de tes­ti­gos pa­ra el jui­cio del 1-O, de los cua­les ca­si la mi­tad se­rán miem­bros de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do. En­tre ellos es­ta­rán el co­ro­nel de la Guar­dia Ci­vil Die­go Pé­rez de los Co­bos, res­pon­sa­ble del ope­ra­ti­vo po­li­cial que se pu­so en mar­cha du­ran­te el re­fé­ren­dum ile­gal del pa­sa­do 1 de oc­tu­bre. Tam­bién los miem­bros de la co­mi­sión ju­di­cial que se des­pla­zó a la Con­se­je­ría de Eco­no­mía pa­ra lle­var a ca­bo el re­gis­tro del 20 de sep­tiem­bre, en el que la le­tra­da de la ad­mi­nis­ta­ción de jus­ti­cia tu­vo que aban­do­nar el edi­fi­cio por la azo­tea, ya de ma­dru­ga­da, an­te la si­tua­ción de vio­len­cia alen­ta­da por los lí­de­res de la ANC y Óm­nium Cul­tu­ral, Jor­di Sàn­chez y Jor­di Cui­xart, res­pec­ti­va­men­te.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co tie­ne ya prác­ti­ca­men­te ul­ti­ma­do su es­cri­to de acu­sa­ción, que se di­ri­gi­rá con­tra 18 de los 25 di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas que fue­ron pro­ce­sa­dos por el juez Pa­blo Lla­re­na. Sal­vo im­po­si­ción en con­tra­rio por par­te de la nue­va fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Ma­ría Jo­sé Se­ga­rra, los cua­tro fis­ca­les del ca­so tie­nen pre­vis­to acu­sar a nue­ve de ellos por re­be­lión, en seis ca­sos en su mo­da­li­dad agra­va­da, al ab­sor­ber la re­be­lión el de­li­to de mal­ver­sa­ción que se impu­ta a to­dos los miem­bros del go­bierno au­to­nó­mi­co.

Pri­sión pre­ven­ti­va

Se tra­ta del ex­vi­ce­pre­si­den­te Oriol Junqueras, quien se en­fren­ta­ría a pe­nas de 25 a 30 años por la po­si­ción de li­de­raz­go que ocu­pa­ba res­pec­to a los de­más, y los ex­con­se­je­ros Jor­di Tu­rull, Jo­sep Rull, Joa­quim Forn, Raül Ro­me­va y Do­lors Bas­sa, pa­ra los que se po­drían pe­dir pe­nas de en­tre 15 y 25 años. To­dos ellos se en­cuen­tran en es­te momento en pri­sión pre­ven­ti­va.

Siem­pre se­gún el bo­rra­dor de los fis­ca­les del ca­so, otro gru­po de pro­ce­sa­dos se­rán acu­sa­dos por el ti­po bá­si­co de la re­be­lión (sin mal­ver­sa­ción): Car- me For­ca­dell, Jor­di Sàn­chez y Jor­di Cui­xart, si bien las pe­nas so­li­ci­ta­das pa­ra los dos úl­ti­mos po­drían va­riar si fi­nal­men­te se les con­si­de­ra je­fes (1525 años), man­dos sub­al­ter­nos (10-15 años) o sim­ples par­tí­ci­pes (5-10 años) en la re­vuel­ta se­ce­sio­nis­ta ile­gal.

Un ter­cer gru­po de en­cau­sa­dos lo for­man tres ex­con­se­je­ros a los que la Fis­ca­lía no pre­vé acu­sar de re­be­lión y sí de mal­ver­sa­ción: Me­rit­xell Bo­rràs, Car­les Mun­dó y San­tia­go Vi­la. Aun­que Lla­re­na les pro­ce­só tam­bién por desobe­dien­cia, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se in­cli­na por acu­sar­les só­lo por el des­vío de fon­dos pú­bli­cos. Se en­fren­tan a pe­nas de en­tre 6 y 8 años de cár­cel. Los que sí se­rán acu­sa­dos de desobe­dien­cia (no con­lle­va pri­sión) son los miem­bros de la Mesa que tra­mi­ta­ron las le­yes de des­co­ne­xión y la di­ri­gen­te de la CUP Mi­reia Bo­ya.

Ni Puig­de­mont ni los otros seis hui­dos se­rán ci­ta­dos no­mi­nal­men­te en el es­cri­to de la Fis­ca­lía al es­tar de­cla­ra­dos en re­bel­día.

Así co­mo en el ca­so de la ac­tua­ción del Par­la­ment no ha re­sul­ta­do com­pli­ca­do el aco­pio de prue­ba (la desobe­dien­cia en el Par­la­ment es­tá acre­di­ta­da con las pro­pias re­so­lu­cio­nes con­tra­rias al TC), no ha su­ce­di­do lo mis­mo con la mal­ver­sa­ción, que ha exi­gi­do un in­gen­te tra­ba­jo de re­vi­sión de to­do el gas­to de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra des­ta­par la uti­li­za­ción de fon­dos pú­bli­cos pa­ra la lo­gís­ti­ca del re­fe­rén­dum ile­gal.

Al ser­vi­cio de la con­sul­ta

Pe­se a que ha­bría bas­ta­do con acre­di­tar el des­vío de 250.000 euros pa­ra apli­car el sub­ti­po agra­va­do, la Fis­ca­lía ha­bría con­se­gui­do jus­ti­fi­car dos mi­llo­nes de euros, más cer­ca de 900.000 por el va­lor de uso de los 2.259 lo­ca­les que se uti­li­za­ron pa­ra la con­sul­ta. No obs­tan­te, en es­te pun­to los fis­ca­les del ca­so no van a exi­gir nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil a los acu­sa­dos del «pro­cés», pues el com­pe­ten­te pa­ra ha­cer­lo es el Tri­bu­nal de Cuen­tas, co­mo su­ce­dió con Ar­tur Mas y los pro­ta­go­nis­tas del 9-N con el jui­cio con­ta­ble ce­le­bra­do la se­ma­na pa­sa­da.

La Fis­ca­lía con­si­de­ra que el de­li­to de re­be­lión ha que­da­do

apun­ta­la­do en la ins­truc­ción y no cues­tio­na el com­po­nen­te de vio­len­cia que, a su jui­cio, exis­tió tan­to el 20-S, en la con­cen­tra­ción an­te la Con­se­je­ría de Eco­no­mía de la Ge­ne­ra­li­tat, co­mo el 1-O, día del re­fe­rén­dum ile­gal.

«Pa­ra la con­se­cu­ción del fin se­ce­sio­nis­ta, los que­re­lla­dos se va­lie­ron de la po­bla­ción en in­ce­san­tes ac­tos de in­su­rre­ción pú­bli­ca, des­obe­de­cien­do o re­sis­tien­do co­lec­ti­va­men­te la au­to­ri­dad le­gí­ti­ma del Es­ta­do, ocu­pan­do al efec­to ca­rre­te­ras, ca­lles o edi­fi­cios pú­bli­cos, y so­me­tien­do a los agen­tes de la au­to­ri­dad a un in­ce­san­te aco­so en ac­tos que al­can­za­ron di­men­sión su­fi­cien­te pa­ra col­mar el ele­men­to de vio­len­cia que re­quie­re el ti­po», sos­tu­vo ya la Fis­ca­lía en su que­re­lla de oc­tu­bre de 2017.

Co­mo era pre­vi­si­ble, las de­fen­sas de los pro­ce­sa­dos es­tán alar­gan­do los trá­mi­tes pre­vios a la ce­le­bra­ción del jui­cio oral. Tan­to que la pro­pia Sa­la Pe­nal ya ha atri­bui­do a dos pro­ce­sa­dos (a Junqueras y a Ro­me­va) «una es­tra­te­gia di­la­to­ria» con­tra­ria a «las más ele­men­ta­les exi­gen­cias de bue­na fe». En una pro­vi­den­cia del pa­sa­do 6 de oc­tu­bre los ma­gis­tra­dos re­cor­da­ron a los pro­ce­sa­dos que ya han am­plia­do has­ta en dos oca­sio­nes los pla­zos pa­ra la in­ter­po­si­ción de es­cri­tos y que han so­bre­pa­sa­do los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos por la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal.

Conclusión en breve

Una vez con­fir­ma­do el au­to de conclusión de su­ma­rio por par­te de la Sa­la Pe­nal, lo que pre­vi­si­ble­men­te su­ce­de­rá en los pró­xi­mos días, se da­rá tras­la­do a las acu­sa­cio­nes pa­ra que for­mu­len sus res­pec­ti­vos es­cri­tos de acu­sa­ción. Fis­ca­lía, Abo­ga­cía del Es­ta­do y Vox dis­pon­drán de un pla­zo de cin­co días pa­ra pre­sen­tar­los. Pos­te­rior­men­te lle­ga­rá el turno de las de­fen­sas, que tie­nen diez días pa­ra com­ple­tar es­te trá­mi­te.

Una de las cues­tio­nes que los pro­ce­sa­dos vol­ve­rán a po­ner en­ci­ma de la mesa, co­mo han he­cho du­ran­te to­da la ins­truc­ción, es la com­pe­ten­cia del Su­pre­mo pa­ra juz­gar los he­chos, una ale­ga­ción ten­drá que ser re­suel­ta an­tes de la ce­le­bra­ción del jui­cio oral (es pro­ba­ble que an­tes de Na­vi­dad) en una vis­ta con­vo­ca­da «ex­pro­fe­so» don­de las par­tes ex­pon­gan sus ar­gu­men­tos. Con es­ta cues­tión de pre­vio pro­nun­cia­mien­to so­lu­cio­na­da, y la po­si­bi­li­dad de de­ci­dir so­bre las de­más en sen­ten­cia, el jui­cio po­dría co­men­zar en enero con el in­te­rro­ga­to­rio de los acu­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.