La re­con­ci­lia­ción es el exi­lio

ABC (1ª Edición) - - ENFOQUE -

Lo acu­sa­ron de «di­vul­ga­ción de in­for­ma­ción fal­sa que cau­sa zo­zo­bra», lo de­tu­vie­ron cuan­do por­ta­ba un ti­ra­chi­nas y, tras huir a Co­lom­bia, ter­mi­nó por ser en­tre­ga­do al cha­vis­mo, que lo ha man­te­ni­do en pri­sión los úl­ti­mos cua­tro años. Fue la si­nies­tra Co­mi­sión de la Ver­dad, or­ga­nis­mo que dic­ta sen­ten­cia en un país en el que la Jus­ti­cia no pa­sa de ser una he­rra­mien­ta del cha­vis­mo, la que su­pues­ta­men­te recomendó su li­be­ra­ción. Ayer lle­gó a Es­pa­ña, sin tan si­quie­ra te­ner la opor­tu­ni­dad de des­pe­dir­se de su ma­dre, que en vano fue a es­pe­rar­lo a las puer­tas de la se­de del Se­bin, la po­li­cía po­lí­ti­ca de la ti­ra­nía bo­li­va­ria­na.

El des­tie­rro de Lo­rent Sa­leh for­ma par­te del sin­gu­lar «plan de re­con­ci­lia­ción» que pro­mue­ve el equi­po de Ma­du­ro, pa­ra quien la con­cor­dia pa­sa por la cár­cel, el si­len­cio o el exi­lio. Tras el ase­si­na­to del con­ce­jal opo­si­tor Fernando Al­bán, el cha­vis­mo lim­pia la san­gre y ma­qui­lla su ros­tro cri­mi­nal. Sa­leh ya es­tá li­bre, pe­ro ale­ja­do de su fa­mi­lia y fue­ra de su país, don­de aún hay cua­tro­cien­tos pre­sos po­lí­ti­cos. [IN­TER­NA­CIO­NAL]

FO­TOS: MA­NUEL TRILLO

El opo­si­tor Les­ter To­le­do abra­za a Lo­rent Sa­leh a su lle­ga­da ayer al ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas

Un gru­po de ve­ne­zo­la­nos re­ci­be con ban­de­ras y men­sa­jes de apo­yo a Sa­leh

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.