A Su ma­ne­ra

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Vic­to­ria Bra­quehais*

Je­sús, en el Evan­ge­lio, mi­ra con amor a las per­so­nas una a una, co­mo al jo­ven ri­co. Es­cu­cha a las per­so­nas una a una, co­mo a Bar­timeo, el cie­go al bor­de del ca­mino; pre­gun­ta por quién le ha to­ca­do en me­dio de un mon­tón de gen­te y ha­bla con la he­mo­rroí­sa; se fi­ja en Za­queo que se ha subido al ár­bol; aco­ge de co­ra­zón al buen la­drón que le su­pli­ca des­de la cruz…

Cuan­do en los años de la es­cla­vi­tud en el sur de los Es­ta­dos Unidos Ha­rriet Tub­man con­si­guió huir de las plan­ta­cio­nes de al­go­dón pa­ra ins­ta­lar­se en el nor­te, no se ol­vi­dó de sus her­ma­nos que su­frían la opre­sión, que eran hu­mi­lla­dos, gol­pea­dos y mal­tra­ta­dos. Y or­ga­ni­zó una red de ayu­da con la que con­si­guió sal­var a más de 400 per­so­nas. Co­mo di­ce la bra­si­le­ña Ma­ko­ta Val­di­na: «No soy des­cen­dien­te de es­cla­vos. Yo des­cien­do de se­res hu­ma­nos que fue­ron es­cla­vi­za­dos». Ese es el se­cre­to: fi­jar­se en las per­so­nas, en ca­da per­so­na.

Du­ran­te la ocu­pa­ción ale­ma­na, la en­fer­me­ra po­la­ca Ire­na Send­ler sal­vó a más de 2.500 ni­ños ju­díos. Uno a uno. El ci­clis­ta Gino Bar­ta­li sal­vó a ca­si 1.000 ju­díos con su bi­ci­cle­ta. Uno a uno, trans­por­tan­do sus do­cu­men­tos es­con­di­dos. Y en el cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz, Ma­xi­mi­li­ano Kol­be sin­tió el do­lor de aquel pa­dre de fa­mi­lia que iba a ser ajus­ti­cia­do, y se cam­bió por él.

En un tes­ti­mo­nio es­ca­lo­frian­te de Co­rea del Nor­te, una jo­ven­ci­ta con­ta­ba con lá­gri­mas en los ojos que, cuan­do cru­za­ba con su fa­mi­lia ha­cia Chi­na hu­yen­do del ho­rror del ré­gi­men, creía que su vi­da no le im­por­ta­ba a na­die. Por eso, al sen­tir des­pués có­mo la gen­te le es­cu­cha­ba y que­ría ayu­dar, se sin­tió con­mo­vi­da.

Cuan­do el do­lor se ha­ce más gran­de, cuan­do las his­to­rias de vi­da nos lle­gan por to­das par­tes y gol­pean nues­tro co­ra­zón, ayu­da sen­tir muy aden­tro que es uno a uno: es­te ni­ño, es­te en­fer­mo, es­ta ma­dre de fa­mi­lia, es­te an­ciano, es­te be­bé… Co­mo si no exis­tie­ra na­die más en el mun­do en es­te ins­tan­te. Y pa­ra vi­vir así, ne­ce­si­ta­mos re­zar. Ne­ce­si­ta­mos es­pa­cios pa­ra sa­ber­nos re­ci­bi­dos de Dios, pa­ra ex­pe­ri­men­tar lo mu­cho que nos quie­re, y pa­ra sen­tir ese mis­mo amor de Dios por ca­da uno de sus hi­jos que nos ha­rá aco­ger la vi­da co­mo vie­ne, sea co­mo sea, por­que así nos aco­ge Él. Co­mo lo sin­tió san Pa­blo: «Me amó y se en­tre­gó a la muer­te por mí. En­ton­ces po­dre­mos ha­cer lo mis­mo que Mo­mo, la pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la de Michael En­de: «Si al­guien creía que su vi­da es­ta­ba to­tal­men­te per­di­da y que era in­sig­ni­fi­can­te y que él mis­mo no era más que uno en­tre mi­llo­nes, y que no im­por­ta­ba na­da y que se po­día sus­ti­tuir con la mis­ma fa­ci­li­dad que una ma­ce­ta ro­ta, iba y le con­ta­ba to­do eso a la pe­que­ña Mo­mo, y le re­sul­ta­ba cla­ro, de mo­do mis­te­rio­so mien­tras ha­bla­ba, que tal co­mo era so­lo ha­bía uno en­tre to­dos los hom­bres y que, por eso, era im­por­tan­te a su ma­ne­ra, pa­ra el mun­do».

*Re­li­gio­sa de la Pu­re­za de Ma­ría. Mi­sio­ne­ra en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.