Uno de ca­da cinco ni­ños su­fre abu­sos se­xua­les

Al­re­de­dor de uno de ca­da cinco ni­ños es­pa­ño­les ha su­fri­do abu­so se­xual du­ran­te la in­fan­cia, y más de la mi­tad de los ca­sos se dan en el en­torno fa­mi­liar. Re­cién pu­bli­ca­do por Men­sa­je­ro, el li­bro In­fan­cias ro­tas, de la es­cri­to­ra Ma­ría Mar­tí­nez-Sa­gre­ra, rec

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Por­ta­da - Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar @csan­che­za­gui­lar

La ma­dre de Blan­qui­ta sa­bía que al­go ra­ro le pa­sa­ba a su be­bé. No ha­bía evi­den­cias fí­si­cas, no es­ta­ba en­fer­ma, y su ma­ri­do le hi­zo creer que era una neu­ró­ti­ca. Has­ta que des­cu­brió que el pa­dre abu­sa­ba de la hi­ja. Co­mo Blan­ca, al­re­de­dor de uno de ca­da cinco ni­ños en nues­tro país ha su­fri­do al­gu­na for­ma de abu­so se­xual, más de la mi­tad en el seno de la familia.

Blan­qui­ta

Ire­ne sa­bía que a su be­bé de po­cos me­ses, Blan­qui­ta, le pa­sa­ba al­go. No es­ta­ba en­fer­ma, pe­ro la ni­ña no era la mis­ma des­de que ella se re­in­cor­po­ró al tra­ba­jo. «Ni si­quie­ra duer­me cuan­do es­tá tran­qui­la en la cu­na, re­cha­za el pe­cho y es­tá per­dien­do pe­so. Llo­ra sin pa­rar, es­pe­cial­men­te cuan­do la ten­go en bra­zos. Mien­tras in­ten­to dar­le un bi­be­rón, su mi­ra­da es­tá le­ja­na. Pa­re­ce una ex­tra­ña, es co­mo si la hu­bie­sen cam­bia­do por otra ni­ña». La ma­dre pri­me­ri­za se sen­tía ab­sur­da apos­ta­da en la con­sul­ta del nue­vo pe­dia­tra que, aun­que com­pren­si­vo, la mi­ra­ba co­mo juz­gán­do­la por ser una neu­ró­ti­ca. Pe­ro una ma­dre «sa­be cuán­do pa­sa al­go ra­ro», aun­que des­pués de un ex­haus­ti­vo exa­men de la en­fer­me­ra, a la ni­ña apa­ren­te­men­te no le pa­sa­ba na­da.

Cuan­do ha­bló con su ma­ri­do so­bre el nue­vo mé­di­co, Jor­ge se en­fa­dó. «No pue­des to­mar la de­ci­sión de ir a otro pe­dia­tra sin con­sul­tar». Ade­más, a Blan­qui­ta «no le pa­sa na­da». No ha­cía fal­ta una se­gun­da opi­nión. Con su pa­dre co­mía bien, en sus bra­zos Blan­qui­ta es­ta­ba tran­qui­la. Ha­bían acor­da­do que él, ar­qui­tec­to, tra­ba­ja­ría en ca­sa por las ma­ña­nas pa­ra en­car­gar­se del be­bé mien­tras Ire­ne se re­in­cor­po­ra­ba a un pues­to de tra­ba­jo que le ha­bía cos­ta­do mu­cho es­fuer­zo al­can­zar. Cuan­do la ma­dre, an­gus­tia­da por una si­tua­ción que no com­pren­día muy bien, pe­ro que la alar­ma­ba, pro­pu­so de­jar de tra­ba­jar pa­ra es­tar con la ni­ña más tiem­po, pa­ra re­co­nec­tar con ella, la to­mó por lo­ca y se ne­gó. Ire­ne cre­yó a su ma­ri­do, se con­ven­ció de su lo­cu­ra, y aca­tó.

Fue el pe­dia­tra el que, tras un par de vi­si­tas de la pa­re­ja, de­tec­tó que al­go fa­lla­ba y re­co­men­dó a la ma­dre ab­ne­ga­da que un día, por sor­pre­sa, vol­vie­se a su ca­sa a des­tiem­po, du­ran­te la ma­ña­na com­par­ti­da en­tre pa­dre e hi­ja; ese tiem­po que Jor­ge tan­to se em­pe­ña­ba en man­te­ner in­tac­to. Al prin­ci­pio se ne­gó. Jor­ge era un pa­dre mo­dé­li­co: «Yo me ocu­po de Blan­qui­ta, ya es­tá bien de que las mu­je­res se ten­gan que sa­cri­fi­car pro­fe­sio­nal­men­te por los hi­jos. Ha lle­ga­do la ho­ra de que los pa­dres tam­bién nos in­vo­lu­cre­mos de ma­ne­ra real. ¿Aca­so no es hi­ja de am­bos?», de­cía él cons­tan­te­men­te. Las com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo de Ire­ne se mo­rían de la en­vi­dia por su ma­ri­do ca­ri­ño­so y so­lí­ci­to. Vol­ver a ca­sa pa­ra es­piar­le era fa­llar­le, era co­mo una in­fi­de­li­dad. Pe­ro el re­cha­zo cons­tan­te de su hi­ja le hi­zo to­mar la de­ci­sión.

Aque­lla ma­ña­na fa­tí­di­ca en que vol­vió a ca­sa du­ran­te la ma­ña­na, por sor­pre­sa, en­con­tró a Jor­ge des­nu­do y tum­ba­do en la ca­ma, con su ór­gano se­xual erec­to y le­che con­den­sa­da un­tan­do to­do su cuer­po. Y en­con­tró a su be­bé, tam­bién des­nu­di­ta, chu­pan­do la zo­na ba­ja del es­tó­ma­go de su pa­dre.

Eva

La dul­ce ni­ña en­fer­mi­za, la más que­ri­da por sus pa­dres, ha­bía cam­bia­do. «Era la pre­fe­ri­da, a la que to­dos mi­ma­ban y cui­da­ban con es­me­ro. En­can­di­la­ba a to­dos con sus enor­mes ojos re­don­dos». Pe­ro ha­cía va­rios años que al­go se ha­bía ro­to. «Es­pe­ra­ba a que to­dos se acos­ta­sen y, una vez en la ca­ma, se zam­bu­llía en­tre las sá­ba­nas y llo­ra­ba sin pa­rar has­ta que le do­lían los ojos y la gar­gan­ta». Cuan­do se ago­ta­ron las lá­gri­mas co­men­za­ron los do­lo­res de ca­be­za, tan in­ten­sos «que le pro­vo­ca­ban náu­seas, oje­ras pro­fun­das y fal­ta de ape­ti­to». Ni los rue­gos de su ma­dre, ni el en­fa­do de su pa­dre, que por pri­me­ra vez veía a su hi­ja de for­ma dis­tin­ta –una ni­ña ca­pri­cho­sa a la que ha­bían mi­ma­do en ex­ce­so–, con­si­guie­ron que me­jo­ra­se.

No so­lo em­peo­ró su sa­lud. «Se vol­vió iras­ci­ble y quis­qui­llo­sa, to­do se lo to­ma­ba co­mo una afren­ta per­so­nal», odia­ba y que­ría a sus pa­dres «a partes igua­les, pe­ro siem­pre ter­mi­na­ba mos­trán­do­les des­pre­cio. No lo po­día con­tro­lar». La ex­cu­sa de la ma­la

edad de la ado­les­cen­cia o al­gún que otro pro­ble­ma en el co­le­gio ofre­cían a sus pa­dres un mo­ti­vo con­vin­cen­te pa­ra tra­tar de en­ten­der los cam­bios tan pro­fun­dos en su hi­ja, aho­ra con el pe­lo ra­pa­do y

pier­cings por to­do el cuer­po.

El ve­rano se acer­ca­ba, y con él, el via­je a San­tan­der. A ca­sa del abue­lo, al que to­dos que­rían y ad­mi­ra­ban. Na­die com­pren­día por qué la ni­ña pa­li­de­cía cuan­do se nom­bra­ban las va­ca­cio­nes, por qué llo­ra­ba con ra­bia cuan­do nom­bra­ban al abue­lo. «¡No quie­ro vol­ver a ver­lo. Es ma­lo, muy ma­lo!», se atre-

vió a ver­ba­li­zar en una oca­sión. «Tu abue­lo sa­lió en nues­tra ayu­da sin pen­sar­lo cuan­do que­bró mi em­pre­sa. Si no lle­ga a ser por él, no sé qué ha­bría­mos he­cho, ade­más a ti te quie­re más que a na­die. No pien­so con­sen­tir una ma­la ca­ra al abue­lo ni un co­men­ta­rio más de es­te es­ti­lo. Si ha­blas de es­to con al­guien, las con­se­cuen­cias se­rán muy gra­ves», ame­na­zó su pa­dre.

Pre­fe­ría es­tar muer­ta que vol­ver allí. Ca­da ve­rano, des­de su más tier­na in­fan­cia, el vie­jo en­tra­ba en su ha­bi­ta­ción y se me­tía des­nu­do en su ca­ma. «Le de­cía que ese era su se­cre­to, que no se lo po­día con­tar a na­die por­que, de lo con­tra­rio, to­dos ten­drían ce­los». Fue su tío el que, alar­ma­do por el cam­bio de actitud de Eva, qui­so lle­gar al fon­do de la cues­tión que el res­to evi­ta­ba. Qui­zá de­ma­sia­do tar­de.

Án­ge­la

Jo­ven, gua­pa, con una ca­rre­ra bri­llan­te y en pro­ce­so de ser una de las me­jo­res pe­rio­dis­tas del país, Án­ge­la de­di­ca­ba to­do su tiem­po y es­fuer­zo a in­ves­ti­gar y es­cri­bir so­bre bullying, ci­be­ra­co­so, mal­tra­tos de pa­dres a hi­jos y vi­ce­ver­sa, ex­plo­ta­ción in­fan­til, des­apa­ri­cio­nes de ni­ños y trá­fi­co de ór­ga­nos. El su­fri­mien­to in­fan­til la ob­se­sio­na­ba. «Nues­tra hi­po­cre­sía nos im­pi­de ver, y más aún de­nun­ciar, las in­jus­ti­cias que se dan en nues­tro en­torno más cer­cano», ase­ve­ra­ba. No te­nía re­la­cio­nes so­cia­les, ex­cep­to dos ami­gos ín­ti­mos. Y pa­re­ja, ni plan­teár­se­lo. Cuan­do su ami­ga Mar le pre­gun­ta­ba por su familia, ella «se trans­for­ma­ba en un ser des­co­no­ci­do, con los ojos in­yec­ta­dos en san­gre y la bo­ca con­tor­sio­na­da. Se tor­na­ba en un ser dis­tan­te y opa­co, una mu­jer gris en­ce­rra­da en su mun­do. Al­go muy se­rio ten­dría que ha­ber su­fri­do pa­ra se­guir tan trau­ma­ti­za­da des­pués de tan­tos años». La res­pues­ta ver­bal de Án­ge­la se co­rres­pon­día con su cam­bio fí­si­co: «Mi familia que­dó atrás y ya no for­ma par­te de mi vi­da. Ellos no me quie­ren y yo no los ne­ce­si­to. No exis­ten».

Pe­ro cuan­do el amor lla­mó a su puer­ta, esa me­mo­ria blo­quea­da en su men­te co­men­zó a aflo­rar. No so­por­ta­ba el con­tac­to fí­si­co, por eso la in­ci­pien­te re­la­ción te­le­fó­ni­ca con Ale­jan­dro la ha­cía sen­tir que­ri­da, pe­ro no in­ti­mi­da­da. «De mi in­fan­cia so­lo re­cuer­do con ter­nu­ra a mi pa­ja­ri­to Pio­lín. Es co­mo si se hu­bie­sen bo­rra­do par­te de los re­cuer­dos», lle­gó a con­fe­sar­le en una oca­sión.

Un su­ce­so trau­má­ti­co con otra chi­ca, en su mis­ma si­tua­ción, tra­jo a su me­mo­ria aque­llo que su in­cons­cien­te se ha­bía em­pe­ña­do en guar­dar ba­jo la al­fom­bra: Pio­lín, su úni­co ami­go, se­ría ase­si­na­do a ma­nos de su tío si ella no le mas­tur­ba­ba. Te­nía 13 años cuan­do el her­mano de su ma­dre de­jó de en­se­ñar­le fo­tos por­no­grá­fi­cas y pa­só a «jue­gos de ma­yo­res». Así pa­só su ado­les­cen­cia, «lar­ga y re­pug­nan­te». Cuan­do cum­plió los 16, su tío anun­ció que se lle­va­ría a Án­ge­la a «un via­je es­pe­cial en el que se convertiría en mu­jer. A su ma­dre le pa­re­ció una idea fa­bu­lo­sa». Hu­yó de ca­sa y na­die, ja­más, vol­vió a sa­ber de ella.

Cuan­do cum­plió 16 años, su tío anun­ció que se lle­va­ría a Án­ge­la «a un via­je es­pe­cial en el que se convertiría en mu­jer. A su ma­dre le pa­re­ció una idea fa­bu­lo­sa»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.