¡No so­mos in­vi­si­bles!

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opi­nión - Pe­pa To­rres* *Red In­ter­la­va­piés

Mo­dou lle­va on­ce años en Es­pa­ña. Cuan­do subió en Tán­ger a la zó­diac con los que cru­zó los mal­di­tos 14 ki­ló­me­tros que se­pa­ran Ma­rrue­cos de Al­ge­ci­ras, te­nía una ob­se­sión. El nom­bre de dos ciu­da­des, Ma­drid y Bar­ce­lo­na, en­con­trar tra­ba­jo en ellas y en­viar di­ne­ro a su fa­mi­lia, pa­ra que sus her­ma­nos pu­die­ran ir a la es­cue­la y no aban­do­na­ran co­mo tu­vo que ha­cer él, que se mar­chó sien­do muy ni­ño a bus­car­se la vi­da en Da­kar.

En es­tos años su cu­rrícu­lo ha­bla de su lu­cha por la su­per­vi­ven­cia. En la épo­ca de bo­nan­za tra­ba­jó sin pa­pe­les, ha­cien­do tur­nos de no­che en una sub­con­tra­ta pa­ra una im­por­tan­te em­pre­sa de­di­ca­da a la cons­truc­ción. Cuan­do es­ta­lló la bur­bu­ja se que­dó sin em­pleo y bus­có tra­ba­jo co­mo tem­po­re­ro en la acei­tu­na en Jaén, en los ajos en Cuen­ca y en la fru­ta en Ca­ta­lu­ña. Siem­pre con sa­la­rios de mi­se­ria que no in­cluían hos­pe­da­je ni ma­nu­ten­ción.

En una de es­tas cam­pa­ñas fue tes­ti­go de la muer­te de un com­pa­ñe­ro. El pa­trón los des­pi­dió a to­dos y él de­ci­dió no vol­ver al cam­po. Aho­ra es ven­de­dor am­bu­lan­te a la vez que se pre­pa­ra pa­ra ser cui­da­dor de ma­yo­res. Nun­ca ha te­ni­do un con­tra­to co­mo el que la ley de ex­tran­je­ría es­pa­ño­la exi­ge pa­ra so­li­ci­tar su per­mi­so de re­si­den­cia, pe­se a que al­gu­nos de sus pa­tro­nos pro­me­tie­ron ha­cér­se­lo y por eso aguan­tó con­di­cio­nes mu­cho más du­ras que las del res­to de sus com­pa­ñe­ros con pa­pe­les. Mo­dou lle­va años en el mis­mo ba­rrio, par­ti­ci­pa en aso­cia­cio­nes de in­mi­gran­tes y en­tre­na al fút­bol ni­ños de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des.

Las mi­les de per­so­nas in­mi­gran­tes sin pa­pe­les que hay en en Es­pa­ña son un agu­je­ro ne­gro de vul­ne­ra­ción de de­re­chos hu­ma­nos y so­cia­les co­ti­diano. Por eso, des­de el 16 de di­ciem­bre un gru­po se ha ence­rra­do en la pa­rro­quia de San­ta An­na en Bar­ce­lo­na y ha ini­cia­do un huel­ga de ham­bre, por­que co­mo ellos mis­mos di­cen en su co­mu­ni­ca­do, «es­ta­mos har­tos de que se nos cri­mi­na­li­ce, irri­ta­dos por­que las ins­ti­tu­cio­nes no cum­plen sus pro­pias le­yes. Re­cla­ma­mos pa­pe­les sin con­tra­to, na­cio­na­li­dad sin exa­men ni ta­sas, ni dis­cri­mi­na­ción ni ex­plo­ta­ción». En Ma­drid, esos días, va­rios co­lec­ti­vos or­ga­ni­za­ron una con­cen­tra­ción de apo­yo al en­cie­rro. Mo­dou era uno de sus lí­de­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.