Los pa­sos «es­con­di­dos» tras los de Ma­ría y Jo­sé

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opi­nión -

Aque­lla no­che en Be­lén se pro­du­jo «una pe­que­ña aper­tu­ra pa­ra aque­llos que han per­di­do su tie­rra, su pa­tria, sus sue­ños; in­clu­so pa­ra aque­llos que han su­cum­bi­do a la as­fi­xia que pro­du­ce una vi­da en­ce­rra­da». El Pa­pa re­cor­dó du­ran­te su ho­mi­lía de la Mi­sa del Ga­llo los pa­sos «de Jo­sé y Ma­ría», en los que se «es­con­den tan­tos pa­sos», los de «fa­mi­lias en­te­ras que no eli­gen ir­se, sino que son obli­ga­dos a se­pa­rar­se de los su­yos, que son ex­pul­sa­dos de su tie­rra». En mu­chos ca­sos «esa mar­cha tie­ne so­lo un nom­bre: su­per­vi­ven­cia, so­bre­vi­vir a los He­ro­des de turno que pa­ra im­po­ner su po­der y acre­cen­tar sus ri­que­zas no tie­nen nin­gún pro­ble­ma en co­brar san­gre inocen­te».

Pe­ro hay es­pe­ran­za tras esos pa­sos que hu­yen. «Ma­ría y Jo­sé, los que no te­nían lu­gar, fue­ron los pri­me­ros en abra­zar a aquel que vie­ne a dar­nos car­ta de ciu­da­da­nía a to­dos». Por eso «es­ta­mos in­vi­ta­dos a com­par­tir la ale­gría de es­ta no­che, la ale­gría con la que a no­so­tros, pa­ga­nos, pe­ca­do­res, ex­tran­je­ros, Dios nos abra­zó en su in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia». Na­vi­dad, con­clu­yó, «es tiem­po pa­ra trans­for­mar la fuer­za del mie­do en fuer­za pa­ra una nue­va ima­gi­na­ción de la ca­ri­dad. La ca­ri­dad que no se con­for­ma sino que se ani­ma, en me­dio de ten­sio­nes y con­flic­tos, a ser “ca­sa del pan”, tie­rra de hos­pi­ta­li­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.