Cul­tu­ra: Ta­blas fla­men­cas en el Mu­seo

Tres años de es­tu­dios téc­ni­cos e in­ves­ti­ga­ción han he­cho po­si­ble Una co­lec­ción re­des­cu­bier­ta. Ta­blas fla­men­cas del Mu­seo Lá­za­ro Gal­diano. La ex­po­si­ción mues­tra es­ta tem­po­ra­da en Ma­drid (has­ta el 28 de enero) un to­tal de 73 obras de los maes­tros pri­mi­ti­vos

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opi­nión - Lu­cía Ló­pez Alon­so

Los co­mi­sa­rios de la mues­tra Una co­lec­ción re­des­cu­bier­ta. Ta­blas del Mu­seo Lá­za­ro Gal­diano, Di­dier Mar­tens, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Li­bre de Bru­se­las, y Am­pa­ro Ló­pez, con­ser­va­do­ra je­fe del Lá­za­ro Gal­diano, ofre­cen en ella los va­lio­sos fru­tos de un in­ten­so tra­ba­jo: la res­tau­ra­ción de im­por­tan­tes pie­zas, la rea­li­za­ción de más del 50 % de nue­vas atri­bu­cio­nes y, so­bre to­do, ha­ber sa­ca­do a la luz ca­si dos ter­cios de pin­tu­ra bra­ban­ti­na ocul­ta en el ha­ber de la co­lec­ción. Eduar­do Bar­ba, por úl­ti­mo, pre­sen­ta en el ca­tá­lo­go de es­ta ins­ta­la­ción, que se pue­de ver en el Lá­za­ro Gal­diano de Ma­drid has­ta el 28 de enero, un aná­li­sis ex­haus­ti­vo de las plan­tas que apa­re­cen en las re­pre­sen­ta­cio­nes abar­ca­das.

Pe­ro si es­ta pro­pues­ta ex­po­si­ti­va ha­ce vi­si­ble al­go, es que el ar­te no so­lo se pro­te­ge y des­cu­bre por in­ter­ce­sión de los in­fra­rro­jos y ra­dio­gra­fías de la cien­cia, sino gra­cias al en­tu­sias­mo de me­ce­nas, his­to­ria­do­res y co­lec­cio­nis­tas. De per­so­nas co­mo Pau­la Flo­ri­do y su ma­ri­do, Jo­sé Lá­za­ro Gal­diano, el edi­tor es­pa­ñol que com­pra­ba ar­te por­que le apa­sio­na­ba apren­der. Un ti­po ri­co que, en­tre 1902 y 1930, ad­qui­rien­do, apren­dien­do, se con­vir­tió en el úni­co co­lec­cio­nis­ta de la Es­pa­ña con­tem­po­rá­nea po­see­dor de un Bos­co.

Es­tas obras de los si­glos XV y XVI tam­po­co ha­brían so­bre­vi­vi­do sin la la­bor de las per­so­nas que con­for­ma­ron la Jun­ta de In­cau­ta­ción y Pro­tec­ción del Pa­tri­mo­nio Ar­tís­ti­co de prin­ci­pios de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la. Esos in­te­lec­tua­les que se en­car­ga­ron de sal­va­guar­dar el te­so­ro cul­tu­ral del pa­sa­do, pe­se a que ello no les li­bra­ría de la con­de­na al exi­lio. Un gru­po qui­zá no su­fi­cien­te­men­te reivin­di­ca­do por la mues­tra, aun­que mu­chas pie­zas que la con­for­man to­da­vía con­ser­ven la eti­que­ta de la jun­ta.

La tras­cen­den­cia y los sen­ti­dos

Si­guien­do las es­cue­las o centros de pro­duc­ción ar­tís­ti­ca, la ex­po­si­ción se di­vi­de en cua­tro partes. Una pe­que­ña car­to­gra­fía de ciu­da­des cen­troeu­ro­peas (Am­be­res, Bru­se­las, Bru­jas, Bol­du­que…) en las que la pro­duc­ción de los pri­mi­ti­vos fla­men­cos se fue tra­zan­do a ba­se de cru­ces, Cris­tos, ins­tru­men­tos de la Pa­sión… pin­ta­dos al tem­ple gra­so.

Des­de ese sen­ti­do re­li­gio­so, al es­pec­ta­dor le pue­de dar la im­pre­sión de que es­tas ta­blas fla­men­cas pu­die­ran ce­le­brar dos ma­ne­ras de en­ten­der el ar­te. Por un la­do, la de al­gu­nas pie­zas que bri­llan por­que su con­tem­pla­ción nos ha­ce des­cen­der de nues­tras cru­ces, por­que pro­vo­can en el ob­ser­va­dor una ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca que pro­du­ce go­zo. Co­mo las obras del Maes­tro de Fle­ma­lle (de fi­na­les del si­glo XIV) o el Re­po­so en la hui­da a Egip­to (Pin­tor de Am­be­res, fe­cha des­co­no­ci­da).

Los me­jo­res ejem­plos tal vez se en­cuen­tren en La vi­sión de la des­cen­den­cia de san­ta Eme­ren­cia en Mon­te Car­me­lo (Maes­tro Johan­nes, pri­mer ter­cio del si­glo XVI) y, có­mo no, en las

Me­di­ta­cio­nes de san Juan Bau­tis­ta (Hie­rony­mus Bosch, ca. 1495). Am­bas obras ex­pre­san una be­lle­za bo­tá­ni­ca y mis­te­rio­sa al mis­mo tiem­po. Que ca­da día es cor­to, y que hay que bus­car su tras­cen­den­cia, pe­ro dis­fru­tan­do tam­bién con los sen­ti­dos.

El ar­te que re­mue­ve con­cien­cias

En el la­do opues­to, es­ta­rían los au­to­res pa­ra los que el ar­te es al­go que nos ayu­da a pen­sar, aun­que no bri­lle. Una es­pe­cie de mon­te de los oli­vos en el que me­di­tar, y pre­gun­tar­se por la muer­te, la vi­da, los de­seos y los mie­dos. Des­de el Re­tra­to mor­tuo­rio de un

mon­je (Pie­ter Pour­bus, 1523-1584) a una ta­bla de una Vir­gen con el Ni­ño que por de­trás mues­tra una ca­la­ve­ra, la co­lec­ción reúne al­gu­nos ha­llaz­gos muy ori­gi­na­les.

Ejem­plos de pin­tu­ra in­ti­mis­ta –«des­ti­na­da a re­mo­ver las con­cien­cias», co­mo ase­gu­ra la co­mi­sa­ria–, en­tre los que des­ta­ca el des­cu­bri­mien­to del Maes­tro de las Me­dias Fi­gu­ras, un ge­nio que en el se­gun­do ter­cio del si­glo XVI le pu­so a una Vir­gen un fon­do ne­gro y unas ce­re­zas ro­jas en las ma­nos. Acer­cán­do­se al Re­na­ci­mien­to ita­liano, es­te ar­tis­ta tu­vo el acier­to de con­cen­trar esa fuer­za en ta­bli­tas de ocho por ocho cen­tí­me­tros. Cinco si­glos des­pués, el acier­to se­ría de Lá­za­ro Gal­diano, que se convertiría en su «pri­mer co­lec­cio­nis­ta sis­te­má­ti­co».

Y en­ton­ces lle­ga el en­cuen­tro con el Bos­co, y el es­pec­ta­dor des­cu­bre que no hay an­ti­guos y mo­der­nos, ni la­dos opues­tos, ni dos ver­da­des en­fren­ta­das ni so­lo dos ma­ne­ras de en­ten­der el ar­te. El Bos­co asom­bra por­que su pin­tu­ra pue­de su­mer­gir­nos en la re­fle­xión y a la vez di­luir­nos en el pla­cer de mi­rar. En una sa­la de la ex­po­si­ción, el mu­seo ex­hi­be sus Me­di­ta­cio­nes de

san Juan Bau­tis­ta jun­to a dos obras, per­te­ne­cien­tes a un se­gui­dor y a su ta­ller res­pec­ti­va­men­te: La Co­ro­na­ción

de es­pi­nas o In­ju­rias a Cris­to (ca. 1516)

y La vi­sión de Ton­dal (ca.1445-1516).

Pe­sa­di­llas en tiem­pos de ham­bre

En esa sa­la sus pro­di­gios de­jan atrás a los de los otros fla­men­cos. Así, en las In­ju­rias, lla­ma la aten­ción la mi­ra­da per­di­da y do­lo­ri­da de Cris­to en me­dio de sus ver­du­gos, cu­ya con­duc­ta los con­vier­te en ani­ma­les (sus bi­go­tes, sus mue­cas, su an­sia). O el per­fil del pa­ja­ri­to que le ob­ser­va, en­tre tran­qui­lo y cu­rio­so, co­mo el ros­tro del hom­bre en el que se apo­ya. En La

vi­sión de Ton­dal, por su par­te, des­ta­ca el ros­tro-mons­truo de ore­jas per­fo­ra­das, ar­qui­tec­tu­ra so­bre la que se tum­ba una mu­jer des­nu­da en cu­yo cuer­po se en­ros­ca, co­mo en cual­quier Bi­blia, una ser­pien­te, mien­tras un ave pa­re­ce dis­po­ner­se a azo­tar­la. Ese ros­tro cu­yos ojos son agu­je­ros por los que se cue­lan ali­ma­ñas. Cu­ya na­riz ex­pul­sa mo­ne­das, fren­te a otra, más pe­que­ña, que se ha con­ver­ti­do en flau­ta tra­ve­se­ra. En pri­mer plano, ex­tra­ñas tor­tu­ras evi­den­cian la de­gra­da­ción hu­ma­na. Al fon­do, un in­cen­dio en la ciu­dad.

Sí, las pe­sa­di­llas se su­ce­dían por­que ha­bía que bus­car au­xi­lio. Eran tiem­pos de co­mer­cio, pe­ro tam­bién de ham­bre, epi­de­mias y otros de­sas­tres. En la so­cie­dad no ha­bía pac­tos, sino súb­di­tos y so­be­ra­nos. En ese con­tex­to, sin em­bar­go, el Bos­co su­po ilu­mi­nar una mo­der­ni­dad que su­pera a la mu­chos que ven­drían des­pués. Y re­du­jo a ce­ne­fas de alas e his­to­rias con plan­tea­mien­to, nu­do y desen­la­ce las in­no­va­cio­nes de sus con­tem­po­rá­neos, esos pri­me­ros fla­men­cos que pin­ta­ron al tem­ple so­bre ta­bla. Fue más trans­gre­sor que los trans­gre­so­res.

Gra­cias a ese co­ra­je ex­pre­si­vo, hoy en­ten­de­mos por qué Lá­za­ro Gal­diano, aquel ti­po ri­co y cul­to que que­ría apren­der de lo que com­pra­ba, se em­pe­ñó en co­lec­cio­nar obras del Bos­co. Un mo­derno co­mo él. Y por qué en la his­to­ria del ar­te oc­ci­den­tal hay un an­tes y un des­pués de ese Bos­co y su ta­ller.

Fo­tos: Mu­seo Lá­za­ro Gal­diano

La vi­sión de Ton­dal, de El Bos­co

Me­di­ta­cio­nes de san Juan Bau­tis­ta, de El Bos­co

La vi­sión de la des­cen­cia de san­ta Eme­ren­cia, del Maes­tro Johan­nes. Re­tra­to mor­tuo­rio de un mon­je, de Pour­bus

La co­ro­na­ción de es­pi­nas o Las in­ju­rias a Cris­to, de un se­gui­dor del Bos­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.