Dios no nos aban­do­na

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Edi­to­ria­les -

En Na­vi­dad ce­le­bra­mos que Dios es­cu­chó a to­dos los hom­bres y mu­je­res de to­dos los tiem­pos, en el sen­ti­do de que le pe­dían una se­ñal pa­ra creer en la eter­ni­dad tras el mun­do. Y Dios es­cu­chó res­pon­dien­do de for­ma grandiosa: nos man­dó a su Hi­jo. Pe­ro lo ma­ta­mos. Ni tan si­quie­ra nos con­for­ma­mos,

pa­ra te­ner fe, con su Hi­jo he­cho hom­bre.

Pe­ro le­jos de cas­ti­gar­nos, con­vir­tió la Cruz de su Hi­jo en re­no­va­ción de la fe y ejem­plo de per­dón y mi­se­ri­cor­dia. Y tam­po­co nos va­le. Pe­ro Dios no nos aban­do­na nun­ca. Ca­da año al lle­gar la Na­vi­dad y a tra­vés de la Igle­sia que su Hi­jo edi­fi­có, es­pe­ra nues­tro

Há­ga­se, co­mo el de la Vir­gen Ma­ría.Que es­ta Na­vi­dad es­cu­che­mos al Hi­jo de Dios. De co­ra­zón, fe­liz Na­vi­dad. Jo­sé Luis Gar­dón Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.