De la frac­tu­ra… ¿a la re­con­ci­la­ción?

La in­cer­ti­dum­bre se man­tie­ne en Ca­ta­lu­ña tras las elec­cio­nes de ha­ce una se­ma­na que ra­dio­gra­fían una so­cie­dad frac­tu­ra­da prác­ti­ca­men­te por la mi­tad. El re­to más im­por­tan­te aho­ra es có­mo tan­to des­de la are­na po­lí­ti­ca co­mo des­de la so­cial se abor­da la nue­va

ABC - Alfa y Omega Madrid - - En por­ta­da - Fran Ote­ro @fra­no­te­rof

La so­cie­dad ca­ta­la­na ne­ce­si­ta po­ner pa­la­bras a la car­ga emo­cio­nal que so­por­ta des­de ha­ce unos años con el de­no­mi­na­do pro­cés, in­ten­si­fi­ca­da en los úl­ti­mos me­ses, en los que la Ge­ne­ra­li­tat con­fir­mó su desafío al Estado de De­re­cho; pri­me­ro, con la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum ile­gal y lue­go con la De­cla­ra­ción Uni­la­te­ral de In­de­pen­den­cia, la DUI, que pro­vo­ca­ron la apli­ca­ción, por par­te del Go­bierno de Ra­joy, del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la y la de­ten­ción, a car­go de la Jus­ti­cia, de miem­bros del Go­bierno ca­ta­lán y ac­to­res de la so­cie­dad ci­vil, al­gu­nos en pri­sión to­da­vía y otros en li­ber­tad ba­jo fian­za.

Una mon­ta­ña ru­sa de emo­cio­nes que pa­re­ce no lle­gar a su fin, des­pués del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de la se­ma­na pa­sa­da, en las que el blo­que so­be­ra­nis­ta man­tu­vo la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Par­la­ment aun­que nin­guno de los par­ti­dos que lo in­te­gra con­si­guió ser la pri­me­ra fuer­za, que fue por pri­me­ra vez un par­ti­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, Ciu­da­da­nos.

Así las co­sas, y con una par­ti­ci­pa­ción su­pe­rior al 80 %, la so­cie­dad que­da prác­ti­ca­men­te di­vi­di­da en dos, aun­que en vo­tos ab­so­lu­tos y en por­cen­ta­je son ma­yo­ría, aun­que li­ge­ra, los que no es­tán por la in­de­pen­den­cia. De he­cho, la frac­tu­ra so­cial, con las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas que ya vi­ve es­ta re­gión son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que ten­drá

que afron­tar un nue­vo Go­bierno. En es­te sen­ti­do, quien rei­na hoy es la in­cer­ti­dum­bre.

Peio Sán­chez, rec­tor de San­ta An­na, atien­de a Al­fa y Ome­ga jus­to 24 ho­ras des­pués de los co­mi­cios. Su ho­ja de ru­ta no se ve mo­di­fi­ca­da. Ha­ce unos me­ses se pro­pu­so sen­tar a per­so­nas de dis­tin­tas sen­si­bi­li­da­des e ideas en la mis­ma pa­ra que ha­bla­sen so­bre lo que ha­bían sen­ti­do. A día de hoy son sie­te gru­pos, in­te­gra­dos por ocho per­so­nas ca­da uno, los que pe­rió­di­ca­men­te se reúnen. «Hay per­so­nas muy sig­ni­fi­ca­ti­vas, cris­tia­nos y con res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas», ex­pli­ca Peio.

Ca­da en­cuen­tro tie­ne un mo­de­ra­dor que rea­li­za una pro­pues­ta de diá­lo­go per­so­nal en torno a vi­ven­cias. Por ejem­plo, ca­da par­ti­ci­pan­te ex­pli­ca o ana­li­za có­mo ha lle­ga­do a co­lo­car­se en la pos­tu­ra que aho­ra defiende des­de su his­to­ria per­so­nal, con los con­flic­tos que ha­ya po­di­do vi­vir y có­mo es­to ha afec­ta­do a su re­la­ción con los de­más. Del mis­mo mo­do se ha acu­di­do a tex­tos del Evan­ge­lio o de per­so­na­li­da­des co­mo Ghan­di pa­ra co­no­cer las im­pli­ca­cio­nes que pue­den te­ner en la vi­da dia­ria de es­tas per­so­nas.

La res­pues­ta de los par­ti­ci­pan­tes ha si­do el agra­de­ci­mien­to, pues han po­di­do com­par­tir lo que sien­ten en es­tos mo­men­tos y re­co­no­cer «que los otros que pien­san dis­tin­to tie­nen las mis­mas vi­ven­cias». Es de­cir, co­nec­tan más allá de las op­cio­nes po­lí­ti­cas, que pa­san a un se­gun­do plano.

Otro eje es el tra­ba­jo por la no vio­len­cia, con sus raí­ces cris­tia­nas y cí­vi­cas. Y es­to se tra­ba­ja, afir­ma Peio Sán­chez, por­que en la ac­tua­li­dad «las sa­li­das po­lí­ti­cas pre­sen­tan mu­chas li­mi­ta­cio­nes y pa­re­ce com­pli­ca­do que se pro­duz­can pac­tos y acuer­dos y, por tan­to, crez­ca la op­ción de la no vio­len­cia». Di­ce que se tra­ta de pre­ve­nir un dis­cur­so del odio que po­dría aca­bar en agre­sión, aun­que ad­vier­te de que es­te ini­cia­ti­va con­cre­ta de Igle­sia, co­mo otras que pue­dan sur­gir a ni­vel de so­cie­dad ci­vil, de­be apo­yar­se con ca­mi­nos ins­ti­tu­cio­na­les y po­lí­ti­cos de sa­li­da, por­que si no es así, «las he­ri­das se mul­ti­pli­can».

Ge­ne­rar con­cor­dia y es­pa­cios de en­cuen­tro, co­mo lo ha­ce la pa­rro­quia de San­ta An­na en Bar­ce­lo­na, ha si­do y es la pos­tu­ra que ha man­te­ni­do la je­rar­quía ecle­sial en los úl­ti­mos tiem­pos, sal­vo al­gu­na so­na­da ex­cep­ción co­mo la de los 400 sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos, mi­no­ría en­tre el cle­ro ca­ta­lán, que apo­ya­ron a tra­vés de un ma­ni­fies­to la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum.

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ta­rra­co­nen­se (CET) sub­ra­yó la ne­ce­si­dad de «avan­zar por el ca­mino del diá­lo­go y del en­ten­di­mien­to, del res­pe­to a los de­re­chos y las ins­ti­tu­cio­nes y de la no con­fron­ta­ción, ayu­dan­do a que nues­tra so­cie­dad se aun es­pa­cio de li­ber­tad y paz».

Tam­bién el car­de­nal ar­zo­bis­po de Bar­ce­lo­na, Juan Jo­sé Ome­lla, afir­mó en es­tas pá­gi­nas, en varias oca­sio­nes y mo­men­tos di­fe­ren­tes, que en Ca­ta­lu­ña caben to­dos y que «to­ca ca­mi­nar jun­tos y ver lo bueno que tie­nen unos y otros». El pre­si­den­te de la CET y ar­zo­bis­po de Ta­rra­go­na, Jau­me Pu­jol, sos­tu­vo que los pas­to­res de la Igle­sia «de­ben ser­vir a to­dos y no to­mar op­cio­nes po­lí­ti­cas».

La pos­tu­ra de la Igle­sia ca­ta­la­na, la de sus pas­to­res, tu­vo eco en los pro­nun­cia­mien­tos que des­de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal se rea­li­za­ron en los úl­ti­mos me­ses. Pri­me­ro, con la de­cla­ra­ción de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te del Epis­co­pa­do, leí­da per­so­nal­men­te por el car­de­nal Ri­car­do Bláz­quez, quien vol­vió so­bre la cues­tión en su dis­cur­so de aper­tu­ra de la úl­ti­ma Asam­blea Ple­na­ria de los obis­pos, en el que res­pal­dó la vuel­ta al or­den cons­ti­tu­cio­nal tras la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la por par­te del Go­bierno.

Con las elec­cio­nes del pa­sa­do 21 de di­ciem­bre, que han de­ja­do una fo­to­gra­fía, con ma­ti­ces, muy pa­re­ci­da a la an­te­rior, la in­cer­ti­dum­bre se man­tie­ne de ca­ra al fu­tu­ro. Pe­ro la apues­ta de la Igle­sia por la re­con­ci­lia­ción y la pa­ci­fi­ca­ción de las per­so­nas si­gue fir­me, pues de per­so­nas re­con­ci­lia­das pue­den sur­gir más fá­cil­men­te so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas pa­ra un pro­ble­ma que es­tá da­ñan­do gra­ve­men­te a la so­cie­dad.

AFP Pho­to / Pau Ba­rre­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.