Fren­te al is­la­mis­mo ra­di­cal, diá­lo­go y ciu­da­da­nía

ABC - Alfa y Omega Madrid - - En por­ta­da -

«Jun­tos afir­ma­mos la in­com­pa­ti­bi­li­dad en­tre la fe y la vio­len­cia, en­tre creer y odiar. Co­mo lí­de­res re­li­gio­sos, es­ta­mos lla­ma­dos a con­de­nar los in­ten­tos de jus­ti­fi­car cual­quier for­ma de odio en nom­bre de la re­li­gión». El Pa­pa pro­nun­ció es­tas pa­la­bras, el 28 de abril, en un es­ce­na­rio bien dis­pues­to: la Uni­ver­si­dad de Al-Az­har, en Egip­to, la prin­ci­pal ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca del is­lam su­ní. El via­je del Pa­pa a Egip­to pre­ten­día dar un es­pal­da­ra­zo al pro­ce­so de re­fle­xión den­tro del is­lam im­pul­sa­do por es­ta ins­ti­tu­ción, fuer­te­men­te vin­cu­la­da al Go­bierno egip­cio.

En fe­bre­ro, Al-Az­har ya ha­bía aco­gi­do a una de­le­ga­ción del Con­se­jo Pon­ti­fi­cio pa­ra el Diá­lo­go In­te­rre­li­gio­so. Po­cos días des­pués, or­ga­ni­zó una con­fe­ren­cia so­bre di­ver­si­dad, con­vi­ven­cia y ciu­da­da­nía en la que más de 600 de­le­ga­dos –in­clui­dos re­pre­sen­tan­tes del Con­se­jo de los Sa­bios Mu­sul­ma­nes (Emi­ra­tos Ára­bes) y del is­lam chii­ta– fir­ma­ron una De­cla­ra­ción de con­vi­ven­cia re­cí­pro­ca is­lá­mi­co­cris­tia­na que con­de­na el uso de la vio­len­cia en nom­bre de la re­li­gión y apues­ta por un con­cep­to de ciu­da­da­nía in­clu­si­va, sin dis­cri­mi­nar a los no mu­sul­ma­nes.

Es­ta pe­ti­ción coin­ci­de con la que lle­van años ha­cien­do fi­gu­ras co­mo el pa­triar­ca cal­deo de Ba­bi­lo­nia y prin­ci­pal lí­der cris­tiano de Irak, Luis Ra­fael Sa­ko: crear en los paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na Es­ta­dos lai­cos en los que to­dos los ha­bi­tan­tes, in­de­pen­dien­te­men­te de su cre­do –o de la ra­ma al is­lam a la que per­te­nez­can–, sean ciu­da­da­nos de pleno de­re­cho, con los mis­mos de­re­chos y de­be­res; y no, en el ca­so de los cris­tia­nos, una mi­no­ría pro­te­gi­da.

Es­ta apues­ta re­sul­ta cla­ve a la ho­ra de afron­tar la re­cons­truc­ción y re­con­ci­lia­ción en un Orien­te Me­dio que, en 2017, ha vis­to la de­rro­ta ca­si to­tal del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Jun­to a la ce­le­bra­ción, no fal­tan som­bras. A la ame­na­za de los te­rro­ris­tas que vuel­van a sus paí­ses de ori­gen se su­ma la in­cer­ti­dum­bre, mucho más in­me­dia­ta, del fu­tu­ro de los te­rri­to­rios li­be­ra­dos, co­di­cia­dos por su­ni­tas, chii­tas y kur­dos, ca­da gru­po con el res­pal­do de dis­tin­tas po­ten­cias re­gio­na­les y mun­dia­les.

La apues­ta de la Igle­sia por el de­re­cho a la ciu­da­da­nía de to­dos ha la­ti­do tam­bién en las pa­la­bras del Pa­pa a otra re­gión, el sud­es­te asiá­ti­co, re­pre­sen­ta­da por Myan­mar y Ban­gla­dés. No fal­tan allí los con­flic­tos ét­ni­cos y re­li­gio­sos –so­bre to­do en­tre mu­sul­ma­nes por un la­do y bu­dis­tas e hin­dúes por otro–, de los cua­les el más vi­si­ble es el de la mi­no­ría mu­sul­ma­na rohin­yá, fuer­te­men­te per­se­gui­da en Myan­mar y obli­ga­da a huir al ve­cino Ban­gla­dés por cien­tos de mi­les.

CNS

El Pa­pa Fran­cis­co jun­to al imán de Al Az­har, Ah­med Al-Ta­yeb, el 28 de abril du­ran­te su via­je a Egip­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.