«Que ca­da uno rin­da cuen­tas»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - En por­ta­da - M.M.L.

En el ca­so del car­de­nal Ro­drí­guez Ma­ra­dia­ga, Fran­cis­co ha se­gui­do una de las con­sig­nas de su pon­ti­fi­ca­do: la trans­pa­ren­cia. La Igle­sia quie­re luz y ta­quí­gra­fos por­que «es jus­to que ca­da uno dé cuen­tas de sus pro­pios com­por­ta­mien­tos». Son pa­la­bras del se­cre­ta­rio de Es­ta­do, car­de­nal Pa­ro­lin, en ju­lio, en re­la­ción con el jui­cio con­tra el ex­pre­si­den­te del hos­pi­tal pe­diá­tri­co Bam­bino Ge­sú Giu­sep­pe Pro­fi­ti. Su de­li­to, el des­vío de 422.000 eu­ros, su­pues­ta­men­te pa­ra la re­for­ma de la re­si­den­cia del car­de­nal Tar­ci­sio Ber­to­ne, que sal­tó a la luz du­ran­te el ca­so Va­ti­leaks. Es­to sus­ci­tó la aper­tu­ra de una in­ves­ti­ga­ción, que ter­mi­nó en jui­cio y con­de­na.

Den­tro de es­ta apues­ta de la San­ta Se­de, la re­for­ma fi­nan­cie­ra si­gue dan­do fru­tos. Mo­ney­val, ór­gano de con­trol del Con­se­jo de Eu­ro­pa, ha aplau­di­do las me­di­das im­plan­ta­das por el Va­ti­cano, aun­que ha la­men­ta­do que «aún no se ha­ya lle­va­do an­te los tri­bu­na­les nin­gún ca­so de blan­queo». El año ha aca­ba­do tam­bién con la sa­li­da del círcu­lo fi­nan­cie­ro va­ti­cano del ex au­di­tor ge­ne­ral de la San­ta Se­de Li­be­ro Mi­lo­ne –acu­sa­do de es­piar la vi­da pri­va­da de per­so­nal de la San­ta Se­de– y del nú­me­ro tres del ban­co va­ti­cano, Giu­lio Mat­tiet­ti.

Pe­ro la trans­pa­ren­cia no es so­lo eco­nó­mi­ca. En ju­nio la San­ta Se­de fa­vo­re­ció el re­gre­so a Aus­tra­lia del car­de­nal Geor­ge Pell, se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, pa­ra ser juz­ga­do por pre­sun­tos abu­sos se­xua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.