Aco­gi­da: ¿Dón­de es­tá tu co­ra­zón?

El sa­cer­do­te Se­gun­do Te­ja­do Mu­ñoz (Ma­drid, 1960) en­tró en 2003 en el Con­se­jo Pon­ti­fi­cio Cor Unum. Con la in­te­gra­ción de Cor Unum en el Di­cas­te­rio pa­ra el Ser­vi­cio Hu­mano In­te­gral ha pa­sa­do al mis­mo, y nom­bra­do sub­se­cre­ta­rio en ju­lio. Es tam­bién miem­bro de

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mun­do - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

El Pa­pa ha cen­tra­do la Jor­na­da Mun­dial de la Paz en los re­fu­gia­dos y mi­gran­tes. ¿Por qué nos ju­ga­mos la paz en aco­ger y ayu­dar a es­tas per­so­nas?

A es­tas y a cual­quier per­so­na. Por­que en la aco­gi­da se ve muy bien dón­de es­tá nues­tro co­ra­zón y si es­ta­mos dis­pues­tos o no a ser ope­ra­do­res de paz. El re­cha­zo al pró­ji­mo sig­ni­fi­ca que nos da mie­do, que te­me­mos que el otro ame­na­ce de al­gu­na ma­ne­ra nues­tra tran­qui­li­dad, nues­tro sis­te­ma. Es­ta ac­ti­tud es la que pro­vo­ca los con­flic­tos: cuan­do los pue­blos pien­san so­lo en sí mis­mos sin preo­cu­par­se de lo que su­ce­de a su al­re­de­dor.

2018 es el Año de la No Vio­len­cia. Fran­cis­co ya de­di­có a es­te te­ma la Jor­na­da de la Paz de 2017. ¿A qué res­pon­de su apues­ta?

El Pa­pa si­gue el Evan­ge­lio, que di­ce al­go dis­tin­to, aun­que con si­mi­li­tu­des, a lo que de­cía por ejem­plo Gand­hi. Cris­to no se opu­so al mal, no res­pon­dió a la vio­len­cia con vio­len­cia, sino per­do­nan­do, aman­do y dan­do la vi­da por quie­nes le ma­ta­ban. Es­to es re­vo­lu­cio­na­rio. Co­mo Igle­sia es­ta­mos lla­ma­dos a vi­vir­lo. Pe­ro apli­car­lo a la so­cie­dad no es fá­cil ni au­to­má­ti­co; no se pue­de obli­gar. Hay que dia­lo­gar y con­ven­cer con nues­tra vi­da de que es la úni­ca vía de aca­bar con la vio­len­cia.

Es­tos dos años, el Pa­pa ha vin­cu­la­do la paz a cues­tio­nes muy con­cre­tas.

Fran­cis­co ba­ja mu­cho al te­rreno de jue­go, pe­ro siem­pre con el Evan­ge­lio en la mano. Aun­que me da la im­pre­sión de que no es un hom­bre de mu­chas es­tra­te­gias, sino que él es así, de las co­sas con­cre­tas. Vi­ve las preo­cu­pa­cio­nes de la hu­ma­ni­dad y del hom­bre de hoy co­mo al­go pro­pio. Es nor­mal que la gen­te lo apre­cie.

En 2019 ha­brá Sí­no­do ex­tra­or­di­na­rio so­bre la Ama­zo­nia. Es­te mes ha­bla­ron de ello en el 25º aniver­sa­rio de la fun­da­ción Po­pu­lo­rum Pro­gres­sio pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Por qué la Ama­zo­nía?

Es una zo­na muy im­por­tan­te, un pul­món de la hu­ma­ni­dad. Y es ade­más una re­gión muy am­plia y di­fí­cil des­de el pun­to de vis­ta pas­to­ral. Ya ha ha­bi­do otros sí­no­dos so­bre zo­nas con­cre­tas, don­de hay que ha­cer un es­tu­dio cla­ro pa­ra lle­gar me­jor. La Igle­sia siem­pre ha es­ta­do y si­gue es­tan­do allí, pe­ro se tra­ta de ser más efi­ca­ces. El car­de­nal Bal­dis­se­ri, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sí­no­do de los obis­pos, nos ha­bló de lle­var a es­ta re­gión una preo­cu­pa­ción in­te­gral por el hom­bre. El hom­bre no es so­la­men­te una bo­ca que ali­men­tar, tie­ne una di­men­sión es­pi­ri­tual. La Igle­sia siem­pre lle­va es­te ca­rác­ter in­te­gral allí don­de va. Y es­ta es la preo­cu­pa­ción del Pa­pa en la zo­na de la Ama­zo­nía. Creo tam­bién que es­ta de­ci­sión da me­di­da de la aten­ción de es­te Pa­pa a lo con­cre­to, no so­lo a los gran­des te­mas. Des­de la fun­da­ción, nos he­mos ofre­ci­do pa­ra lo que se ne­ce­si­te, con nues­tra ex­pe­rien­cia de ayu­da a po­bla­cio­nes in­dí­ge­nas.

AFP Pho­to / An­drej Isa­ko­vic

In­mi­gran­tes ha­cen co­la a 15º gra­dos ba­jo ce­ro pa­ra re­ci­bir ali­men­tos en Bel­gra­do (Ser­bia), en enero de 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.