Uno de ca­da cin­co ni­ños

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Es­pa­ña -

El abu­so se­xual en la in­fan­cia «es una reali­dad en nues­tro mun­do ac­tual», ase­gu­ra Juan M. Gil Arro­nes, pe­dia­tra y miem­bro de la Co­mi­sión Pro­vin­cial de Me­di­das de Pro­tec­ción de Me­no­res de la Jun­ta de An­da­lu­cía en el epí­lo­go de In­fan­cias ro­tas, el li­bro re­cién pu­bli­ca­do por Men­sa­je­ro en el que Ma­ría Mar­tí­nez-Sa­gre­ra, es­cri­to­ra y ex­per­ta en abu­so in­fan­til, re­tra­ta es­tas tres his­to­rias. «Los ca­sos no son con­cre­tos, pe­ro es­tán re­crea­dos a par­tir de re­la­tos reales que he co­no­ci­do de pri­me­ra mano y ca­suís­ti­cas ex­traí­das de di­ver­sos es­tu­dios», se­ña­la Mar­tí­nez-Sa­gre­ra. El ám­bi­to ele­gi­do por la au­to­ra es la fa­mi­lia en los tres ca­sos por ser el más co­mún. Gil Arro­nes cons­ta­ta «en un 57,9 % de las oca­sio­nes el agre­sor es miem­bro de su fa­mi­lia y en un 32,9 % es el pro­pio pa­dre».

Se­gún el Con­se­jo de Eu­ro­pa, una de ca­da cin­co per­so­nas me­no­res de 18 años que vi­ven en paí­ses de nues­tro en­torno ha pa­de­ci­do al­gu­na for­ma de abu­so se­xual du­ran­te su in­fan­cia o ado­les­cen­cia, da­tos que coin­ci­den con los es­tu­dios del ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co En­ri­que Eche­bu­rúa, de 2006, en los que se es­ti­ma que en nues­tro país en­tre un 15 y un 20 % de me­no­res han su­fri­do al­gún ca­so de abu­so. «An­te es­tos da­tos, nues­tra pri­me­ra reac­ción pue­de ser de in­cre­du­li­dad o re­cha­zo, por­que nos re­sis­ti­mos a acep­tar que hoy día sea po­si­ble tan­ta bar­ba­rie, o de pasividad, por­que no po­de­mos asu­mir que exis­ta la mal­dad tan cer­ca de no­so­tros», ex­pli­ca el pe­dia­tra Gil Arro­nes. «Por eso he que­ri­do for­zar el diá­lo­go», aña­de Mar­tí­ne­zSa­gre­ra. «Si no re­co­no­ce­mos es­te pro­ble­ma no bus­ca­re­mos la so­lu­ción. Es­ta­mos des­tro­zan­do la in­fan­cia de es­tos ni­ños y tam­bién su edad adul­ta. Se­gún di­ver­sos es­tu­dios, es­tá com­pro­ba­do que al­re­de­dor de la mi­tad de los ni­ños abu­sa­dos desa­rro­lla­rá en el fu­tu­ro con­duc­tas an­ti­so­cia­les, el

25 % se­rá abu­sa­dor tam­bién y el res­to po­drá su­pe­rar la si­tua­ción pe­ro nun­ca ten­drá una vi­da ple­na».

Pa­ra la au­to­ra, di­cha so­lu­ción pa­sa por la for­ma­ción y la in­for­ma­ción: «Hay que sen­si­bi­li­zar a las per­so­nas de a pie y tra­ba­jar con los pro­fe­sio­na­les que es­tán día a día con los ni­ños. He da­do con­fe­ren­cias en co­le­gios don­de los pro­fe­so­res no te­nían ni idea de có­mo de­tec­tar un abu­so. Y en to­das las au­las hay ni­ños que su­fren es­te mal­tra­to». Lo mis­mo pa­sa «en las con­sul­tas mé­di­cas; los pe­dia­tras de­be­rían sa­ber re­co­no­cer las se­ña­les». Es­ta afir­ma­ción la com­par­te el miem­bro de la Co­mi­sión de Me­di­das de Pro­tec­ción de Me­no­res de la Jun­ta de An­da­lu­cía, que se­ña­la «que la de­tec­ción de in­di­ca­do­res de sos­pe­cha y la ade­cua­da asis­ten­cia ini­cial que pres­tan a los ni­ños que su­fren abu­so de­pen­de­rá del grado de for­ma­ción y de los re­cur­sos ins­ti­tu­cio­na­les po­si­bles».

Fi­nal­men­te, «nues­tro de­ber es re­cor­dar a las fa­mi­lias que no es­tán so­las y que es­to no es un asun­to que so­lu­cio­nar en la in­ti­mi­dad de la ca­sa, sino que es un asun­to ju­di­cial», aña­de Mar­tí­nez-Sa­gre­ra. «La ne­ga­ción de la cre­di­bi­li­dad y la fal­ta de ayu­da con­vier­ten a la víc­ti­ma en más víc­ti­ma, la vic­ti­mi­zan de nue­vo, por­que que­da pri­va­da de cual­quer es­pe­ran­za», con­clu­ye Gil Arro­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.