Me fío de Pe­dro

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - José Luis Res­tán

«El Pa­pa ya no es pop», ti­tu­la­ba con al­go de sor­na un va­ti­ca­nis­ta, co­men­tan­do la tor­men­ta pro­vo­ca­da por el ca­so Ba­rros, du­ran­te el via­je a Chi­le. Pa­re­ce co­mo si se hu­bie­se abier­to una com­puer­ta y mu­chos que ha­bían ala­ba­do sin fi­su­ras el rum­bo del pon­ti­fi­ca­do ver­tie­sen una ines­pe­ra­da amar­gu­ra so­bre el Pa­pa. Al co­ro de los in­dig­na­dos se han su­ma­do ca­be­ce­ras his­tó­ri­cas co­mo The New York Ti­mes o El País, pe­ro tam­bién me­dios ca­tó­li­cos co­mo el Na­tio­nal Cat­ho­lic Re­por­ter. La arre­me­ti­da de es­te úl­ti­mo con­tra Fran­cis­co ha pro­du­ci­do es­tu­pe­fac­ción, por­que se tra­ta de un pe­rió­di­co que siem­pre le ha en­sal­za­do co­mo pro­ta­go­nis­ta de un cam­bio re­vo­lu­cio­na­rio. Qui­zás sea ese el se­cre­to de es­ta his­to­ria. Hay mu­chos que nun­ca han desea­do ser con­fir­ma­dos por el Pa­pa, sino ser ellos quie­nes con­fir­ma­sen que el Pa­pa es­ta­ba en el ca­mino jus­to. Y co­mo Fran­cis­co no se ha ple­ga­do a su dic­ta­men, han ro­to la ba­ra­ja.

El Pa­pa lle­gó a Chi­le con una so­no­ra pe­ti­ción de per­dón por el da­ño irre­pa­ra­ble que al­gu­nos mi­nis­tros de la Igle­sia han cau­sa­do a per­so­nas inocen­tes, re­afir­mó su com­pro­mi­so ab­so­lu­to con la lí­nea de to­le­ran­cia cero mar­ca­da por Be­ne­dic­to XVI, y se en­con­tró con va­rias víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les a las que es­cu­chó, con las que re­zó y llo­ró. No te­ne­mos es­pa­cio pa­ra enu­me­rar to­das las ini­cia­ti­vas que la Igle­sia ca­tó­li­ca ha pues­to en mar­cha pa­ra com­ba­tir es­ta pla­ga. Se­gu­ra­men­te nun­ca se­rá su­fi­cien­te, por­que la po­si­bi­li­dad del mal per­ma­ne­ce trá­gi­ca­men­te abier­ta. Pe­ro es im­po­si­ble no te­ner la sen­sa­ción de que al­gu­nos ya ha­bían de­ci­di­do que to­do ese es­fuer­zo no va­le na­da. A Fran­cis­co le aca­ban de acu­sar de «ser par­te del pro­ble­ma», pe­ro re­cor­de­mos que unos lu­ná­ti­cos in­ten­ta­ron sen­tar en la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal a su pre­de­ce­sor.

Es im­po­si­ble que el Pa­pa no ha­ya es­tu­dia­do en pro­fun­di­dad el dos­sier del obis­po de Osorno, Juan Ba­rros, li­ga­do per­so­nal­men­te al sa­cer­do­te Fer­nan­do Ka­ra­di­ma, con­de­na­do por va­rios ca­sos de abu­so. Di­ver­sos gru­pos lle­van tiem­po exi­gien­do a Fran­cis­co que fuer­ce la sa­li­da de Ba­rros, acu­sa­do de ha­ber co­no­ci­do los ca­sos y ha­ber­los en­cu­bier­to, pe­ro él in­sis­te en que «no hay evi­den­cia de cul­pa­bi­li­dad» y por tan­to no ce­de a la pre­sión. Al­gu­nos di­cen que es­te Pa­pa se ha qui­ta­do la ca­re­ta; yo creo que son ellos quie­nes han que­da­do al des­cu­bier­to. Nun­ca han que­ri­do se­guir a «la San­ta Igle­sia de to­dos los días», con su glo­ria y sus he­ri­das, sino que han pre­ten­di­do que la Igle­sia se plie­gue a su pro­yec­to. Yo pre­fie­ro fiar­me de Pe­dro, una vez más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.