Un tra­go más di­fí­cil pa­ra to­dos

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - María Mar­tí­nez Ló­pez

No ha­ce mu­cho, una pa­cien­te del ser­vi­cio de On­co­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Lo­vai­na, en Bél­gi­ca, pi­dió re­pe­ti­das ve­ces la eu­ta­na­sia. «No que­ría ter­mi­nar su vi­da en la UCI, en­gan­cha­da a una má­qui­na, co­mo un ve­ge­tal». Lo cuen­ta a Al­fa y Ome­ga su médico, el doc­tor Be­noit Beu­se­linck. No tar­dó en tran­qui­li­zar­la, ex­pli­cán­do­le que la UCI y las me­di­das de so­por­te vi­tal ex­tra­or­di­na­rio no se uti­li­zan pa­ra pa­cien­tes ter­mi­na­les. Ella ex­cla­mó: «¡Ah, va­le, ya no quie­ro la eu­ta­na­sia!».

Es­ta anéc­do­ta ilus­tra, pa­ra el on­có­lo­go, uno de los prin­ci­pa­les efec­tos de la le­ga­li­za­ción de es­ta prác­ti­ca en su país, en 2002: «Los es­ló­ga­nes que pre­sen­tan la eu­ta­na­sia co­mo la so­lu­ción a una muer­te ho­rri­ble han he­cho que los pa­cien­tes ten­gan ca­da vez más mie­do» a un tran­ce que se les pre­sen­ta lleno de su­fri­mien­tos in­so­por­ta­bles.

A es­to se su­man las pre­sio­nes, cons­cien­tes o no, del en­torno. La exis­ten­cia de una sa­li­da fá­cil –afir­ma Beu­se­linck– no ha afec­ta­do, en ge­ne­ral, a la de­di­ca­ción y buen ha­cer del per­so­nal sa­ni­ta­rio. «Pe­ro sí nos han lle­ga­do per­so­nas cu­yos mé­di­cos les ha­bían re­co­men­da­do la eu­ta­na­sia, y las he­mos tra­ta­do con bue­nos re­sul­ta­dos. A una pa­cien­te, su uró­lo­go le di­jo que or­de­na­ra sus asun­tos por­que le que­da­ban seis me­ses. Ella se plan­teó la eu­ta­na­sia. Seis años des­pués, so­lo to­ma una pas­ti­lla al día, via­ja…».

Mu­chos en­fer­mos –con­ti­núa el on­có­lo­go– te­men ser una car­ga pa­ra sus fa­mi­lias a pe­sar de que es­tas, en ge­ne­ral, es­tán más que dis­pues­tas a cui­dar­los. La hi­ja de una pa­cien­te le di­jo llo­ran­do a su ma­dre que pe­día la eu­ta­na­sia: «Dé­ja­me cui­dar­te, co­mo tú a los abue­los». Pe­ro no siem­pre es así. Bien dis­tin­tas fue­ron las lá­gri­mas de otro pa­cien­te al es­cu­char a su nue­ra de­cir: «“Doc­tor, ¿y no po­dría él pe­dir la eu­ta­na­sia?”. “¿La quie­res?”, le pre­gun­té al sue­gro. “No, quie­ro que me ayu­de”».

Des­de la pri­me­ra con­sul­ta

Es­ta su­ma de fac­to­res es­tá de­trás de que los ca­sos de eu­ta­na­sia en Bél­gi­ca ha­yan pa­sa­do de 235 en 2003 a 2.022 –el 1,8 % de to­das las muer­tes– en 2015, úl­ti­mo año del que hay da­tos. De ellos, el 67 % fue en pa­cien­tes ter­mi­na­les; el 9,7 % –ocho ve­ces más que cin­co años atrás– en pa­cien­tes con múl­ti­ples pa­to­lo­gías pe­ro no ter­mi­na­les, y el 3 % por su­fri­mien­to psí­qui­co. So­lo el 40 % ha­bía si­do ase­so­ra­do so­bre pa­lia­ti­vos. Son al­gu­nos de los da­tos que el profesor Beu­se­linck y Ca­ri­ne Bro­chier, del Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo de Bio­éti­ca, han re­ve­la­do en el mar­co del I Se­mi­na­rio Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos y So­cia­les vs. Eu­ta­na­sia, or­ga­ni­za­do el 26 de enero en el Con­gre­so de los Dipu­tados por One of Us, las fun­da­cio­nes Jé­rô­me Le­jeu­ne y Va­lo­res y So­cie­dad, y la aso­cia­ción Fa­mi­lia y Dig­ni­dad Hu­ma­na.

En el Hos­pi­tal de Leu­ven no han vis­to que au­men­ten las pe­ti­cio­nes de eu­ta­na­sia. Eso sí, re­co­no­ce el on­có­lo­go, El on­có­lo­go Beu­se­linck re­cha­za la ima­gen de la eu­ta­na­sia co­mo una muer­te pa­cí­fi­ca. Al con­tra­rio: «Aña­de a la pro­pia si­tua­ción del pa­cien­te pro­ble­mas co­mo de­ci­dir cuán­do va a mo­rir o quién es­ta­rá pre­sen­te. Es­to im­pli­ca mu­cho es­trés pa­ra to­dos. La en­fer­me­ra je­fe de un cen­tro don­de han aten­di­do va­rios ca­sos me con­tó que nin­guno ha­bía si­do tran­qui­lo. A pos­te­rio­ri, mu­chos fa­mi­lia­res la­men­tan que la muer­te fue pre­ma­tu­ra, o de­ma­sia­do rá­pi­da y ela­bo­ran peor el due­lo». Tam­bién es una car­ga pa­ra el per­so­nal sa­ni­ta­rio. «In­clu­so a los mé­di­cos fa­vo­ra­bles a la eu­ta­na­sia les da mie­do apli­car la mu­chas ve­ces. Va­rios com­pa­ñe­ros ya no quie­ren ha­cer­las; les afec­ta du­ran­te se­ma­nas». Es­te pro­ble­ma ha lle­ga­do in­clu­so a al­gu­nos cen­tros de pa­lia­ti­vos que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la in­clu­yen. «En las ca­mas re­ser­va­das pa­ra eu­ta­na­sias in­gre­sa un pa­cien­te, mue­re y al día si­guien­te en­tra otro. La ta­rea de las en­fer­me­ras, bien for­ma­das y con vo­ca­ción de cui­dar que­da re­du­ci­da a pre­pa­rar al mo­ri­bun­do, es­tar con la fa­mi­lia y lim­piar». Mu­chas ter­mi­nan de­jan­do el tra­ba­jo.

«se pro­du­cen an­tes. A ve­ces, in­clu­so, en la pri­me­ra con­sul­ta». Son po­cas, dos o tres al mes, y la ma­yo­ría no lle­ga a tér­mino. La ra­zón: «Les da­mos una pers­pec­ti­va rea­lis­ta so­bre la muer­te, ex­pli­cán­do­les que en mu­chos ca­sos es tran­qui­la y que po­de­mos ali­viar el do­lor o la as­fi­xia. Tam­bién es cla­ve evi­tar el en­car­ni­za­mien­to te­ra­péu­ti­co, ayu­dar al en­fer­mo a en­con­trar sen­ti­do a la en­fer­me­dad y ser sin­ce­ro con él».

Si a pe­sar de to­do el pa­cien­te in­sis­te en su pe­ti­ción, el doc­tor Beu­se­linck le ex­pli­ca que él es ob­je­tor, y que el en­fer­mo no ten­drá pro­ble­ma en en­con­trar a un médico dis­pues­to a ello. Los ob­je­to­res no es­tán obli­ga­dos a re­mi­tir a los pa­cien­tes que quie­ren mo­rir a mé­di­cos proeu­ta­na­sia. Hay in­clu­so lis­ta­dos pú­bli­cos. «Mu­chos tie­nen bue­na in­ten­ción, no ac­túan de for­ma pre­ci­pi­ta­da y ofre­cen al pa­cien­te otras op­cio­nes», con­ce­de Beu­se­linck. Los hay in­clu­so en su hos­pi­tal, a pe­sar de los víncu­los his­tó­ri­cos de es­te cen­tro con una uni­ver­si­dad ca­tó­li­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.