Tib­hi­ri­ne, mo­nas­te­rio már­tir

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - José María Ba­lles­ter Es­qui­vias

El 27 de mar­zo de 1996, sie­te mon­jes fue­ron arres­ta­dos en su mo­nas­te­rio de Tib­hi­ri­ne por te­rro­ris­tas del Gru­po Is­lá­mi­co Ar­ma­do. El 23 de ma­yo fue­ron mar­ti­ri­za­dos. Era la trá­gi­ca cul­mi­na­ción de 150 años de exis­ten­cia de un mo­nas­te­rio que pa­de­ció los vai­ve­nes de la his­to­ria. Pe­ro tam­bién una señal de es­pe­ran­za: hoy si­gue ha­bien­do mon­jes en Tib­hi­ri­ne

La Igle­sia ha re­co­no­ci­do el mar­ti­rio de los mon­jes cis­ter­cien­ses Ch­ris­tian, Ch­ris­top­he, Luc, Mi­chel, Ce­les­tin y Bruno, se­cues­tra­dos por te­rro­ris­tas del Gru­po Is­lá­mi­co Ar­ma­do (GIA) en el mo­nas­te­rio de Tib­hi­ri­ne la no­che del 27 de mar­zo de 1996 y ase­si­na­dos 56 días más tar­de. ¿Por qué per­ma­ne­cie­ron has­ta el fi­nal, pe­se a las ame­na­zas ca­da vez más di­rec­tas, en unas zo­nas más aso­la­das por la gue­rra ci­vil ar­ge­li­na de la dé­ca­da de los 90?

La res­pues­ta la dio el en­ton­ces ar­zo­bis­po de Ar­gel, monseñor Hen­ri Tes­sier, al re­cor­dar la na­tu­ra­le­za de la mi­sión de los mon­jes en un ar­tícu­lo en abril de 1996, es de­cir, en pleno cau­ti­ve­rio: «Una vo­ca­ción pa­ra vi­vir la fi­de­li­dad cris­tia­na co­mo la exi­gen­cia de una fra­ter­ni­dad que bus­ca hermanos tan le­jos co­mo sea po­si­ble, in­clu­so allí don­de na­da en co­mún se po­día, a prio­ri, dis­cer­nir». Aña­día: «Vi­vir nues­tra vo­ca­ción cris­tia­na has­ta el co­ra­zón de su mis­te­rio, al tiem­po que se per­ma­ne­ce cer­cano y sen­ci­llo en la re­la­ción dia­ria con hermanos [en­tién­da­se los mu­sul­ma­nes] que ig­no­ran nues­tro se­cre­to. Ha­bía si­tua­do es­ta vo­ca­ción en la mon­ta­ña, en el silencio de Dios, tan­to las ta­reas de la vi­da cis­ter­cien­se co­mo la ge­ne­ro­si­dad de la aco­gi­da».

Una vo­ca­ción de la que los mon­jes ase­si­na­dos eran un es­la­bón más de una ca­de­na ini­cia­da en 1843, año en que la aba­día de Ai­gue­be­lle (en el es­te de Fran­cia) de­ci­dió en­viar a do­ce mon­jes pa­ra fun­dar una co­mu­ni­dad en el co­ra­zón de una Ar­ge­lia que las tro­pas ga­las ha­bían empezado a con­quis­tar tre­ce años an­tes. Se edi­fi­có un mo­nas­te­rio de no­ta­bles di­men­sio­nes, con ca­pa­ci­dad pa­ra alo­jar a un cen­te­nar de mon­jes: el ob­je­ti­vo era con­ver­tir­se en un lu­gar de re­fe­ren­cia pa­ra los cien­tos de mi­les de co­lo­nos que lle­ga­ban des­de la me­tró­po­li. La reali­dad es que en sus me­jo­res mo­men­tos los mon­jes no su­pe­raron la trein­te­na.

Lo que en prin­ci­pio pa­re­ce un in­cum­pli­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas se ex­pli­ca por los trá­gi­cos vai­ve­nes de la Des­de en­ton­ces, la exis­ten­cia de Tib­hi­ri­ne (que sig­ni­fi­ca jar­dín en be­re­ber) no ha si­do aje­na a los trá­gi­cos vai­ve­nes de la his­to­ria. El pri­mer epi­so­dio que pu­so a prue­ba a la co­mu­ni­dad cis­ter­cien­se fue el fe­roz an­ti­cle­ri­ca­lis­mo fran­cés de prin­ci­pios del siglo XX y que se plas­mó en Tib­hi­ri­ne con el cie­rre del mo­nas­te­rio du­ran­te más de tres dé­ca­das.

A pun­to de aban­do­nar

Vein­te años des­pués, la gue­rra de Ar­ge­lia mo­ti­vó el pri­mer se­cues­tro en el mo­nas­te­rio. Uno de los afec­ta­dos fue el her­mano Luc, médico de for­ma­ción y el más vie­jo de los mar­ti­ri­za­dos en 1996. En re­pre­sa­lia al arres­to del imán de Me­dea (el mu­ni­ci­pio al que per­te­ne­ce Tib­hi­ri­ne) por par­te del Ejér­ci­to fran­cés, los re­bel­des man­tu­vie­ron pre­sos du­ran­te va­rios días a los dos mon­jes en las mon­ta­ñas del Atlas. Has­ta que uno de ellos re­co­no­ció al médico bon­da­do­so que aten­día a to­dos sin ha­cer dis­tin­cio­nes de cre­do.

Ca­si peor fue­ron los pri­me­ros tiem­pos de la in­de­pen­den­cia: a pun­to es­tu­vo de ce­rrar­se el mo­nas­te­rio. No por la per­se­cu­ción. Más bien por el desáni­mo que cun­dió en una co­mu­ni­dad en la que que­da­ban úni­ca­men­te tres mon­jes. ¿Có­mo se po­dían sus­ci­tar vo­ca­cio­nes ar­ge­li­nas en esas con­di­cio­nes? Esa era la pre­gun­ta que pla­nea­ba so­bre los tra­pen­ses. La in­ter­ven­ción in ex­tre­mis del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ar­gel, monseñor Léon Du­val, im­pi­dió el aban­dono de lu­gar. La dé­ca­da de los se­ten­ta fue de re­la­ti­va tran­qui­li­dad, so­la­men­te per­tur­ba­da por un pro­yec­to gu­ber­na­men­tal que pre­ten­día prohi­bir la en­se­ñan­za re­li­gio­sa y que ter­mi­nó ca­yen­do en el ol­vi­do.

Los mon­jes (ya en­ca­be­za­dos por la enér­gi­ca fi­gu­ra del her­mano Ch­ris­tian) apro­ve­cha­ron es­tos años pa­ra in­ten­si­fi­car los víncu­los con los mu­sul­ma­nes. Con­tra­ta­ron a unos ha­bi­tan­tes lo­ca­les pa­ra ges­tio­nar las 14 hec­tá­reas que ro­dea­ban al mo­nas­te­rio y con ellos com­par­tie­ron las ga­nan­cias en pie de igual­dad. Pe­ro so­bre to­do crea­ron un fo­ro de diá­lo­go con mu­sul­ma­nes que se reunía con ca­rác­ter pe­rió­di­co y que con­vir­tió al her­mano Ch­ris­tian en un experto en re­la­cio­nes en­tre cris­tia­nis­mo e is­lam, sien­do con­sul­ta­do por las au­to­ri­da­des ecle­sia­les.

La gue­rra ci­vil que es­ta­lló en 1992 em­pe­zó a lle­var­se to­do es­te le­ga­do por de­lan­te. En la Na­vi­dad de 1993, te­rro­ris­tas del GIA se aden­tra­ron por pri­me­ra vez en el mo­nas­te­rio. El tem­ple del her­mano Ch­ris­tian les di­sua­dió de co­me­ter lo irre­pa­ra­ble. El cer­co, sin em­bar­go, se es­tre­cha­ba so­bre ellos. De­ci­die­ron que­dar­se, pe­se a las ad­ver­ten­cias. El 19 de mar­zo de 1995, el her­mano Luc es­cri­bió: «No hay ver­da­de­ro amor de Dios si no me­dia un con­sen­ti­mien­to sin re­ser­vas ha­cia la muer­te». Un año y ocho días des­pués em­pe­zó el mar­ti­rió que aho­ra re­co­no­ce la Igle­sia.

La co­mu­ni­dad de Tib­hi­ri­ne, sie­te de cu­yos miem­bros fue­ron mar­ti­ri­za­dos. Arri­ba a la iz­quier­da, el prior, Ch­ris­tian

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.