Ma­nos pa­ra cam­biar el mun­do

▼ El mi­sio­ne­ro Juan Pa­blo Ló­pez Men­día es uno de los pro­ta­go­nis­tas de la cam­pa­ña de Ma­nos Uni­das 2018

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Ri­car­do Ben­ju­mea

El mi­sio­ne­ro Juan Pa­blo Ló­pez Men­día aca­ba de re­gre­sar a La Rio­ja tras más de 20 años en Be­nín, apo­ya­do siem­pre por Ma­nos Uni­das. El cam­bio ha si­do es­pec­ta­cu­lar. La pro­vin­cia en la que ha vi­vi­do, Si­nen­dé, es hoy la úni­ca de las 77 del país don­de hay agua po­ta­ble en ca­da ca­sa. Tam­bién em­pie­za a lle­gar la elec­tri­ci­dad, gra­cias a las plan­chas fo­to­vol­tai­cas, un mo­de­lo que el Go­bierno quie­re ex­ten­der a to­do Be­nín. Los jó­ve­nes ya no tie­nen que mar­char­se por­que aho­ra, ya sí, hay tra­ba­jo pa­ra ellos. Y cris­tia­nos, mu­sul­ma­nes, ani­mis­tas de to­das las et­nias tra­ba­jan hom­bro con hom­bro ca­da vez que es ne­ce­sa­rio po­ner en mar­cha al­gún pro­yec­to en el pue­blo. Ma­nos Uni­das celebra su Jor­na­da Na­cio­nal con es­te rio­jano co­mo mo­de­lo de có­mo tra­ba­ja la ONG pa­ra el desa­rro­llo de la Igle­sia en Es­pa­ña.

Juan Pa­blo Ló­pez Men­día (Lo­gro­ño, 1963) iba pa­ra médico. Y pa­ra pa­dre de pro­le ex­ten­sa, si­guien­do dos arrai­ga­das tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res (hi­jo de un médico y de ma­dre en­fer­me­ra, en su ca­sa eran ocho her­ma­nos). Pe­ro to­do cam­bió cuan­do, al ter­mi­nar pri­me­ro de Me­di­ci­na, se fue con un gru­po de jó­ve­nes de la pa­rro­quia a Tai­zé. «El ca­so es que en una ora­ción me dor­mí, y al des­per­tar sen­tí que el Se­ñor me pe­día que lo de­ja­ra to­do».

Cuan­do, ya or­de­na­do, se «alis­tó» pa­ra la mi­sión, le des­ti­na­ron a Áfri­ca. Lle­gó a Be­nín sin co­no­cer una pa­la­bra del idio­ma lo­cal, el ba­ri­bá; tam­po­co el fran­cés, que fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción en­tre per­so­nas de dis­tin­tas et­nias. Por si fue­ra po­co, pa­só los pri­me­ros me­ses prác­ti­ca­men­te en­fer­mo to­do el tiem­po. Fue, vis­to con pers­pec­ti­va, «un co­mien­zo muy bo­ni­to» que le pu­so en su si­tio. Por­que «si no, uno se cree a ve­ces que los blan­cos lo sa­be­mos to­do. Hay que re­ba­jar­se. Pri­me­ro ne­ce­si­ta­mos ver y es­cu­char a la gen­te: sa­ber por qué ríen, por qué llo­ran, a qué dan im­por­tan­cia...».

Es­cu­char a las mu­je­res

El mi­sio­ne­ro en­con­tró pron­to un alia­do na­tu­ral en las mu­je­res. «Si te sien­tas a charlar con ellas sa­len los pro­ble­mas. Y si te sien­tas un po­co más de tiem­po apa­re­cen las so­lu­cio­nes».

Con el apo­yo de Ma­nos Uni­das con­si­guió po­ner en mar­cha en la pro­vin­cia va­rios ins­ti­tu­tos pú­bli­cos de se­cun­da­ria. Hoy hay unos 5.000 alum­nos ma­tri­cu­la­dos.

Tam­bién en co­la­bo­ra­ción con la Al­cal­día, otro de sus pri­me­ros pro­yec­tos con­sis­tió en abrir en ca­da pue­blo dis­pen­sa­rios y pa­ri­to­rios. «Las mu­je­res pa­rían con cu­ran­de­ras tra­di­cio­na­les. Me par­tía el co­ra­zón es­cu­char ca­da 15 días que al­gu­na ha­bía muer­to». Al­go similar su­ce­día con en­fer­me­da­des e in­fec­cio­nes muy sen­ci­llas que se com­pli­ca­ban con con­se­cuen­cias fa­ta­les.

Ca­da dis­pen­sa­rio es­tá hoy aten­di­do por per­so­nal con for­ma­ción pro­fe­sio­nal, su­per­vi­sa­do por el úni­co médico en ac­ti­vo en la pro­vin­cia. Es­tos dos re­cur­sos sa­ni­ta­rios han ser­vi­do tam­bién pa­ra que ca­da ni­ño ten­ga su cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to y su car­ti­lla de va­cu­na­ción. «Son co­sas muy sim­ples que cam­bian pro­fun­da­men­te la vi­da de la gen­te», di­ce Ló­pez Men­día.

El gran sal­to

«El agua fue el gran sal­to» en una re­gión don­de ape­nas llue­ve y no hay nin­gún río. «Las mu­je­res di­je­ron: “Que­re­mos agua bue­na, abun­dan­te y cer­ca­na”. Y yo me di­je: “ha­re­mos con se ha­cía an­tes en La Rio­ja, traer agua a las fuen­tes”».

Con la ayu­da del Ayun­ta­mien­to de Lo­gro­ño, bom­bea­ron y ca­na­li­za­ron aguas sub­te­rrá­neas des­de al­gu­nos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Jun­to a ca­da fuen­te se cons­tru­yó una le­tri­na, otra pe­que­ña gran re­vo­lu­ción que evi­tó mu­chas sor­pre­sas des­agra­da­bles en los pa­seos noc­tur­nos y tam­bién mor­de­du­ras de ser­pien­te.

El tra­ba­jo se hi­zo con dos al­ba­ñi­les. El res­to, per­so­nal vo­lun­ta­rio. De to­das las et­nias y re­li­gio­nes, un hi­to has­ta en­ton­ces nun­ca vis­to.

«Reuni­mos a to­da la po­bla­ción y les di­ji­mos: “Hay dos po­si­bi­li­da­des. Es­pe­ra­mos a que ha­ga es­to el Go­bierno (to­do el mun­do sa­bía que eso no iba a su­ce­der nun­ca), o lo ha­ce­mos no­so­tros. Pe­ro en­ton­ces, ma­nos a la obra”».

Un fon­ta­ne­ro de Ca­laho­rra pa­só un mes en la pa­rro­quia for­man­do a un gru­po pa­ra el mon­ta­je de la in­fra­es­truc­tu­ra del agua. Va­rias ONG, ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y em­pre­sas es­pa­ño­las apor­ta­ron su gra­ni­to de are­na. Vi­nie­ron unos elec­tri­cis­tas de Lo­gro­ño pa­ra ex­pli­car el fun­cio­na­mien­to de las pla­cas fo­to­vol­tai­cas pa­ra el bom­beo. Po­co a po­co han ido uti­li­zán­do­se tam­bién pa­ra que la luz ha­ya em­pe­za­do a lle­gar a ca­da ho­gar. Mu­chas vi­das se han sal­va­do des­de en­ton­ces en los par­tos noc­tur­nos. El mo­de­lo de la fo­to­vol­tai­ca se va ex­ten­dien­do al res­to del país, que ca­re­ce de una em­pre­sa eléc­tri­ca pro­pia y de­be re­cu­rrir a Ni­ge­ria o Gha­na. En enero, cuan­do to­ca pa­gar las fac­tu­ras, los cor­tes de luz en el país son ya una tra­di­ción.

«El agua se pa­ga. Muy po­ca can­ti­dad, pe­ro lo su­fi­cien­te pa­ra cu­brir gas­tos co­mo un pe­que­ño suel­do pa­ra dos cha­va­les en ca­da pue­blo que se en­car­gan del man­te­ni­mien­to y de re­pa­ra­cio­nes sim­ples. Lo que so­bra se des­ti­na a los fi­nes que de­ci­de la gen­te», ex­pli­ca el mi­sio­ne­ro.

Eso sig­ni­fi­ca tam­bién tra­ba­jo pa­ra los jó­ve­nes. Juan Pa­blo Ló­pez Men­día

re­cuer­da el ca­so de un chi­co, pri­me­ro de su clase en el ins­ti­tu­to, que un buen día de­ci­dió ir­se a Ni­ge­ria. «Se pien­san que eso es el oro y el mo­ro, cuan­do la reali­dad es que la vi­da que les es­pe­ra allí es du­rí­si­ma». Por eso ani­mó a la ma­dre a ir a bus­car­le. La mu­jer le al­can­zó a tiem­po y le lle­vó an­te el cu­ra, que veía có­mo sus pa­la­bras se es­tre­lla­ban con­tra un mu­ro. Así que de­ci­dió lle­var­le a ver las pla­cas

so­la­res. Y la sa­la de má­qui­nas. Le pre­sen­tó a los jó­ve­nes a car­go de to­do aque­llo. Y allí les de­jó con­ver­san­do… Al día si­guien­te, el mu­cha­cho vol­vió a las cla­ses.

Mu­chas ma­nos uni­das

Una de las ma­yo­res sa­tis­fac­cio­nes del mi­sio­ne­ro es que to­dos es­tos pro­yec­tos hoy ya «mar­chan so­los». Allí ha que­da­do un sa­cer­do­te de Bar­bas­tro,

pe­ro ca­da vez más re­ti­ra­do de los asun­tos del día a día del agua o la luz.

«La mi­sión de Fô-Bou­ré –con­clu­ye Juan Pa­blo Ló­pez Men­día– es un buen ejem­plo del cam­bio tan gran­de que se pue­de con­se­guir en unos po­cos años cuan­do al­guien acom­pa­ña a unas co­mu­ni­da­des. Tra­ba­jan­do en red, con mu­chas ma­nos uni­das pa­ra lo­grar un mis­mo ob­je­ti­vo: las nues­tras, des­de aquí, y las su­yas, allí. To­das in­dis­pen­sa­bles».

Die­go Ruiz Que­ma­da

Icíar de la Pe­ña/Ma­nos Uni­das

Una de las fuen­tes ins­ta­la­das gra­cias a la mi­sión de Fô-Bou­ré en la co­mu­na de Si­nen­dé (Be­nín)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.