El de­re­cho a una ca­ma

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Pe­pa To­rres*

Las pa­la­bras del Pa­pa Fran­cis­co me re­sul­tan ca­da vez más in­có­mo­das. Su úl­ti­ma car­ta, en la Jor­na­da Mun­dial de los Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos, de he­cho, me qui­ta ho­ras de sue­ño. No lo di­go en sen­ti­do me­ta­fó­ri­co, sino es­tric­ta­men­te li­te­ral. La gra­má­ti­ca de la so­li­da­ri­dad y la jus­ti­cia con las per­so­nas mi­gran­tes que nos ur­ge a prac­ti­car pa­sa por con­ju­gar vi­tal­men­te cua­tro ver­bos: aco­ger, pro­te­ger, de­fen­der e in­te­grar.

Más de 90 per­so­nas re­cién ve­ni­das de la frontera sur, al­gu­nos so­li­ci­tan­tes de asi­lo, es­tán dur­mien­do en la ca­lle an­te la inope­ran­cia y la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas en ofre­cer una al­ter­na­ti­va a su si­tua­ción y re­co­no­cer­les, co­mo mí­ni­mo, el de­re­cho a una ca­ma y la pro­tec­ción del frío en la no­che de Ma­drid.

Al­gu­nos co­lec­ti­vos co­no­cía­mos los he­chos y los he­mos ido de­nun­cian­do des­de la Pla­ta­for­ma Mi­gra al De­fen­sor del Pue­blo, al Mi­nis­te­rio de Em­pleo y al Ayun­ta­mien­to. Ha­ce unas se­ma­nas tam­bién em­pe­za­mos a es­tar con ellos cuer­po a cuer­po. Su si­tua­ción se nos hi­zo es­can­da­lo­sa­men­te in­to­le­ra­ble y, sin ce­sar la pre­sión a las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, de­ci­di­mos abrir nues­tras ca­sas a la aco­gi­da noc­tur­na. En­tre ellos per­so­nas de la Red In­ter­la­va­piés, San Car­los Bo­rromeo, Ser­ca­de, Aso­cia­ción Apo­yo y la ca­sa ge­ne­ral de las Apos­tó­li­cas del Co­ra­zón de Je­sús.

Des­de las nue­ve de la no­che van apa­re­cien­do en Ato­cha las per­so­nas que bus­can un lu­gar pro­te­gi­do pa­ra pa­sar la no­che. Mien­tras tan­to, la gen­te que sa­le del AVE cru­za la ca­lle con sus ma­le­tas, ab­sor­ta en sus pen­sa­mien­tos, acos­tum­bra­da a na­tu­ra­li­zar la ex­clu­sión y la cri­mi­na­li­za­ción de los mi­gran­tes, más aún si son ne­gros o del Ma­greb. La glo­ba­li­za­ción de la in­di­fe­ren­cia no es un es­ló­gan del Pa­pa, sino que es­tá car­ga­do de una den­sa reali­dad.

El car­tel de Bien­ve­ni­dos re­fu­gia­dos en la puer­tas de cen­tro cul­tu­ral Cen­troCen­tro nos pa­re­ce una bur­la an­te la si­tua­ción de es­tas per­so­nas. Lo mis­mo ocu­rre con los cua­tro ver­bos pro­pues­tos por el Pa­pa: si no lo lle­va­mos a la prác­ti­ca ha­bría que bo­rrar­los de las pá­gi­nas web de to­das las Igle­sias dio­ce­sa­nas. ¿Pa­ra cuán­do una res­pues­ta ecle­sial y ciu­da­da­na que afron­te la si­tua­ción? *Red In­ter­la­va­piés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.