Laura y Jor­ge, apa­sio­na­dos por la mi­sión

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Ra­fael Cob*

La fa­mi­lia mi­sio­ne­ra ad gen­tes siem­pre ha si­do un desafío gran­de pa­ra la Igle­sia. En nues­tra Igle­sia de Pu­yo siem­pre he­mos es­ta­do abier­tos a re­ci­bir a to­dos los que, con es­te es­pí­ri­tu mi­sio­ne­ro, han lla­ma­do a nues­tra puer­ta que­rien­do rea­li­zar una ex­pe­rien­cia mi­sio­ne­ra: sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos y tam­bién fa­mi­lias por un pe­rio­do de tiem­po que con­ve­nir.

No ha si­do fá­cil en­con­trar fa­mi­lias que es­tén dis­pues­tas a ve­nir a un te­rri­to­rio mi­sio­ne­ro co­mo el nues­tro, en me­dio de la sel­va ama­zó­ni­ca ecua­to­ria­na con to­das las li­mi­ta­cio­nes que ello lle­va con­si­go: ais­la­mien­to por fal­ta de ca­mi­nos, otra cul­tu­ra, ali­men­ta­ción, len­gua y cos­mo­vi­sión. Pe­ro nues­tro Vi­ca­ria­to ha te­ni­do la suer­te de te­ner pa­re­jas o fa­mi­lias que han ve­ni­do a tra­ba­jar de Es­pa­ña o Mé­xi­co pa­ra com­par­tir su fe con los más po­bres, mar­gi­na­dos y ale­ja­dos .

En­tre ellos Jor­ge y Laura, un ma­tri­mo­nio ejem­plar y edi­fi­can­te. Los dos son me­xi­ca­nos, pa­dres de fa­mi­lia que qui­sie­ron dar res­pues­ta al com­pro­mi­so de su fe co­mo cris­tia­nos ma­du­ros y adul­tos.

Jor­ge es el cris­tiano ma­du­ro, se­reno y re­fle­xi­vo y Laura to­da una maes­tra de la li­te­ra­tu­ra y ma­dre amo­ro­sa de sus hijas, mu­jer in­tui­ti­va que cap­ta la reali­dad y quie­re res­pon­der con pron­ti­tud y crea­ti­vi­dad de ar­tis­ta. Jor­ge, un pa­dre que pro­te­ge y acom­pa­ña con fi­de­li­dad y do­ci­li­dad, que vi­ve su fe con la pa­sión de que­rer ser mi­sio­ne­ro, de que­rer dar una res­pues­ta a la in­quie­tud que siem­pre tu­vo en su co­ra­zón y no ha­bía po­di­do rea­li­zar. Se­reno y re­fle­xi­vo, cues­tio­na y res­pon­de an­te la di­fi­cul­tad del mo­men­to con ha­bi­li­dad téc­ni­ca y ma­nual, pa­ra sa­lir al pa­so de la di­fi­cul­ta­des que se ge­ne­ran an­te la es­ca­sez y los desafíos, que evan­ge­li­za com­bi­nan­do lo prác­ti­co con lo pro­fun­do. Los dos te­nían una aven­tu­ra por de­lan­te: ser mi­sio­ne­ros. Dios, con su pro­vi­den­cia, se en­car­gó de pro­por­cio­nár­se­la y ellos de apro­ve­char la opor­tu­ni­dad.

Pri­me­ro lle­ga­ron a los ni­ños a tra­vés del pro­yec­to de la Lu­do­te­ca. Des­pués, a los jó­ve­nes, a tra­vés de cla­ses de va­lo­res y del de­por­te. Tam­bién lle­ga­ron a las fa­mi­lias con la Pa­la­bra de Dios. To­do fue ca­mino evan­ge­li­za­dor, to­do iba lleno de amor; bus­ca­ron ha­cer­lo visible y, ade­más, los dos jun­tos, in­se­pa­ra­bles, co­mo pa­re­ja que se com­ple­men­ta en su pen­sar y en su eje­cu­tar.

Fue­ron unos años don­de pu­die­ron apren­der y en­se­ñar, evan­ge­li­zar y ser evan­ge­li­za­dos. Se de­ja­ron que­rer y se die­ron en su ca­ri­ño a los más ne­ce­si­ta­dos. Por ello, hoy les da­mos de nue­vo las gra­cias por su tes­ti­mo­nio mi­sio­ne­ro, por su sa­cri­fi­cio he­cho en­tre­ga, en las ca­mi­na­tas por el lo­do y en el río, por su cer­ca­nía, sin­ce­ri­dad y es­pon­ta­nei­dad. Pue­den ser maes­tros pa­ra otras fa­mi­lias y pa­dres ge­ne­ro­sos. *Obis­po de Pu­yo. Ecua­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.