La fo­to

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Pe­dro J. Ra­ba­dán

Es­te lien­zo se ti­tu­la Hy­las y las nin­fas; el au­tor, el bri­tá­ni­co John Wi­lliam Wa­ter­hou­se, lo pin­tó en 1896. Qui­so re­pre­sen­tar a Hy­las, que se­gún la mi­to­lo­gía grie­ga era hi­jo del rey Tio­da­man­te, y cu­ya be­lle­za lle­vó a las nin­fas a rap­tar­le en ese ins­tan­te que ven. Con dul­zu­ra ti­ran de su bra­zo aun­que él no pa­re­ce opo­ner re­sis­ten­cia, em­be­le­sa­do con las sie­te dei­da­des fe­me­ni­nas. El cua­dro te­nía cier­ta fa­ma, pe­ro el au­tor nun­ca hu­bie­ra sos­pe­cha­do que más de un si­glo des­pués su obra al­can­za­ría re­per­cu­sión mun­dial no por su ca­li­dad ar­tís­ti­ca, sino por una po­lé­mi­ca com­ple­ta­men­te ar­ti­fi­cial.

La Ga­le­ría de Ar­te de Mán­ches­ter te­nía el lien­zo en una sa­la de­no­mi­na­da En bus­ca de la be­lle­za. Aun­que al­guien de­ci­dió bus­car otra co­sa, qui­zás col­gar­se al­gu­na me­da­lla apro­ve­chan­do la es­te­la que de­ja la pro­lon­ga­ción de un de­ba­te ne­ce­sa­rio de ori­gen, pe­ro que por for­zar­lo in­tere­sa­da­men­te de­ri­va­da en ri­dícu­lo. Me re­fie­ro a los mo­vi­mien­tos #Ti­me­sUP y #MeToo que arran­ca­ron ha­ce al­gu­nas se­ma­nas en Hoolly­wood en fa­vor de los de­re­chos de las mu­je­res tras des­ta­par­se nu­me­ro­sos ca­sos de abu­sos se­xua­les a ac­tri­ces y una se­rie de dis­cri­mi­na­cio­nes inacep­ta­bles. A ese ca­rro se han subido a la ve­lo­ci­dad de un bó­li­do en la Fór­mu­la 1, en la Ma­drid Fas­hion Week, en los Go­ya, y en mu­chos otros ac­tos y lu­ga­res. Tan­to que co­rre el ries­go de ba­na­li­za­ción, no por la ra­zón de la reivin­di­ca­ción, sino por­que en­tre quie­nes co­gen la ban­de­ra hay mu­chos que la agi­tan es­pe­ran­do que cai­gan otro ti­po de man­za­nas.

Eso pa­sa en Mán­ches­ter. En el hue­co va­cío de la pa­red los vi­si­tan­tes pue­den de­jar un pó­sit con su opi­nión so­bre la mu­jer en el ar­te y de­cir si obras co­mo es­ta hie­ren sus sen­ti­mien­tos. A mí me que­da le­jos, pe­ro si al­gún que­ri­do lec­tor pa­sa por la ga­le­ría, le agra­de­ce­ría de­ja­ra allí pe­ga­do mi ar­tícu­lo. Me aven­tu­ro a creer que el pú­bli­co mo­derno sa­be dis­tin­guir per­fec­ta­men­te en­tre la idea de ma­chis­mo y un cua­dro pre­rra­fae­lis­ta que re­pre­sen­ta una fan­ta­sía eró­ti­ca de la épo­ca vic­to­ria­na. Es­toy se­gu­ro de que sa­ben di­fe­ren­ciar en­tre un des­nu­do crea­do des­de la per­ver­sión de una re­pre­sen­ta­ción de la be­lle­za a tra­vés del cuer­po de la mu­jer. Veo, en cam­bio, más pro­ble­ma en el pú­bli­co y en los res­pon­sa­bles de mu­seos ab­sor­bi­dos por la pos­mo­der­ni­dad. Aque­llos que en­tran siem­pre en el re­ba­ño del bue­nis­mo y ha­cen de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to una ideo­lo­gía que cas­ti­ga a quien no la pro­fe­sa. Esos que cuel­gan eti­que­tas –co­mo los pó­sit de la ga­le­ría– a quie­nes osan dis­cre­par de su idea del mun­do. No me sor­pren­de­ría que lo si­guien­te que ha­gan sea pin­tar el tor­so de las nin­fas co­mo si fue­ran ac­ti­vis­tas de Fe­men.

Man­ches­ter City Ga­lle­ries

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.