Pe­queal­fa

▼ «Cuan­do un ni­ño ha­ce al­go ma­lo, a lo me­jor tie­ne pro­ble­mas en su fa­mi­lia y suel­ta su ira con los de­más», nos ex­pli­can los ni­ños de To­rre­jón de Ar­doz (Ma­drid) que han par­ti­ci­pa­do en el ta­ller En sus za­pa­tos

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

«Un día me en­fa­dé con una ami­ga. Ella me de­cía que yo no sa­bía jugar al fút­bol y que so­lo era un in­cor­dio pa­ra el equi­po. Y em­pe­cé a res­pon­der­le: “Pues si yo no val­go, tú tam­po­co”. Le de­vol­ví to­do lo que ella me ha­bía di­cho». Es­ta ex­pe­rien­cia de Zoe, una ni­ña de 11 años, la vi­ven mu­chos ni­ños. Se­gún un es­tu­dio de Sa­ve the Chil­dren, seis de ca­da diez ni­ños han su­fri­do in­sul­tos ha­ce po­co; dos de ca­da diez, con bas­tan­te fre­cuen­cia.

A ca­si tres de ca­da diez les han pe­ga­do. La vio­len­cia se con­vier­te en aco­so cuan­do los ata­ques son re­pe­ti­dos y se en­sa­ñan con al­gún chi­co en con­cre­to, mien­tras los de­más com­pa­ñe­ros se ríen o no ha­cen nada por evi­tar­lo. En Es­pa­ña, es­te pro­ble­ma afec­ta a uno de ca­da diez ni­ños.

En el co­le­gio de Zoe, el Vi­cen­te Alei­xan­dre de To­rre­jón de Ar­doz (Ma­drid), han en­con­tra­do un ca­mino pa­ra in­ten­tar aca­bar con la vio­len­cia y el aco­so. El cur­so pa­sa­do y es­te, los ni­ños de 5º y 6º de Pri­ma­ria es­tán par­ti­ci­pan­do en unos ta­lle­res que se lla­man En sus za­pa­tos. Du­ran­te es­te cur­so, los ta­lle­res es­tán vi­si­tan­do ade­más otros cua­tro cen­tros de Ma­drid y Ex­tre­ma­du­ra.

Los or­ga­ni­za Pax Det­to­ni, una mu­jer que des­pués de tra­ba­jar en pro­gra­mas de desa­rro­llo en va­rios paí­ses qui­so ayu­dar a la gen­te a su­pe­rar la agre­si­vi­dad y otros pro­ble­mas a tra­vés del tea­tro. Por ejem­plo, ha es­ta­do tra­ba­jan­do con jó­ve­nes de una de las zo­nas más pe­li­gro­sas de la ca­pi­tal de Gua­te­ma­la, don­de las ban­das vio­len­tas bus­can a chi­cos pa­ra que co­me­tan de­li­tos.

Pre­sos de las emo­cio­nes

En En sus za­pa­tos, los ni­ños, los maes­tros y los pa­dres apren­den a co­no­cer las dis­tin­tas emo­cio­nes que sien­ten, y que a ve­ces de­jan que los con­tro­len. «To­dos que­re­mos ser li­bres, pe­ro a ve­ces vie­ne cual­quier en­fa­do y nos ha­ce ha­cer co­sas que no que­re­mos», ex­pli­ca Pax. «A mí me pa­sa­ba mu­cho an­tes. Cuan­do las emo­cio­nes se apo­de­ran de ti, in­ten­tas ha­cer da­ño a los de­más», cuen­ta Zoe. Por eso cuan­do su ami­ga la in­sul­tó, ella res­pon­dió igual. «Me en­fa­dé por­que aun­que no sa­bía jugar al fút­bol es­ta­ba in­ten­tan­do apren­der, y me pu­se muy ner­vio­sa», re­cuer­da.

Pe­ro es­to no tie­ne por qué ser así: po­de­mos trans­for­mar las emo­cio­nes en al­go po­si­ti­vo si cuan­do las sen­ti­mos nos pa­ra­mos y nos re­la­ja­mos (por ejem­plo, res­pi­ran­do hon­do), pa­ra ver qué nos pa­sa y de­ci­dir có­mo ac­tuar. Tam­bién es im­por­tan­te apren­der a re­sol­ver los con­flic­tos, ex­pli­can­do a los de­más có­mo se sien­te uno y qué quie­re.

Y, so­bre to­do, hay que po­ner­se en la piel del otro. Jo­sé Luis, un com­pa­ñe­ro de Zoe, nos cuen­ta que «a lo me­jor quien ha­ce al­go ma­lo tie­ne un pro­ble­ma con su fa­mi­lia o al­go así, y des­car­ga la ira con los de­más». Es de­cir, aña­de Ca­ro­li­na, que no lo ha­ce «por­que lleves ga­fas o apa­ra­to»; eso es so­lo una ex­cu­sa. Por eso, es im­por­tan­te in­ten­tar com­pren­der­le y ayu­dar­le, no so­lo cas­ti­gar­le.

«So­mos in­se­pa­ra­bles»

Con to­do es­to que ha­bían apren­di­do, los ni­ños pre­pa­ra­ron con Pax una obra de tea­tro. Ella ha­ce un ti­po de tea­tro es­pe­cial, el Tea­tro de Con­cien­cia. En él, ex­pli­ca Jo­sé Luis, emo­cio­nes «co­mo el do­lor, la ira, el mie­do, la tris­te­za…» se con­vier­ten en un per­so­na­je más: se re­la­cio­nan con el per­so­na­je, le ha­blan y le con­tro­lan… has­ta que el chi­co apren­de a ser libre.

Gra­cias a es­ta ex­pe­rien­cia, «ni­ños que ha­bían te­ni­do con­flic­tos han con­se­gui­do ha­cer las pa­ces con­si­go mis­mos y con los de­más –cuen­ta Cla­ra, una pro­fe­so­ra–. Y cuan­do sur­ge otro pro­ble­ma lo so­lu­cio­nan de for­ma más fá­cil, por­que se dan cuen­ta de que la otra per­so­na tam­bién se sien­te mal». Jus­to lo que les pa­só a Zoe y a su ami­ga: «Cuan­do es­tu­vi­mos más tran­qui­las, pu­di­mos ha­blar y pe­dir­nos dis­cul­pas, por­que lo que hi­ci­mos es­tu­vo mal. Des­de en­ton­ces so­mos in­se­pa­ra­bles».

Tea­tro de Con­cien­cia

Ni­ños del co­le­gio Vi­cen­te Alei­xan­dre re­pre­sen­tan una obra de tea­tro du­ran­te el ta­ller En sus za­pa­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.