La pi­la de San­to Domingo

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid / - Joa­quín Mar­tín Abad

El 8 de fe­bre­ro de 1968 –hoy 50 años ca­ba­les– fue bau­ti­za­do en la pi­la de San­to Domingo el rey Felipe VI; Leo­nor, prin­ce­sa de As­tu­rias, el 14 de enero de 2006, y So­fía, in­fan­ta de Es­pa­ña, el 15 de ju­lio de 2007.

Cuan­do los re­yes es­ta­ban en Va­lla­do­lid des­de 1601, Felipe III pi­dió esa pi­la al ge­ne­ral de los do­mi­ni­cos pa­ra bau­ti­zar en 1605 a su hi­jo Felipe IV. Al de­vol­ver la ca­pi­ta­li­dad a Ma­drid en 1606, la en­tre­gó al mo­nas­te­rio de San­to Domingo el Real pa­ra que la cus­to­dia­ran las mon­jas do­mi­ni­cas. Des­de en­ton­ces, en ella han re­ci­bi­do el Bau­tis­mo prín­ci­pes e in­fan­tes de Es­pa­ña.

El lu­gar de aquel mo­nas­te­rio to­da­vía se re­cuer­da por el nom­bre de la pla­za, cues­ta y me­tro de San­to Domingo, pues Domingo de Guz­mán, fun­da­dor de la or­den aprobada por el Pa­pa Ho­no­rio III en 1216, es­tu­vo en Ma­drid en 1220 y des­ti­nó per­so­nal­men­te pa­ra mon­jas do­mi­ni­cas el con­ven­to que en 1218 ha­bían ini­cia­do jun­to a la puer­ta de Ba­nal­dú sus frai­les Pe­dro de Ma­drid y Sue­ro Gómez.

Era un mo­nas­te­rio ex­ten­so con una igle­sia mag­ní­fi­ca de áb­si­de mu­dé­jar del XIV y es­plén­di­do claus­tro he­rre­riano del XVI, co­mo se com­prue­ba por gra­ba­dos con­tem­po­rá­neos; ocu­pa­ba to­da la man­za­na en la que aho­ra so­lo hay ca­sas por­que, la­men­ta­ble­men­te, en 1869, igle­sia y mo­nas­te­rio fue­ron de­mo­li­dos – co­mo la igle­sia de San­ta Ma­ría de la Al­mu­de­na y otras más– y las mon­jas fue­ron ex­claus­tra­das.

A par­tir de 1879, en un so­lar del en­san­che del mar­qués de Sa­la­man­ca se edi­fi­có el ac­tual con­ven­to e igle­sia de San­to Domingo el Real con pro­yec­to neo­mu­dé­jar del ar­qui­tec­to Vi­cen­te Ca­rras­co –que ha­bi­tan las mon­jas des­de 1882 en la ca­lle Claudio Coe­llo 112– res­tau­ra­dos en 1943 por­que su­frie­ron los des­tro­zos de 1936.

En una ca­pi­lli­ta de la igle­sia pue­de ver­se a tra­vés de una re­ja esa pi­la bau­tis­mal, la mis­ma en la que fue bau­ti­za­do san­to Domingo en 1170. Al­fon­so X el Sa­bio en­car­gó a unas mon­jas de San Es­te­ban de Gor­maz que fue­ran a Ca­le­rue­ga pa­ra cus­to­diar el lu­gar don­de ha­bía na­ci­do el san­to, y allí pro­fe­sa­ron en la or­den do­mi­ni­ca­na. La pi­la de aque­lla pa­rro­quia de San Se­bas­tián co­men­zó a ser ad­mi­ra­da –des­de 1221 cuan­do mu­rió san­to Domingo– y hon­ra­da –des­de de su ca­no­ni­za­ción en 1234 por Gre­go­rio IX–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.