Mien­tras hay Vi­da As­cen­den­te, hay es­pe­ran­za

Más de 500 miem­bros del mo­vi­mien­to Vi­da As­cen­den­te se die­ron ci­ta el pa­sa­do jue­ves pa­ra con­me­mo­rar a sus san­tos pa­tro­nos, san Si­meón y san­ta Ana. Y lo hi­cie­ron en la ca­te­dral de la Al­mu­de­na con una Mi­sa pre­si­di­da por el car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid, Car­lo

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid / - Car­los Gon­zá­lez Gar­cía

«Ten­go 85 años, soy el se­cre­ta­rio na­cio­nal de Vi­da As­cen­den­te y es­toy per­fec­ta­men­te bien de sa­lud», se des­cri­be Jo­sé Ma­ría Cas­ta­ño. In­ge­nie­ro de pro­fe­sión, per­te­ne­ce a es­te mo­vi­mien­to des­de ha­ce más de 20 años: «Hay per­so­nas que tie­nen más de 100 años y que si­guen par­ti­ci­pan­do de una ma­ne­ra ac­ti­va». Por­que no es un mo­vi­mien­to pa­si­vo, co­mo sub­ra­ya, una y otra vez: «Mu­chas ve­ces se en­tien­de que, al lla­mar­se as­cen­den­te, nos es­ta­mos pre­pa­ran­do pa­ra su­bir a los cie­los»… Y guar­da­mos una par­ti­cu­la­ri­dad im­por­tan­te, «se­guir cre­cien­do en la fe, fo­men­tar la amis­tad y ser miem­bros ac­ti­vos de la Igle­sia y de la so­cie­dad».

Vi­da As­cen­den­te en­se­ña «el ar­te de en­ve­je­cer, de se­guir sien­do úti­les y de ser­vir», afir­ma. Es­ta­ble­ci­do en to­das las dió­ce­sis es­pa­ño­las, cuen­ta con cer­ca de 30.000 miem­bros, re­par­ti­dos en 1.800 gru­pos pa­rro­quia­les: ur­ba­nos, ru­ra­les y en re­si­den­cias. Y con la mi­ra­da pues­ta en Aquel que no mira sus años, sino la no­ble­za de su co­ra­zón. Un Dios al que han «co­no­ci­do y ex­pe­ri­men­ta­do en su pro­pia vi­da», co­mo se­ña­ló el ar­zo­bis­po de Ma­drid, car­de­nal Car­los Oso­ro, du­ran­te la Eu­ca­ris­tía ce­le­bra­da con ellos en la ca­te­dral de la Al­mu­de­na. Vo­so­tros «sois los que man­te­néis la esen­cia de la vi­da y los más ca­pa­ces de ha­cer la cul­tu­ra del en­cuen­tro», les di­jo, y les de­jó es­cri­ta una pe­ti­ción es­pe­cial: «Ayu­dad­me a evan­ge­li­zar aquí, en Ma­drid, y re­zad por mí pa­ra que ha­ble con cohe­ren­cia; ha­ced­lo, por­que a vo­so­tros os es­cu­cha mu­cho el Se­ñor».

La bar­ca de la Vi­da As­cen­den­te la guía Cris­to, «y con Él uno es­tá siem­pre se­gu­ro». Así lo ates­ti­gua su con­si­lia­rio dio­ce­sano, Jo­sé Pe­dro Ca­rre­ro. Sus 84 años de vi­da, 60 co­mo sa­cer­do­te y 14 co­mo con­si­lia­rio con­fir­man que sus pa­la­bras ate­so­ran la Ver­dad que, a dia­rio, en­car­na su vo­ca­ción: «El ma­yor pro­ble­ma de la gen­te ma­yor es la so­le­dad», y «es­tas per­so­nas en­cuen­tran con­sue­lo en nues­tro mo­vi­mien­to, en los gru­pos don­de nos reuni­mos pa­ra ha­blar de la Pa­la­bra y en la vi­ven­cia de la fe en Cris­to».

Ar­chi­ma­drid/Jo­sé Luis Bo­na­ño

Un mo­men­to del en­cuen­tro de Vi­da As­cen­den­te en la ca­te­dral de la Al­mu­de­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.