Evan­ge­lio

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe Y Vida - Mar­cos 1, 40-45

En aquel tiem­po, se acer­có a Je­sús un le­pro­so, su­pli­cán­do­le de ro­di­llas: «Si quie­res, pue­des lim­piar­me». Com­pa­de­ci­do, ex­ten­dió la mano y lo to­có, di­cien­do: «Quie­ro: que­da lim­pio». La lepra se le qui­tó in­me­dia­ta­men­te, y que­dó lim­pio. Él lo des­pi­dió, en­car­gán­do­le se­ve­ra­men­te: «No se lo di­gas a na­die; pe­ro, pa­ra que cons­te, ve a pre­sen­tar­te al sa­cer­do­te y ofre­ce por tu pu­ri­fi­ca­ción lo que man­dó Moi­sés, pa­ra que les sir­va de tes­ti­mo­nio». Pe­ro cuan­do se fue, em­pe­zó a pre­go­nar bien al­to y a di­vul­gar el he­cho, de mo­do que Je­sús ya no po­día en­trar abier­ta­men­te en nin­gún pue­blo; se que­da­ba fue­ra, en lu­ga­res so­li­ta­rios; y aun así acu­dían a él de to­das par­tes.

Je­sús cu­ra a un le­pro­so, Evan­ge­lio ára­be de 1684. Wal­terf Art Mu­seum de Bal­ti­mo­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.