Círcu­los so­bre ti mis­mo

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Mai­ca Rivera

Tí­tu­lo:

El guar­dián en­tre el cen­teno Au­tor:

J. D. Sa­lin­ger

Edi­to­rial:

Alian­za edi­to­rial

Hol­den Caul­field es un jo­ven in­ter­na­do en un psi­quiá­tri­co que a sus 17 años re­me­mo­ra con nos­tal­gia la Na­vi­dad pa­sa­da, su deam­bu­lar por la fría Nue­va York de pos­gue­rra en los años 40, ca­mino a ca­sa tras ser ex­pul­sa­do del co­le­gio en Pen­sil­va­nia. Pe­ro lo im­por­tan­te no son las pe­ri­pe­cias del pro­ta­go­nis­ta sino las sen­sa­cio­nes del au­tor, ge­nui­nas de un frá­gil es­ta­dio vi­tal que, tee­na­gers o no, na­ci­dos o no en el mi­le­nio an­te­rior, nin­guno de no­so­tros de­ja­mos de re­co­no­cer. Por eso El guar­dián en­tre el cen­teno no es so­lo un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra ame­ri­ca­na mo­der­na, es mu­cho más: no­ve­la de cul­to in­me­dia­to y obra ini­ciá­ti­ca sin ca­du­ci­dad. Cauld­field es nues­tra ado­les­cen­cia, en­ten­di­da co­mo lu­gar de cri­sis, de trán­si­to o de blo­queo en fun­ción de la va­len­tía pa­ra dar un pa­so ha­cia ade­lan­te, es de­cir, ha­cia el diá­lo­go ho­nes­to (con uno mis­mo, con el res­to) y la ma­du­rez res­pon­sa­ble. Len­gua­raz y des­ca­ra­do, Cauld­field es la ado­les­cen­cia en su re­bel­día, sar­cas­mo y au­da­cia naíf. Pe­ro tam­bién en su an­gus­tia exis­ten­cial, con­fu­sión (la re­li­gio­sa in­clui­da, que es de chis­te), so­le­dad y hon­da vul­ne­ra­bi­li­dad. A Cauld­field le fas­ti­dia te­ner que ir­se a la ca­ma sin sue­ño, odia los dra­mas de Dic­kens y des­pre­cia las comedias de Cary Grant, pre­juz­ga a la gen­te por sus ma­le­tas y se jac­ta de com­por­tar­se así co­mo un ni­ña­to pe­ro, a la vez, es ca­paz de con­fe­sar­nos que le de­pri­me es­cu­char el eco de una ri­sa en la le­ja­nía de la in­hós­pi­ta me­tró­po­li y le des­co­lo­ca so­bre­ma­ne­ra que su her­ma­na pe­que­ña le quie­ra pro­te­ger de la llu­via.

«¿Sa­be por ca­sua­li­dad adón­de van, los pa­tos, cuan­do el agua se hie­la?», se plan­tea cons­tan­te­men­te con una enig­má­ti­ca cues­tión que nos in­ter­pe­la y re­tum­ba más allá del li­bro, más allá del in­vierno en Cen­tral Park y de cual­quier la­go. Es la ale­go­ría del ni­ño que se ve sor­pren­di­do co­mo hom­bre por la ne­ce­si­dad ín­ti­ma de en­fren­tar­se a las gran­des pre­gun­tas, so­bre­co­gi­do an­te la idea de for­jar­se en un dis­cer­ni­mien­to que in­tu­ye no exen­to de do­lor. Es la epi­fa­nía del des­per­tar a ese mun­do adul­to del que el pro­ta­go­nis­ta in­ten­ta huir en una con­tra­rre­loj sin sen­ti­do y que a ca­da pá­gi­na re­vis­te ma­yor gra­ve­dad. Hol­den Caul­field, el eterno cha­val con go­rra ro­ja de ore­je­ras, re­vis­te tal fuer­za me­ta­fó­ri­ca que tras­cien­de in­clu­so el ar­que­ti­po. En­car­na un es­ta­do es­pi­ri­tual exa­cer­ba­do por el con­tex­to so­cio­his­tó­ri­co y la sen­si­bi­li­dad de un au­tor ro­to por la gue­rra, cu­ya mis­te­rio­sa mi­san­tro­pía ali­men­ta uno de los gran­des mi­tos li­te­ra­rios de to­dos los tiem­pos. En el des­em­bar­co de Nor­man­día, J. D. Sa­lin­ger lle­va­ba en­ci­ma los seis pri­me­ros ca­pí­tu­los de es­ta obra, con­fe­só que pa­ra te­ner una ra­zón pa­ra so­bre­vi­vir. A su re­gre­so de la con­tien­da, pro­fun­da­men­te he­ri­do por den­tro, em­pren­de­ría una bús­que­da es­pi­ri­tual sin con­ce­sio­nes.

Lo cier­to es que la lec­tu­ra de El guar­dián en­tre el cen­teno vie­ne aso­cia­da tra­di­cio­nal­men­te a la co­lec­ción El li­bro de bol­si­llo de Alian­za. Pe­ro aho­ra la edi­to­rial da un sal­to cua­li­ta­ti­vo con un com­ple­to lan­za­mien­to jun­to a los otros tí­tu­los de Sa­lin­ger (Nue­ve cuen­tos, Franny y Zooey y Le­van­tad, car­pin­te­ros, la vi­ga del te­ja­do y Sey­mour: una in­tro­duc­ción), en tra­duc­ción úni­ca de Car­men Cria­do. A la vez que se anun­cia el es­treno pa­ra ma­yo de la es­pe­ra­da pe­lí­cu­la Re­bel­de en­tre el cen­teno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.