Au­to­des­truc­ción en­tre cos­tu­ras

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Juan Ore­lla­na

Se ha es­tre­na­do la úl­ti­ma gran no­mi­na­da a los Ós­car que que­da­ba por lle­gar a nues­tras pan­ta­llas, El hi­lo in­vi­si­ble, es­cri­ta y di­ri­gi­da por Paul Tho­mas An­der­son y pro­ta­go­ni­za­da por Da­niel Day Le­wis, el ac­tor con más ós­ca­res de la his­to­ria y que ya ha anun­cia­do su re­ti­ro. La cin­ta es­tá no­mi­na­da a me­jor pe­lí­cu­la, me­jor di­rec­tor, me­jor ac­tor pro­ta­go­nis­ta, me­jor actriz de re­par­to pa­ra Les­ley Man­vi­lle, me­jor ves­tua­rio y me­jor ban­da so­no­ra. Pro­ba­ble­men­te no ten­ga mu­chas po­si­bi­li­da­des en las prin­ci­pa­les ca­te­go­rías, pe­ro se tra­ta de una de una de las pe­lí­cu­las me­jor aco­gi­das por la crí­ti­ca de la tem­po­ra­da.

El argumento de El hi­lo in­vi­si­ble se ins­pi­ra muy li­bre­men­te en ele­men­tos de la vi­da del mo­dis­to español Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga y del bri­tá­ni­co afin­ca­do en Es­ta­dos Unidos Char­les Ja­mes, se­gún de­cla­ra­cio­nes del ci­neas­ta a la re­vis­ta En­ter­tain­ment Weekly .No­se tra­ta, por tan­to, de un bio­pic, sino de un guion ori­gi­nal de fic­ción que nos cuen­ta la vi­da sen­ti­men­tal de Rey­nolds Wood­cock (Da­niel Day Le­wis), un afa­ma­do mo­dis­to lon­di­nen­se de los años 50 que vi­ve ab­sor­bi­do por su tra­ba­jo, acom­pa­ña­do y pro­te­gi­do por su hie­rá­ti­ca her­ma­na –in­ter­pre­ta­da por la no­mi­na­da Les­ley Man­vi­lle–, que re­cuer­da al ama de lla­ves de Re­be­ca, pe­lí­cu­la que P.T. An­der­son ha re­co­no­ci­do co­mo ins­pi­ra­do­ra. Sol­te­ro em­pe­der­ni­do, las mu­je­res en­tran y sa­len de su vi­da, ya que el mo­dis­to en se­gui­da pier­de el in­te­rés por ellas, de­di­ca­do co­mo es­tá ob­se­si­va­men­te a su tra­ba­jo. Pe­ro to­do pa­re­ce que pue­de cam­biar cuan­do co­no­ce a Al­ma (Vicky Krieps), una ca­ma­re­ra con la que ini­cia una re­la­ción muy dis­tin­ta de las man­te­ni­das has­ta ese mo­men­to.

El hi­lo in­vi­si­ble es un re­tra­to su­ge­ren­te y ele­gan­te del mun­do de la al­ta cos­tu­ra tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro so­bre to­do es la di­fí­cil his­to­ria de amor en­tre dos per­so­nas con una psi­co­lo­gía muy in­sa­na y tor­tuo­sa. Wood­cock se em­pe­ña en que su mu­jer sea una pie­za dó­cil de su ma­niá­ti­co puz­le vi­tal. Pe­ro Al­ma desea a to­da cos­ta ser real­men­te im­por­tan­te y sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra su ma­ri­do. Y es­ta­rá dis­pues­ta a cual­quier co­sa pa­ra con­se­guir­lo. Lo que em­pie­za co­mo una in­tere­san­te y pro­me­te­do­ra his­to­ria ro­mán­ti­ca se va tor­nan­do una re­la­ción en­fer­mi­za y au­to­des­truc­ti­va, en la que nin­guno de los per­so­na­jes es ca­paz de sa­lir de su pro­pio pro­yec­to, pa­ra desem­bo­car fi­nal­men­te en un desen­la­ce di­fí­cil de di­ge­rir. Pa­ra más in­ri, el mo­dis­to muestra una ex­tra­ña de­pen­den­cia es­pi­ri­tual con su di­fun­ta ma­dre, re­la­ción que ha­ría las de­li­cias de Freud, y la her­ma­na, por su par­te, es una es­pe­cie de se­ño­ri­ta Rot­ten­meier dul­ci­fi­ca­da, y en­car­na la fi­gu­ra nor­ma­ti­va pa­ter­na que se­gu­ra­men­te Wood­cock nun­ca tu­vo.

La pues­ta en es­ce­na de es­ta pro­gre­si­va­men­te claus­tro­fó­bi­ca pe­lí­cu­la es im­pe­ca­ble. Es­té­ti­ca­men­te bri­llan­te, con una com­po­si­ción de en­cua­dres ele­gan­te, una ilu­mi­na­ción me­lan­có­li­ca, y so­bre to­da una in­ter­pre­ta­ción gi­gan­tes­ca del re­par­to, es­pe­cial­men­te de Da­niel Day Le­wis. To­do fun­cio­na bien, ex­cep­to la his­to­ria, que lle­va al es­pec­ta­dor por unos te­rre­nos en los que ca­da vez se sien­te más in­có­mo­do.

Lau­rie Spar­ham / Fo­cus Fea­tu­res

El afa­ma­do mo­dis­to Rey­nolds Wood­cock (Da­niel Day Le­wis), du­ran­te la prue­ba de uno de sus ves­ti­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.