En portada

ABC - Alfa y Omega Madrid - - En Portada -

Do­rian Le Clech es el jo­ven­cí­si­mo ac­tor que pro­ta­go­ni­za la me­jor pe­lí­cu­la del ca­na­dien­se Ch­ris­tian Du­guay. A sus 11 años en­car­na con con­vic­ción a Jo­seph Jof­fo, un per­so­na­je real que, en sus me­mo­rias –ya tra­du­ci­das a 19 idiomas–, re­la­ta sus ex­pe­rien­cias co­mo ni­ño ju­dío en ple­na ocu­pa­ción ale­ma­na. Jo­seph era hijo de una fa­mi­lia de pe­lu­que­ros que tu­vo que se­pa­rar­se pa­ra co­rrer me­nos pe­li­gro. Pe­ro na­die ga­ran­ti­za­ba que se vol­vie­ran a re­unir sa­nos y sal­vos.

A la tra­ma pre­vi­si­ble de ju­díos en fu­ga aco­sa­dos por los na­zis y los co­la­bo­ra­cio­nis­tas fran­ce­ses, se aña­den una se­rie de sub­tra­mas muy ri­cas des­de una pers­pec­ti­va an­tro­po­ló­gi­ca. Por ejem­plo, la que se re­fie­re a la re­la­ción en­tre her­ma­nos. Se tra­ta de un po­ten­te víncu­lo fra­terno, lim­pio, sano, sin fi­su­ras, con una en­tre­ga to­tal, con un amor in­con­di­cio­nal e in­des­truc­ti­ble. Tam­bién la fi­gu­ra pa­ter­na que nos pre­sen­ta es me­mo­ra­ble, en la lí­nea del At­ti­cus Finch de Ma­tar a un rui­se­ñor. Un pa­dre que es au­tén­ti­ca y po­ten­te re­fe­ren­cia ideal, mo­ral y afec­ti­va pa­ra sus hijos. Un pa­dre que­ri­do y ad­mi­ra­do que en­car­na pa­ra sus vás­ta­gos lo que ellos desean lle­gar a ser en la vi­da. La prue­ba de la fuer­za edu­ca­ti­va de una fa­mi­lia le­van­ta­da con esos mim­bres es la ma­du­rez que al­can­za el pequeño pro­ta­go­nis­ta, Jo, en me­dio de unas cir­cuns­tan­cias du­rí­si­mas in­clu­so pa­ra un adul­to. Un ni­ño que vi­ve de la me­mo­ria de sus pa­dres. Tam­bién es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo el tra­ta­mien­to po­si­ti­vo que se da a la Igle­sia católica. Por un la­do, el sa­cer­do­te de pue­blo que se jue­ga la vi­da en el tren por sal­var a es­te par de her­ma­nos ju­díos; por otro, el obis­po de Ni­za, que ha­ce lo mis­mo fren­te a las au­to­ri­da­des na­zis más im­pla­ca­bles. Y a es­tos dos ges­tos le co­rres­pon­de el pro­fun­do agra­de­ci­mien­to de Jo, que es ple­na­men­te cons­cien­te de que es­tos dos hom­bres son gen­ti­les que se han pues­to en pe­li­gro por amor. Kaitlyn Bernard es el gran ac­ti­vo de la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Pa­co Aran­go. Ella es una jo­ven ac­triz ca­na­dien­se, lu­mi­no­sa y ex­pan­si­va, que in­ter­pre­ta a Abi­gail, un per­so­na­je ins­pi­ra­do en la reali­dad. Es­tá en­fer­ma de cáncer y re­cu­rre a Alec, mu­je­rie­go y ju­ga­dor, que sin em­bar­go pa­re­ce te­ner he­re­da­dos po­de­res cu­ra­ti­vos. Él ten­drá que de­ci­dir si ac­ce­de a in­ten­tar sa­nar­la o no. La pe­lí­cu­la, al igual que Mak­tub, con­si­gue ar­mo­ni­zar la li­ge­re­za de la co­me­dia con el es­pe­sor del me­lo­dra­ma en una per­fec­ta sim­bio­sis. De es­ta for­ma lo­gra tra­tar te­mas den­sos e in­ten­sos de for­ma agra­da­ble, sin pe­tu­lan­cia ni pe­dan­te­ría. No hay na­da pre­sun­tuo­so ni in­te­lec­tua­lis­ta en el fil­me a pe­sar de me­ter­se en la ha­ri­na del su­fri­mien­to, de la cues­tión fe-in­creen­cia, de la au­to­con­cien­cia, del amor, de la exis­ten­cia de Dios… y de un lar­go et­cé­te­ra de cues­tio­nes im­por­tan­tes. In­clu­so la cues­tión de la tras­cen­den­cia se des­po­ja de to­da he­rrum­bre ra­cio­na­lis­ta, y apa­re­ce con la sen­ci­llez de una cer­te­za ele­men­tal, de una ex­pe­rien­cia co­ti­dia­na. La pe­lí­cu­la tam­bién pro­fun­di­za en la re­la­ción en­tre fe y li­ber­tad, dan­do a es­ta un va­lor in­fi­ni­to. No hay bien que val­ga si no afe­rra li­bre­men­te. Es­te es el dra­ma del pro­ta­go­nis­ta, al que con­ti­nua­men­te se le po­ne de­lan­te la po­si­bi­li­dad de de­cir sí o no. Pe­ro tam­bién es­tá la cues­tión de la gra­cia: siem­pre hay una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra vol­ver a ele­gir, y una ter­ce­ra… Es­ta pe­lí­cu­la del director bri­tá­ni­co Stuart Ha­zel­di­ne se ba­sa en la no­ve­la de Wi­lliam Paul Young, y nos cuen­ta la his­to­ria de Mack Phi­llips, un pa­dre de fa­mi­lia mar­ca­do por el dolor de la pér­di­da trau­má­ti­ca de su hi­ja pe­que­ña, Missy. Un día re­ci­be una mis­te­rio­sa car­ta que le in­vi­ta a pa­sar el fin de se­ma­na en la ca­ba­ña don­de se en­con­tra­ron los últimos ras­tros de su hi­ja. De­ses­pe­ra­do e in­tri­ga­do de­ci­de acu­dir, en­con­trán­do­se con unos an­fi­trio­nes ines­pe­ra­dos, la San­tí­si­ma Tri­ni­dad: Dios Pa­dre (Oc­ta­via Spen­cer), Je­su­cris­to (Aviv Alush) y el Es­pí­ri­tu San­to (Su­mi­re Bat­sa­ma­ru). Ellos le en­se­ña­rán a mi­rar su dolor de otra ma­ne­ra, y a des­cu­brir el po­der sa­na­dor del per­dón. Se po­dría de­cir que La ca­ba­ña es una his­to­ria so­bre el Amor y la Mi­se­ri­cor­dia. Y tra­ta de ex­po­ner la for­ma en la que Dios mi­ra y ama a ca­da ser hu­mano, mos­tran­do di­rec­ta­men­te Su pun­to de vis­ta.

Cier­ta­men­te, en el fil­me se no­ta su ori­gen pro­tes­tan­te, y trans­pi­ra un su­til tono de ma­nual de au­to­ayu­da bue­nis­ta ade­re­za­do de vo­lun­ta­ris­mo y mo­ra­lis­mo. Tam­bién se sub­ra­ya la re­la­ción di­rec­ta con Dios, y en nin­gún mo­men­to se pre­sen­ta la co­mu­ni­dad cris­tia­na co­mo el lu­gar don­de vuel­ve a ha­cer­se tan­gi­ble la pre­sen­cia real e his­tó­ri­ca de Cristo. A pe­sar de to­do, La ca­ba­ña de­ja un buen sa­bor de bo­ca, por­que su re­fle­xión so­bre el dolor y la mi­se­ri­cor­dia es muy ver­da­de­ra, y las ex­pe­rien­cias que se cuen­tan tie­nen muchos ele­men­tos de au­ten­ti­ci­dad.

Me­jor ac­triz se­cun­da­ria

Me­jor pe­lí­cu­la so­bre el acon­te­ci­mien­to cris­tiano

Me­jor do­cu­men­tal

Es­ta sin­gu­lar pro­duc­ción (se dis­tri­bu­ye a tra­vés de la web con­ver­so­la­pe­li­cu­la.com) es­tá a ca­ba­llo en­tre el mo­derno do­cu­men­tal de crea­ción y un re­por­ta­je de periodismo de in­ves­ti­ga­ción. Y el re­sul­ta­do cuen­ta con una de las vir­tu­des más bus­ca­das y di­fí­ci­les de al­can­zar en un do­cu­men­tal, co­mo es con­se­guir trans­mi­tir una sen­sa­ción de au­ten­ti­ci­dad. El ag­nós­ti­co Da­vid Arra­ti­bel asis­te con es­tu­por a la cas­ca­da de con­ver­sio­nes al cris­tia­nis­mo en su fa­mi­lia. Su cu­ña­do, su her­ma­na, su ma­dre, su otra her­ma­na… Él, ade­más de no en­ten­der di­chos pro­ce­sos, se sien­te mar­gi­na­do al no com­par­tir esa ex­pe­rien­cia de fe. Así que, pa­ra ha­cer fren­te a es­ta si­tua­ción de des­con­cier­to, de­ci­de co­ger la cá-

Www.thes­hack.mo­vie

Mack Phi­llips en La ca­ba­ña don­de se en­con­tra­rá con la San­tí­si­ma Tri­ni­dad

Eu­ro­pean Dreams Fac­tory

Kaitlyn Bernard en un fo­to­gra­ma de Lo que de ver­dad im­por­ta

Már­ge­nes Dis­tru­bu­ción

Da­vid Arra­ti­bel, sen­ta­do en una igle­sia fren­te a su fa­mi­lia con­ver­sa

A Con­tra­co­rrien­te Films

Do­rian Le Clech (iz­quier­da), pro­ta­go­nis­ta de Una bol­sa de ca­ni­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.