Ple­ni­tud

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Fer­nan­do Gar­cía de Cortázar, SJ Ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­dad de Deus­to

▼ Lo que ne­ce­si­ta nues­tra épo­ca es un es­fuer­zo ur­gen­te pa­ra li­brar­nos del pro­ce­so de rá­pi­da des­hu­ma­ni­za­ción en el que es­ta­mos in­mer­sos. La res­pon­sa­bi­li­dad de la Igle­sia, la res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos los ca­tó­li­cos, es res­pon­der al ries­go de or­fan­dad de va­lo­res, pér­di­da de pul­so mo­ral y caí­da en la de­ses­pe­ra­ción que nos ame­na­za

Na­da más in­jus­to que atri­buir a los ca­tó­li­cos un ofus­ca­do ser­vi­lis­mo, ar­cai­co, pre­mo­derno, que nie­gue a ca­da in­di­vi­duo la po­si­bli­dad de ac­tuar en con­cien­cia

La mi­se­ri­cor­dia de Dios y la li­ber­tad del hom­bre. Des­de el con­ci­lio de Tren­to, cons­tan­te­men­te per­fec­cio­na­do en la his­to­ria de la Igle­sia, es­tos dos as­pec­tos sus­tan­cia­les de nues­tra vi­da son la res­pues­ta a la des­con­fian­za, a la de­ses­pe­ra­ción, a la rup­tu­ra en­tre el Crea­dor y su obra. Lo que hi­zo el lu­te­ra­nis­mo fue tra­tar de arre­ba­tar a los cris­tia­nos su lar­ga ex­pe­rien­cia co­mu­ni­ta­ria e ins­ti­tu­cio­nal, de fe y es­tu­dio, de con­cien­cia de cul­pa y es­pe­ran­za de redención, con la que se lle­gó a los al­bo­res de la Edad Mo­der­na.

Tan sin­gu­lar fue el men­sa­je del pro­tes­tan­tis­mo, tan ti­tá­ni­co el es­fuer­zo in­te­lec­tual de Lu­te­ro, y tan co­pio­sa la agru­pa­ción de re­cur­sos po­lí­ti­cos y pro­pa­gan­dís­ti­cos pa­ra dar­le fuer­za, que una par­te im­por­tan­te de la cul­tu­ra eu­ro­pea ha se­gui­do con­si­de­rán­do­lo co­mo una ne­ce­sa­ria re­con­duc­ción del men­sa­je ori­gi­na­rio de Je­sús a las con­di­cio­nes de una nue­va fa­se his­tó­ri­ca. No ha­ce fal­ta de­cir que ese ci­clo de la evo­lu­ción de Oc­ci­den­te siem­pre se con­tem­pla a la luz de su desem­bo­ca­du­ra: la se­cu­la­ri­za­ción, la re­duc­ción de la re­li­gión a un asun­to pri­va­do, el ago­ta­mien­to del cris­tia­nis­mo co­mo fuen­te de ac­ción so­cial e ins­pi­ra­ción de for­mas de vi­da pro­yec­ta­das en la co­lec­ti­vi­dad, en la com­pren­sión y mo­di­fi­ca­ción del mun­do. Las mi­ra­das de los ag­nós­ti­cos y ateos, que creen des­cu­brir en el lu­te­ra­nis­mo una fuer­za de li­be­ra­ción coin­ci­den­te con el im­pul­so re­na­cen­tis­ta y el hu­ma­nis­mo, son mu­chas ve­ces pu­ra com­pli­ci­dad anacró­ni­ca, vi­sión re­tro­ac­ti­va in­tere­sa­da, a la que na­da preo­cu­pa nues­tra redención. Tal pers­pec­ti­va so­lo desea trans­mi­tir una ima­gen de­for­ma­da del ca­to­li­cis­mo, pre­sen­tán­do­lo co­mo un ex­cén­tri­co es­ter­tor de la cul­tu­ra me­die­val. O co­mo un cu­rio­so re­si­duo de un sa­ber inú­til y fas­ci­nan­te, pa­re­ci­do a la pri­mi­ti­va y va­cía su­ti­le­za de un idio­ma ex­tin­gui­do. ¡Lás­ti­ma que tam­bién los ca­tó­li­cos acom­ple­ja­dos ha­yan su­cum­bi­do a es­tas in­si­dias!

Lo que ne­ce­si­ta nues­tra épo­ca es un es­fuer­zo ur­gen­te pa­ra li­brar­nos del pro­ce­so de rá­pi­da des­hu­ma­ni­za­ción en el que es­ta­mos in­mer­sos. La res­pon­sa­bi­li­dad de la Igle­sia, la res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos los ca­tó­li­cos, es res­pon­der al ries­go de or­fan­dad de va­lo­res, pér­di­da de pul­so mo­ral y caí­da en la de­ses­pe­ra­ción que nos ame­na­za. Por­que la re­li­gión no es asun­to pri­va­do sino re­la­ción con los otros, re­gi­da por la Igle­sia que ins­pi­ra el mo­do jus­to en que de­be pro­te­ger­se la sa­gra­da dig­ni­dad del hom­bre y que obli­ga a quie­nes tie­nen fe a guar­dar unos prin­ci­pios, o a dar cuen­ta an­te Dios del pe­ca­do de no ha­ber­los res­pe­ta­do.

La li­ber­tad, par­te de la crea­ción

El lu­te­ra­nis­mo qui­so des­vin­cu­lar ha­ce 500 años la crea­ción del Crea­dor, pre­ten­dió rom­per el li­ga­men en­tre nues­tra con­tem­pla­ción ra­zo­na­ble del mun­do y la as­pi­ra­ción a co­no­cer a Dios. El mun­do era mal­dad e im­per­fec­ción y na­da te­nía que ver con la re­la­ción del hom­bre y su Ha­ce­dor, pro­cla­ma­ba el pro­tes­tan­tis­mo pa­ra quien so­lo la fe nos sal­va­ba. Una fe es­tric­ta en la mi­se­ri­cor­dia de Dios, que ex­cluía la ex­pe­rien­cia de la li­ber­tad del hom­bre en la tierra co­mo par­te in­te­gran­te e in­dis­pen­sa­ble de la crea­ción.

Pa­ra los ca­tó­li­cos, sin em­bar­go, la sal­va­ción se con­quis­ta en el mun­do, es­ce­na­rio del ejer­ci­cio de nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad y de la mo­ra­li­dad de nues­tros ac­tos. No­so­tros no de­ja­mos que el pro­yec­to de nues­tra sal­va­ción se re­duz­ca a la acep­ta­ción del ac­to crea­dor. Sa­be­mos que ne­ce­si­ta­mos de la vi­da, pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción de Je­sús pa­ra re­ge­ne­rar la alian­za en­tre Dios y los cre­yen­tes. No ob­ser­va­mos el mun­do co­mo un pai­sa­je es­tá­ti­co al que dó­cil­men­te nos re­sig­na­mos, ni de­ja­mos en ma­nos de la Igle­sia ins­ti­tu­cio­na­li­za­da la ges­tión de nues­tro diá­lo­go con Dios. Na­da hay en es­ta ac­ti­tud de jac­tan­cia ego­cén­tri­ca, sino más bien de hu­mil­de de­fen­sa de la li­ber­tad y la res­pon­sa­bi­li­dad de las que Dios nos do­tó, co­mo irre­nun­cia­ble con­di­ción de nues­tra exis­ten­cia per­so­nal. Y na­da más in­jus­to que atri­buir a los ca­tó­li­cos un ofus­ca­do ser­vi­lis­mo, ar­cai­co, pre­mo­derno que nie­gue a ca­da in­di­vi­duo la po­si­bi­li­dad de ac­tuar en con­cien­cia. Por el con­tra­rio as­pi­ra­mos a que to­do hom­bre al­can­ce la ple­ni­tud de su dig­ni­dad en una exis­ten­cia en co­mún, con la que ha­ga fren­te al re­la­ti­vis­mo, al nihi­lis­mo, al ex­tra­vío de su in­te­gri­dad y su tras­cen­den­cia.

Ha­ce 500 años la Re­for­ma católica, muchos lo ol­vi­dan, pro­cla­mó la ver­dad del hom­bre en­te­ro. De­fen­dió la reali­dad de una exis­ten­cia no es­cin­di­da en­tre el ám­bi­to pu­ro de la fe y el lo­da­zal ab­sur­do de la vi­da te­rre­na. Con­de­nó la vi­sión del cris­tia­nis­mo en­ten­di­do co­mo alie­na­ción del es­pí­ri­tu ale­ja­do del mi­la­gro cons­tan­te de la crea­ción. Pro­te­gió la es­pe­ran­za de una sal­va­ción, im­po­si­ble sin la mi­se­ri­cor­dia de Dios por­que nues­tra mis­ma exis­ten­cia en es­te mun­do, en es­ta tierra, en es­te mo­men­to, es fru­to de su bon­dad. Pe­ro lo que en­ten­de­mos los ca­tó­li­cos co­mo sal­va­ción se­ría tam­bién im­po­si­ble sin el ejer­ci­cio de nues­tra li­ber­tad: con es­ta ma­ni­fes­ta­mos nues­tra sus­tan­cia in­di­vi­dual y al­za­mos ha­cia el cie­lo nues­tra fe en esa eter­na in­te­li­gen­cia que qui­so crear­nos se­res li­bres y que nos mi­ra con amor, con exi­gen­cia pa­ter­na, con ter­nu­ra in­fi­ni­ta des­de su pro­pia ple­ni­tud.

Pi­xa­bay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.