«Tan­to amó Dios al mun­do, que en­tre­gó a su Uni­gé­ni­to»

IV Do­min­go de Cua­res­ma

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - Da­niel A. Es­co­bar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia ad­jun­to de Ma­drid

La li­tur­gia do­mi­ni­cal nos propone a me­nu­do pa­sa­jes en los que, a modo de na­rra­ción, se nos re­la­tan epi­so­dios con­cre­tos de la vi­da del Se­ñor. Ejem­plo de ello es el con­jun­to de lec­tu­ras de Mar­cos que he­mos es­cu­cha­do du­ran­te va­rios do­min­gos an­tes de co­men­zar la Cua­res­ma. Pa­la­bras del Se­ñor a sus oyen­tes, cu­ra­cio­nes u otros mi­la­gros con­for­man es­te ti­po de pa­sa­jes, en los que en­con­tra­mos dis­tin­tos per­so­na­jes, es­ce­na­rios o mo­men­tos del día. El evan­ge­lis­ta Juan, a quien es­cu­cha­re­mos a lo lar­go de va­rias se­ma­nas, parece pre­fe­rir un mo­de­lo de redacción en el que no abun­dan las des­crip­cio­nes con­cre­tas. Sin em­bar­go, se ahon­da más en el sen­ti­do y el sig­ni­fi­ca­do de las pa­la­bras y ac­cio­nes del Se­ñor. No obs­tan­te, exis­te un ries­go en es­te gé­ne­ro de evan­ge­lios: pen­sar que se tra­ta más de un dis­cur­so o de un con­jun­to de ideas per­fec­ta­men­te elaboradas y en­ca­de­na­das, que de una reali­dad con­cre­ta que cam­bia la vi­da del hom­bre. Di­cho de otra ma­ne­ra, los pa­sa­jes de san Juan ne­ce­si­tan ser ana­li­za­dos con qui­zá ma­yor pro­fun­di­dad que los del res­to de evan­ge­lis­tas pa­ra no con­si­de­rar­los ale­ja­dos de la reali­dad con­cre­ta.

El hom­bre guar­da me­mo­ria de la sal­va­ción de Dios

Si hay al­go real y pal­pa­ble en la re­la­ción de Dios con el hom­bre a lo lar­go de los si­glos es la ex­pe­rien­cia de es­te de ha­ber si­do sal­va­do por el Se­ñor. El pro­pio pa­sa­je evan­gé­li­co de hoy no co­mien­za con una teo­ría, sino re­cor­dan­do que Moisés ele­vó la ser­pien­te en el de­sier­to co­mo signo de sal­va­ción. La Es­cri­tu­ra afir­ma que to­do el que la mi­ra­ba era sa­na­do de los efec­tos sus pi­ca­du­ras. Por lo tan­to, no par­ti­mos de una idea, sino de un he­cho de­ter­mi­na­do, una ex­pe­rien­cia con­cre­ta de sal­va­ción de la que el pue­blo de Dios guar­da una me­mo­ria trans­mi­ti­da por ge­ne­ra­cio­nes. Otro ejem­plo es el que aparece en la pri­me­ra lec­tu­ra, don­de Is­rael fi­ja por es­cri­to otro su­ce­so me­mo­ra­ble, his­tó­ri­ca­men­te con­tras­ta­do, en el que los is­rae­li­tas re­co­no­cie­ron la ac­ción de Dios: el Se­ñor se sir­ve de Ci­ro, el rey de Per­sia, pa­ra que los exi­lia­dos pue­dan re­gre­sar a su pa­tria, tras años le­jos de Je­ru­sa­lén. La ale­gría del re­torno la ha­lla­mos tam­bién en el sal­mo res­pon­so­rial, en el que se iden­ti­fi­ca el go­zo con el he­cho de pen­sar en la vuel­ta a la ciu­dad san­ta. El pue­blo de Dios ha com­pren­di­do que tan­to la cu­ra­ción de los mor­di­dos por ser­pien­te co­mo la po­si­bi­li­dad de que los de­por­ta­dos pue­dan vol­ver a su tie­rra son ac­cio­nes a tra­vés de las que Dios mues­tra su pre­di­lec­ción y amor por su pue­blo, tan­tas ve­ces infiel e in­jus­to con el Se­ñor. Los is­rae­li­tas son cons­cien­tes de que la Alian­za que Dios es­ta­ble­ce con el hom­bre se rom­pe a me­nu­do, pe­ro por el la­do del hom­bre, ya que Dios es fiel siem­pre a la mis­ma.

La cruz co­mo signo de sal­va­ción universal

San Juan quie­re, an­te to­do, ma­ni­fes­tar que con el pa­so del tiem­po esa pre­fe­ren­cia y amor no so­lo no de­caen, sino que lle­gan a su cumbre con Je­su­cris­to; y aho­ra Is­rael ya no se­rá el be­ne­fi­cia­rio ex­clu­si­vo de sus proe­zas: a tra­vés de Je­su­cris­to la ac­ción de Dios quie­re ex­ten­der­se a to­dos los hom­bres. El modo con­cre­to de pro­pa­gar aho­ra la re­den­ción no va a ser un es­tan­dar­te he­cho con una ser­pien­te ni el re­torno a Je­ru­sa­lén, sino la pro­pia en­tre­ga en la cruz. Al igual que en el An­ti­guo Tes­ta­men­to, el Evan­ge­lio se ha­ce eco tam­bién de que fren­te a la ge­ne­ro­si­dad y al amor de Dios, la res­pues­ta de sus hi­jos es tan­tas ve­ces la in­di­fe­ren­cia y la in­fi­de­li­dad, em­pe­zan­do por las mis­mas au­to­ri­da­des. Si an­ti­gua­men­te se ha­bían cons­trui­do be­ce­rros de oro y el exi­lio de los is­rae­li­tas ha­bía si­do el re­sul­ta­do de que «la ira del Se­ñor se en­cen­dió irre­me­dia­ble­men­te con­tra su pue­blo», Je­su­cris­to tam­bién se­rá des­pre­cia­do, es­pe­cial­men­te por los je­fes y los sa­cer­do­tes del templo. En de­fi­ni­ti­va, Dios es fiel a su Alian­za, co­mo ha mos­tra­do de ma­ne­ra ra­di­cal con la en­tre­ga de su Hi­jo en la cruz. A no­so­tros, hi­jos de la luz, se nos in­vi­ta a aco­ger­lo, co­mo «luz que vie­ne al mun­do», y a no pre­fe­rir las ti­nie­blas.

CNS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.