Dón­de co­mer, dor­mir, lavarse Una brú­ju­la pa­ra vi­vir en la ca­lle

La Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio pu­bli­ca su guía

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Juan Luis Váz­quez Díaz-Mayordomo

«Es­tu­ve dos años en la ca­lle des­pués de una ma­la ra­cha y fue muy du­ro. Me vi so­lo a los 60 años, y los de la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio me iban in­di­can­do dón­de po­día co­mer o dón­de po­día dor­mir. Po­co a po­co me ayu­da­ron a sa­lir ade­lan­te y hoy soy otra per­so­na»: la his­to­ria de Ar­tu­ro es una his­to­ria de muer­te y re­su­rrec­ción, y un re­la­to de có­mo la amis­tad, el ca­ri­ño y la ora­ción com­par­ti­da le pue­den dar la vuel­ta a la vi­da de una per­so­na. Hoy, vien­do a Ar­tu­ro la no­che de los miér­co­les re­par­tien­do co­mi­da por las ca­lles del cen­tro de Ma­drid, na­die di­ría que has­ta ha­ce po­co él mis­mo es­ta­ba en esas mis­mas ca­lles tra­tan­do de so­bre­vi­vir.

En su ca­so, fue­ron los pro­ble­mas con el jue­go los que le lle­va­ron a per­der su tra­ba­jo y a su fa­mi­lia. Sin re­cur­sos y sin ayu­das, aca­bó mal­vi­vien­do en la ca­lle du­ran­te dos años. Pa­ra so­bre­vi­vir, Ar­tu­ro se mar­ca­ba una ru­ti­na: «Me le­van­ta­ba a las ocho y me iba a desa­yu­nar don­de las mon­jas de Ca­chi­to de Cie­lo; lue­go pa­ra co­mer so­lía ir a un par de co­me­do­res, y allí tam­bién me po­día du­char; y pa­ra dor­mir me me­tía en mi sa­co del Ejér­ci­to que me da­ban en la co­mu­ni­dad, y así pa­sa­ba la no­che». Pa­ra él, lo peor no era bus­car el mo­do de pa­liar el ham­bre o en­con­trar un lu­gar don­de dor­mir, sino la so­le­dad: «El día se te ha­ce muy lar­go, das vuel­tas por ahí; si ha­ce frío no te pue­des me­ter en nin­gún lo­cal. Siem­pre tie­nes que ir con tus co­sas en­ci­ma, por­que no pue­des de­jar­las en nin­gún si­tio…».

Fue allí en la ca­lle don­de co­no­ció a los vo­lun­ta­rios de la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio: «Me ayu­da­ban y po­co a po­co em­pe­za­mos a co­no­cer­nos. Lue­go iba a re­zar con ellos y al ca­bo de un par de años me bus­ca­ron un tra­ba­jo co­mo con­ser­je en una fá­bri­ca. Así pu­de sa­lir de la ca­lle», re­cuer­da.

Hoy, echan­do la vi­ta atrás, va­lo­ra de otra ma­ne­ra aque­llos años: «La ca­lle sa­ca co­sas bue­nas de ti, co­sas que la­men­ta­ble­men­te yo no ha­bía vi­vi­do an­tes», ex­pli­ca Pe­dro, pa­ra lue­go con­tar có­mo la re­la­ción con Sant’Egi­dio le ha cam­bia­do la vi­da, por­que aho­ra en la co­mu­ni­dad «soy uno más. Ven­go de vo­lun­ta­rio to­das las se­ma­nas y tra­ba­jo en la co­ci­na pre­pa­ran­do la co­mi­da que lue­go re­par­ti­mos en la ca­lle». Des­pués de sus fae­nas en la co­ci­na, «va­mos a la igle­sia a la ora­ción y lue­go ca­da uno ha­ce su re­co­rri­do. Allí me en­cuen­tro con ami­gos que me hi­ce en la ca­lle. Les doy la co­mi­da, me fu­mo un ci­ga­rro con ellos, les pre­gun­to qué tal es­tán y qué ne­ce­si­tan por si en la co­mu­ni­dad les po­de­mos ayu­dar».

«Na­die es­tá va­cu­na­do»

Pa­ra per­so­nas co­mo Ar­tu­ro y sus ami­gos, la co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio pu­bli­ca des­de ha­ce años sus guías Dón­de co­mer, dor­mir, lavarse, que se dis­tri­bu­yen a to­das las per­so­nas que es­tán pa­san­do por una ma­la ra­cha. «Es una brú­ju­la y un GPS que abre un ca­mino pa­ra la so­li­da­ri­dad. Y va­le no so­lo pa­ra quien ne­ce­si­ta ayu­da, sino tam­bién pa­ra quien quie­ra ayu­dar, por­que in­di­ca pis­tas y lu­ga­res en los que po­der co­la­bo­rar pa­ra que la ciu­dad sea mu­cho más hu­ma­na», va­lo­ra Tís­car Es­pi­ga­res, res­pon­sa­ble de la Co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio en Ma­drid.

Con­cre­ta­men­te, la guía de Ma­drid in­clu­ye en es­ta edi­ción un apar­ta­do es­pe­cial di­ri­gi­do a in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos, «de­bi­do al im­pac­to que tie­nen en nues­tro país. Re­co­ge­mos in­for­ma­ción pa­ra ellos, los nue­vos eu­ro­peos, en re­la­ción a la aco­gi­da que ne­ce­si­tan. Tra­ta­mos de dar res­pues­ta a la ne­ce­si­dad que tie­nen de orien­ta­ción, so­bre to­do en re­la­ción a los tra­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos que les afec­tan».

En es­tos úl­ti­mos ocho años, Es­pi­ga­res ob­ser­va que ha ha­bi­do una evo­lu­ción en cuan­to a las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas que se ven obli­ga­das a vi­vir en la ca­lle: «Aun­que Ma­drid, en el con­tex­to de Es­pa­ña, tie­ne una red de re­cur­sos más do­ta­da, cree­mos que en­con­trar lu­ga­res pa­ra dor­mir es di­fí­cil; son in­su­fi­cien­tes, y en mo­men­tos de frío y llu­via se ha­ce to­da­vía más pe­no­so. Se­ría ne­ce­sa­rio au­men­tar las pla­zas de lu­ga­res don­de po­der dor­mir».

¿Qué es lo que pa­sa pa­ra que ca­da año ten­ga que sa­lir pu­bli­ca­da es­ta guía? La res­pon­sa­ble de Sant’Egi­dio en Ma­drid res­pon­de que, «la­men­ta­ble­men­te, si­gue ha­bien­do mu­cha gen­te que se que­da al mar­gen de la so­cie­dad, y no so­lo por la cri­sis eco­nó­mi­ca, sino ya des­de an­tes. Siem­pre hay per­so­nas que aca­ban ex­clui­das por mi­les de mo­ti­vos: por tra­ba­jo, se­pa­ra­cio­nes ma­tri­mo­nia­les, au­sen­cia de una red fa­mi­liar de ayu­da, por cual­quier re­vés en la vi­da… Siem­pre hay per­so­nas que se ven en una si­tua­ción de la que no pue­den sa­lir so­los».

Pe­ro des­de la co­mu­ni­dad son tes­ti­gos de que «una pe­que­ña ayu­da, aun­que sea al­go pun­tual, es de­ter­mi­nan­te pa­ra que pue­dan reha­cer su vi­da. Na­die es Su­per­man, to­dos so­mos frá­gi­les. To­dos po­de­mos pa­sar una ma­la ra­cha, pe­ro si no tie­nes a na­die te que­das al mar­gen. Na­die es­tá va­cu­na­do con­tra una ma­la ra­cha, y hoy son ellos pe­ro ma­ña­na po­de­mos ser no­so­tros».

Pa­ra to­dos ellos, la guía Dón­de co­mer, dor­mir, lavarse les ofre­ce una he­rra­mien­ta «pa­ra que se sien­tan me­nos so­los, por­que la so­le­dad es el peor enemi­go de las per­so­nas que vi­ven en la ca­lle», afirma Tís­car Es­pi­ga­res. La guía se re­par­te a to­das las per­so­nas con las que los vo­lun­ta­rios de Sant’Egi­dio en­cuen­tran en sus re­co­rri­dos de ayu­da y en sus cen­tros; y tam­bién se ofre­ce en su web (san­te­gi­dio­ma­drid.org) pa­ra que quien quie­ra pue­da ba­jár­se­la. «Ca­da año te­ne­mos más de 10.000 des­car­gas, que sir­ven tan­to a las per­so­nas que lo ne­ce­si­tan y que ac­ce­den a ella en las bi­blio­te­cas pú­bli­cas, co­mo a pro­fe­sio­na­les y a las per­so­nas que quie­ren ayu­dar a otros a sa­lir ade­lan­te».

Ma­ría Pa­zos Ca­rre­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.