Jor­da­nia tam­bién es Tie­rra San­ta

Via­jar a los san­tos lu­ga­res y no cru­zar al reino ha­che­mi­ta de Jor­da­nia es per­der­se una par­te fun­da­men­tal de la tie­rra bí­bli­ca, don­de de­ja­ron su im­pron­ta el mis­mo Je­sús, Moi­sés, Elías o Juan el Bau­tis­ta

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar *Es­te re­por­ta­je ha si­do po­si­ble gra­cias a un via­je de Halcón Pe­re­gri­na­cio­nes a Jor­da­nia, que po­ne a dis­po­si­ción de los pe­re­gri­nos la nue­va flo­ta de avio­nes Boeing 787 Dream­li­ner de Air Eu­ro­pa

Via­jar al reino ha­che­mi­ta es su­mer­gir­se tras los pa­sos de Je­sús, Moi­sés, Elías o Juan el Bau­tis­ta.

La tie­rra del reino ha­che­mi­ta ha si­do, des­de ha­ce mi­le­nios, lu­gar de acon­te­ci­mien­tos cen­tra­les en la his­to­ria del cris­tia­nis­mo, como su pro­pio nom­bre in­di­ca –Jor­da­nia to­ma el nom­bre del Jor­dán, río don­de fue bau­ti­za­do Je­su­cris­to–. «Tie­rra pa­ra mí fa­mi­liar des­de las San­tas Es­cri­tu­ras, san­ti­fi­ca­da por la pre­sen­cia mis­ma de Je­sús, de Moi­sés, de Elías y Juan el Bau­tis­ta, y por los san­tos már­ti­res de los co­mien­zos de la Igle­sia», di­jo san Juan Pa­blo II du­ran­te su vis­ta en el año 2000, vi­si­ta que ya ha­bía rea­li­za­do Pa­blo VI y que re­pi­tie­ron Be­ne­dic­to XVI y Francisco.

Llo­vía en Je­ru­sa­lén cuan­do la de­ja­mos atrás. Un au­to­bús con 50 pe­re­gri­nos ávi­dos de co­no­ci­mien­to se aden­tró en el país mu­sul­mán, que nos re­ci­bía con una ines­pe­ra­da tor­men­ta de nie­ve. A am­bos la­dos de la ca­rre­te­ra, tien­das de cam­pa­ña con el lo­go­ti­po de ACNUR de­la­ta­ban que los dos mi­llo­nes de si­rios lle­ga­dos du­ran­te la gue­rra en el país ve­cino han ter­mi­na­do de su­per­po­blar un país acos­tum­bra­do a re­ci­bir re­fu­gia­dos, como los que lle­ga­ron en los años 90 des­de Irak, o la po­bla­ción pa­les­ti­na que lle­va años vi­vien­do en Jor­da­nia. En to­tal, de los on­ce mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de Jor­da­nia, sie­te son jor­da­nos y el res­to re­fu­gia­dos. «Te­ne­mos po­cos re­cur­sos, no bas­tan pa­ra sa­car ade­lan­te a to­da la gen­te que ha ido lle­gan­do es­tos años. Re­par­ti­mos lo po­co que te­ne­mos con ellos», ex­pli­ca Na­bil Sun­na, guía cris­tiano y uno de los mejores co­no­ce­do­res de la Jor­da­nia bí­bli­ca.

Cer­ca de un mi­llón de si­rios vi­ven re­par­ti­dos en las ciu­da­des, mu­chos de ellos, cris­tia­nos aten­di­dos por Cá­ri­tas. «El res­to vi­ven en cam­pa­men­tos, la ma­yo­ría en el de Zaa­ta­ri (al nor­te) que es ya ca­si una ciu­dad con 400.000 per­so­nas apro­xi­ma­da­men­te». La ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te lu­gar es que «la ma­yo­ría de los que vi­ven en él son su­níes, mu­je­res e hi­jos de los gue­rri­lle­ros si­rios que los han man­da­do aquí a que co­man y des­can­sen. To­dos, sim­pa­ti­zan­tes del Daesh», re­co­no­ce Sun­na, y aña­de que «es una si­tua­ción com­ple­ja y di­fí­cil». Pe­ro Jor­da­nia es co­no­ci­do por ser un país «to­le­ran­te y tran­qui­lo». Un da­to que lo co­rro­bo­ra es que, con un 95 % de po­bla­ción mu­sul­ma­na, el rey Ab­da­lá es hi­jo de una in­gle­sa, An­toi­net­te Avril Gar­di­ner, se­gun­da es­po­sa del rey Hus­sein.

Un 3 % de po­bla­ción cris­tia­na

Sue­na el can­to del mue­cín mien­tras el au­to­bús avan­za por los pri­me­ros pue­blos tras cru­zar la fron­te­ra, ca­mino de la ciu­dad de Ge­ra­sa, fa­mo­sa por sus tem­plos de­di­ca­dos a dio­ses pa­ga­nos du­ran­te el pe­rio­do ro­mano. «Tras el fin de la per­se­cu­ción a los cris­tia­nos la ciu­dad se con­vir­tió en un lu­gar lleno de igle­sias; de he­cho, se han en­con­tra­do más de 20», ex­pli­ca Sun­na. Es la ciu­dad gre­co­rro­ma­na me­jor pre­ser­va­da de Orien­te Pró­xi­mo y en los Evan­ge­lios de Marcos y Lu­cas se ha­ce re­fe­ren­cia a ella como la «re­gión de los ga­da­re­nos». Den­tro de la ciu­dad se en­cuen­tra la fuen­te a la que los bi­zan­ti­nos pe­re­gri­na­ban ca­da año pa­ra con­me­mo­rar el milagro de Je­sús de la con­ver­sión de agua en vino.

Es vier­nes, el día más im­por­tan­te de la se­ma­na pa­ra los mu­sul­ma­nes. Tan­to los ha­bi­tan­tes de las lo­ca­li­da­des como los be­dui­nos –gran par­te de la po­bla­ción del país– acu­den a la lla­ma­da. «Te­ne­mos un 14 % de des­em­pleo, pe­ro como vi­vi­mos en cla­nes, nos ayu­da­mos unos a otros. La fa­mi­lia es un pilar fun­da­men­tal», con­tex­tua­li­za el guía, que re­cal­ca que más de un 90 % de los jor­da­nos es­tán al­fa­be­ti­za­dos.

A un la­do de­ja­mos Pe­lla, ciu­dad re­fu­gio pa­ra los pri­me­ros cris­tia­nos de la que que­dan po­cos res­tos. «En ella Ja­cob hi­zo una parada, en su hui­da de Me­so­po­ta­mia a Ca­naán», y ha­ce po­co se des­cu­brió un tem­plo de la Edad de Hie­rro, el me­jor con­ser­va­do de la épo­ca del An­ti­guo Tes­ta­men­to en to­da la Tie­rra San­ta. En Jor­da­nia, ori­gi­na­ria­men­te «to­dos los árabes eran cris­tia­nos», afir­ma el guía. Pe­ro 2.000 años des­pués, so­lo el 3 % de la po­bla­ción con­ti­núa sien­do cris­tia­na en un país con­fe­sio­nal, cu­ya re­li­gión de Es­ta­do es el is­lam, aunque go­za de cier­tas li­ber­ta­des, más que en el res­to de paí­ses de la zo­na. «He­mos lle­ga­do a te­ner un vi­ce­pri­mer mi­nis­tro cris­tiano, y hay un 8 % de dipu­tados que siem­pre son cris­tia­nos». Es­tán in­te­gra­dos en la so­cie­dad, aunque vi­ven con lí­mi­tes como, por ejem­plo, que «el pro­se­li­tis­mo es­tá prohi­bi­do, no pue­de ha­ber ma­tri­mo­nios mix­tos y un mu­sul­mán no pue­de con­ver­tir­se al cris­tia­nis­mo le­gal­men­te».

La ciu­dad de los mo­sai­cos

Tras de­jar atrás la ca­pi­tal, Amán, don­de vi­ven cua­tro mi­llo­nes de jor­da­nos, el pe­re­grino se to­pa con Ma­da­ba, que apa­re­ce en re­la­tos re­la­cio­na­dos con Moi­sés y el Éxo­do, la gue­rra de Da­vid con­tra los moa­bi­tas o el orácu­lo de Isaías con­tra Moab. En esta re­gión, co­no­ci­da como la ciu­dad de los mo­sai­cos, pue­den en­con­trar­se ob­je­tos de ar­te de los pri­me­ros si­glos del cris­tia­nis­mo y el ma­pa más an­ti­guo que exis­te de la Tie­rra San­ta, den­tro de la Igle­sia or­to­do­xa de san Jor­ge. «Es­tá he­cho de te­se­las y nos mues­tra có­mo era la zo­na en el si­glo VI d. C.». El pe­re­grino re­co­no­ce per­fec­ta­men­te la mu­ra­lla de Je­ru­sa­lén, la puer­ta de Da­mas­co o el San­to Se­pul­cro.

Del ar­te del mosaico vi­ven los ha­bi­tan­tes de la zo­na, agru­pa­dos en coope­ra­ti­vas que re­pro­du­cen los gran­des diseños en­con­tra­dos, en su ma­yo­ría, en igle­sias bi­zan­ti­nas, como el ár­bol de la vi­da, uno de los sím­bo­los más re­pro­du­ci­dos en el país. «Son mu­je­res mu­sul­ma­nas con dis­ca­pa­ci­dad las que es­tán ha­cien­do mu­chos tra­ba­jos pa­ra los co­mer­cios», ex­pli­ca Sun­na en una de las coope­ra­ti­vas de la zo­na.

El ca­mino has­ta Pe­tra, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, es ar­duo. No es muy ha­bi­tual que di­lu­vie en una zo­na de­sér­ti­ca. Nor­mal­men­te, el pe­re­grino dis­fru­ta­rá de una es­tan­cia ca­lu­ro­sa, pe­ro el to­que de tor­men­ta ha­ce aún más aven­tu­re­ro el ca­mino que re­co­rrió In­dia­na Jones ha­ce ca­si 30 años, cuan­do hi­zo su úl­ti­ma cru­za­da.

El te­so­ro de Pe­tra

Pe­tra –que sig­ni­fi­ca pie­dra–, fue la ca­pi­tal del reino na­ba­teo. En el An­ti­guo Tes­ta­men­to se la co­no­ce como Se­la o Joc­teel, y fue el lu­gar de en­te­rra­mien­to de Aa­rón, en el mon­te Hor, hoy co­ro­na­do por una igle­sia bi­zan­ti­na y un san­tua­rio. Du­ran­te la épo­ca de Je­sús fue uno de los ma­yo­res cen­tros co­mer­cia­les del Me­di­te­rrá­neo orien­tal, lu­gar de parada obligatoria pa­ra quie­nes lle­ga­ban del sur por la ru­ta de las ca­ra­va­nas, por­tan­do es­pe­cias, in­cien­so, mi­rra… parada, por cier­to, que tam­bién hi­cie­ron los Re­yes Ma­gos en su ca­mino a Belén. «Aquí las ca­ra­va­nas se abas­te­cían de agua, por­que los ha­bi­tan­tes de Pe­tra eran ex­per­tos en hi­dráu­li­ca». Lle­ga­ron a ser ri­cos, has­ta que los ro­ma­nos de Tra­jano des­via­ron la ru­ta y de­ja­ron a los na­ba­teos sin co­mer­cio. Fue así como Pe­tra pa­só al con­trol de Ro­ma y pos­te­rior­men­te a ser cris­tia­na. La mul­ti­tud de tum­bas ta­lla­das en ro­ca por los na­ba­teos, ob­se­sio­na­dos por la muer­te, se con­vir­tie­ron en igle­sias y de he­cho, «aún se pue­den ver hoy los res­tos de una ca­te­dral ca­tó­li­ca». Fue du­ran­te el ca­li­fa­to Ome­ya, que pu­so la ca­pi­tal de la zo­na en Da­mas­co, cuan­do «to­da esta zo­na per­dió im­por­tan­cia, má­xi­me des­pués del terremoto que arra­só las cons­truc­cio­nes que no es­ta­ban in­ser­ta­das en las ro­cas». Fue en 1800, cuan­do la ciu­dad y «el te­so­ro», la ima­gen que to­dos te­ne­mos en nues­tras pu­pi­las, fue­ron re­des­cu­bier­tas.

Fren­te a ti, la Tie­rra Pro­me­ti­da

El úl­ti­mo pa­so del con­voy de pe­re­gri­nos fi­na­li­za en el mon­te Ne­bo, la parada fi­nal que hi­zo Moi­sés en su hui­da de Egip­to y des­de don­de di­vi­só la Tie­rra Pro­me­ti­da de Ca­naán, a la que nun­ca lle­gó a en­trar. «Aquí cul­mi­na­ron los 40 años de su éxo­do». Mu­rió y fue en­te­rra­do en Moab, pe­ro su tum­ba nun­ca ha si­do iden­ti­fi­ca­da. «Fue cen­tro de pe­re­gri­na­ción pa­ra los pri­me­ros cris­tia­nos de Je­ru­sa­lén y en el si­glo IV se cons­tru­yó una pe­que­ña igle­sia. Des­pués fue am­plián­do­se, pe­ro al­gu­nas de las pie­dras originales si­guen con­ser­ván­do­se». Fren­te a Ca­naán, una cruz con una ser­pien­te en­ros­ca­da co­ro­na el ho­ri­zon­te, «sím­bo­lo de la ser­pien­te de bron­ce que Moi­sés lle­vó al de­sier­to y la cruz de Je­sús». Ser­pien­te, por cier­to, que se con­ver­ti­ría en sím­bo­lo de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca.

La Jor­da­nia bí­bli­ca es mu­cho ma­yor que la que el pe­re­grino pue­de abar­car en unos po­cos días. Pe­ro en esta tie­rra se en­cuen­tra la co­li­na de Elías, don­de el pro­fe­ta as­cen­dió al cie­lo; la cue­va de Lot, don­de se re­fu­gió con sus dos hi­jas des­pués de que su mu­jer se con­vir­tie­ra en estatua de sal; en Ga­laat se es­con­dió el rey Da­vid cuan­do su hi­jo Ab­sa­lón le arre­ba­tó el trono, y aquí tam­bién Ja­cob lu­chó con el án­gel de Dios. En Áqa­ba es­tán los res­tos de la es­truc­tu­ra más an­ti­gua di­se­ña­da y cons­trui­da como una igle­sia –sus ci­mien­tos da­tan del si­glo III–. Es jor­dano el Ma­que­ron­te (hoy lla­ma­do Mu­ka­wir), el pa­la­cio de He­ro­des An­ti­pas don­de fue en­car­ce­la­do y de­ca­pi­ta­do Juan el Bau­tis­ta. Se cree que Je­sús, sus dis­cí­pu­los y la Vir­gen Ma­ría pa­sa­ron por An­ja­ra y des­can­sa­ron en una cue­va, con­me­mo­ra­da hoy con el san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de la Mon­ta­ña. Pe­ro lo más im­por­tan­te de to­do es que se­gún di­ver­sos es­tu­dios y ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos, «se pue­de de­ter­mi­nar que el lu­gar del bau­tis­mo de Cris­to es­tá en la ri­be­ra orien­tal del río, en tie­rras de Jor­da­nia».

Da­niel Du­ce

Vis­ta de Ge­ra­sa, la ciu­dad gre­co­rro­ma­na me­jor pre­ser­va­da de Orien­te Pró­xi­mo

Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar

Fa­cha­da del te­so­ro de Pe­tra, tum­ba ex­ca­va­da en ro­ca por los na­ba­teos

Án­ge­les Con­de

Los pe­re­gri­nos ad­mi­ran el ma­pa más an­ti­guo de Tie­rra San­ta en Ma­da­ba

Ma­ya-Anaïs Ya­tag­hè­ne

La úl­ti­ma vis­ta de Moi­sés a Ca­naán des­de lo al­to del Mon­te Ne­bo

Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar

Mu­je­res con dis­ca­pa­ci­dad tra­ba­jan en los mo­sai­cos, tí­pi­cos de la re­gión

Án­ge­les Con­de

Los pe­re­gri­nos dis­fru­ta­rán de una Eu­ca­ris­tía den­tro de una jai­ma, en el de­sier­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.