Jó­ve­nes y an­cia­nos

▼ Acom­pa­ñar a los jó­ve­nes a veces sig­ni­fi­ca de­te­ner­se a ha­blar con ellos, pe­ro tam­bién ace­le­rar pa­ra po­ner­se a su rit­mo

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Editoriales -

El Pa­pa no quie­re jó­ve­nes do­mes­ti­ca­dos sino ver­da­de­ros «pro­fe­tas» con ca­pa­ci­dad de «de­nun­cia». Pe­ro no hay fu­tu­ro sin his­to­ria, sue­le apun­tar Francisco. Quien no sa­be de dón­de vie­ne ca­re­ce de brú­ju­la pa­ra orien­tar­se ha­cia dón­de quie­re ir. No exis­te así pro­fe­cía. A lo su­mo, nihi­lis­mo des­truc­ti­vo.

La gran preo­cu­pa­ción del Pa­pa con res­pe­to a los jó­ve­nes hoy es la au­sen­cia de un acom­pa­ña­mien­to por par­te de los adul­tos, la fal­ta de unos re­fe­ren­tes cla­ros que los ayu­den a ca­na­li­zar la rebeldía y el in­con­for­mis­mo que, pa­ra Francisco, son con­sus­tan­cia­les a la etapa ju­ve­nil. No fal­tan pro­ble­mas, co­men­zan­do por el des­em­pleo y la pre­ca­rie­dad ju­ve­nil, o –si se en­fo­ca la cues­tión des­de la pers­pec­ti­va del sur– las de­sigual­da­des eco­nó­mi­cas mun­dia­les que obli­gan a mi­llo­nes de chi­cos y chi­cas a emi­grar a otros paí­ses. For­mar una fa­mi­lia en es­tas con­di­cio­nes es to­da una aven­tu­ra, pe­ro la ta­rea se con­vier­te en ti­tá­ni­ca sin re­fe­ren­cias de có­mo las an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes han afron­ta­do los pro­ble­mas de su épo­ca. Y esa fal­ta de co­mu­ni­ca­ción es hoy real. De ahí la pro­pues­ta del Pa­pa de una alian­za en­tre jó­ve­nes y an­cia­nos: «an­cia­nos so­ña­do­res» –como el pro­pio Francisco– que apor­ten su ex­pe­rien­cia, pers­pec­ti­va y pro­fun­di­dad. Se tra­ta de los dos már­ge­nes de la so­cie­dad, los me­nos pro­duc­ti­vos. Pe­ro una so­cie­dad que se preo­cu­pa­ra so­lo por la efi­cien­cia, apar­can­do las gran­des cues­tio­nes de la exis­ten­cia, es­ta­ría con­de­na­da al fra­ca­so. Es­to –ad­vier­te el Pon­tí­fi­ce– es lo que ame­na­za con ocu­rrir en mu­chas so­cie­da­des, que al modo del fa­mo­so tren de los her­ma­nos Marx se au­to­des­tru­yen en su ur­gen­te ne­ce­si­dad de «más ma­de­ra» pa­ra po­der co­rrer más y más rá­pi­do.

Acom­pa­ñar a los jó­ve­nes a veces sig­ni­fi­ca de­te­ner­se a ha­blar con ellos. Pe­ro tam­bién ace­le­rar pa­ra po­ner­se a su rit­mo. Esa re­fle­xión se la di­ri­ge el Pa­pa a los an­cia­nos y tam­bién a la Igle­sia, pi­dien­do un nue­vo di­na­mis­mo que in­cor­po­re de for­ma más crea­ti­va la vi­ta­li­dad ju­ve­nil. Con dis­cer­ni­mien­to y me­mo­ria, pe­ro sin re­sis­ten­cias in­fun­da­das al cam­bio, sim­ple­men­te por mie­do o pe­re­za a que las co­sas em­pie­cen a ha­cer­se de nue­vas ma­ne­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.